Medicamentos

Voltaren: para qué sirve, cuándo usarlo y efectos secundarios

Voltaren

Voltaren es un popular antiinflamatorio, utilizado para calmar el dolor y reducir la inflamación, que se presenta en forma de gel, pomada y comprimidos. Descubre toda la información sobre este medicamento.

¿Qué es Voltaren?

Con el nombre de Voltaren nos encontramos ante, probablemente, uno de los antiinflamatorios más conocidos y populares. De hecho, fijándonos en su prospecto, se trata de un fármaco que pertenece al grupo de medicamentos conocidos como antiinflamatorios no esteroideos (AINE), de manera que es útil y adecuado para el tratamiento tanto del dolor como de la inflamación.

Podemos encontrarlo en distintas presentaciones, siendo la más popular la que se presenta en forma de gel, para aplicar sobre la piel en la zona afectada que se desee tratar. No obstante, también es posible adquirirlo en forma de comprimidos gastrorresistentes, con una composición distinta (de 50 mg y de 100 mg).

Su principio activo es el diclofenaco sódico, una sustancia libre de esteroides, que desde un punto de vista terapéutico y médico, es utilizado para aliviar los dolores y disminuir la inflamación.

De hecho, es considerado uno de los antiinflamatorios no esteroideos tópico cuya popularidad y venta ha alcanzado el número uno, ya que con su fórmula es capaz de penetrar de forma profunda en la zona a tratar, reduciendo la inflamación y calmando el dolor.

¿Para qué sirve Voltaren? Sus usos principales

Básicamente nos encontramos ante un medicamento útil para aliviar sintomáticamente el dolor, y rebajar la inflamación localizada.

Dado que Voltaren es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE), gracias a su composición (al contener diclofenaco sódico), se trata de un fármaco útil para aliviar el dolor leve y moderado en problemas comunes y patologías en las que existe la presencia de dolor, tales como: dolor de cabeza, migrañas, dolor de muelas, dolores menstruales…

También es útil para reducir la inflamación, así como la sensibilidad y la rigidez causadas por determinadas patologías, como: espondilitis anquilosante, osteoartritis, inflamación postraumática, artrosis, espondiloartritis anquilopoyética y la artritis reumatoide, entre otros.

Además, también es útil en el tratamiento del dolor y la inflamación en caso de ataques agudos de gota y el reumatismo extraarticular. Eso sí, dependiendo de la presentación sus usos serán diferentes, dado que no es lo mismo aplicarlo sobre la piel que consumido en forma de comprimidos.

No obstante, a continuación te resumimos cuáles son los principales usos de Voltaren:

  • Artrosis.
  • Lumbalgias.
  • Dolor de cabeza y migrañas.
  • Dolor de espalda, de cuello y tortícolis.
  • Luxaciones y esguinces.
  • Inflamación en tendones, articulaciones, ligamentos y músculos (torceduras o traumatismos).
  • Codo de tenista.

Usos de voltaren

¿Cómo usar Voltaren?

Dependiendo de la forma de presentación, el consumo y/o uso de Voltaren será bien diferente:

  • En forma de gel: Aplicar una capa delgada masajeando de forma suave hasta su absorción completa, en la zona a tratar o área afectada. Puedes aplicarte el gel de 3 a 4 veces por día.
  • En forma de comprimidos gastrorresistentes: Se debe tomar antes de las comidas o con el estómago vacío. En adultos y niños mayores de 14 años, lo habitual es tomar 2 comprimidos de Voltaren al día de 50 mg. de diclofenaco. No es aconsejable sobrepasar la dosis de 3 comprimidos por día, o lo que es lo mismo, 150 mg de diclofenaco al día.

Además, en caso de dolor menstrual, en el prospecto se aconseja ajustarse la dosis entre 50 a 200 mg, el equivalente de 1 a 4 comprimidos, empezando por una dosis inicial de 50-100 mg, y aumentarla en los siguientes ciclos menstruales en caso de ser necesario.

Principales efectos secundarios de Voltaren

Como ocurre con cualquier otro medicamento, Voltaren puede provocar algunos efectos secundarios o adversos, tales como dolores de cabeza y mareos, vértigos, náuseas, vómitos, diarreas, acidez, dolor abdominal, gases y erupciones en la piel.

También puede causar otros síntomas menos frecuentes pero más graves, como palpitaciones, síntomas de un ataque al corazón o de un infarto de miocardio (esto es, un fuerte dolor en el pecho que aparece de manera repentina), respiración entrecortada y hinchazón de pies y piernas (síntomas asociados a una insuficiencia cardíaca). Estos síntomas son motivo suficiente para consultar rápidamente al médico.

Además, si poco después de comenzar con el tratamiento surgen cólicos abdominales leves, unido con dolor abdominal a la palpación y sangrado rectal o diarreas con sangre, se debe acudir rápidamente al médico.

 Referencias consultadas:
Publicidad
Publicidad
Publicidad