Vivir las crisis personales positivamente: una forma de aprender y crecer

Las crisis personales pueden convertirse en una opción excelente para aprender y crecer. Siempre podemos sacar un aprendizaje de ellas si sabemos cómo.

En el momento en el que vivimos todo pasa muy rápido. Estamos concentrados en tener más y más. Una mejor casa, un mejor coche, un salario mejor remunerado, la mejor ropa para vestir… Pero, ¿realmente podemos vivir una vida plena sin haber pasado antes por alguna crisis personal?. ¿Si nos quitasen todo eso seguiríamos siendo felices?.

En cuanto vamos perdiendo alguna de estas cosas probablemente muchas personas van perdiendo también su propia felicidad y comienzan a entrar en crisis. Crisis que en muchas ocasiones no se las consigue ver como positivas. Momentos y circunstancias en los que la vida te dice que pares, que hay algo que no estás haciendo bien.

crisis-personales

Vamos enlazando y enlazando momentos sin ser plenamente conscientes de ellos. Terminamos con un contrato laboral y seguidamente empezamos con otro por miedo, sin verdaderamente plantearnos si queremos eso para el resto de nuestra vida. O sencillamente no encontramos otro empleo y nos sentimos que no valemos lo suficiente.

En esos momentos en los que una persona empieza a pasar por una crisis se suele sentir perdido, aturdido, lleno de miedos. A veces no sabemos traducir lo que la vida nos está diciendo, incluso nuestro propio cuerpo nos habla pero no le hacemos caso. Sin embargo, la realidad es que deberíamos verlo como una nueva etapa que está comenzando para nosotros.

Tenemos la opción de replantearnos a dónde nos gustaría llegar realmente, si verdaderamente me apasiona lo que estoy haciendo, o si estoy supliendo o tapando carencias propias. Probablemente pasemos por un corto período de tristeza y depresión, pero poco a poco empezarán a abrirse las grandes ventanas y volveremos a ver el sol.

Las grandes crisis llevan luego a mejores etapas sólo si conseguimos escucharnos. Puede ser el momento de recuperar ese hobbie que ni si quiera teníamos tiempo para realizar porque estábamos tan ocupados corriendo durante el día y complaciendo a los demás por cumplir con ciertas responsabilidades, en lugar de satisfacernos a nosotros mismos. Es el momento de dar esos paseos mañaneros por la playa descalzo, hacer un poquito de deporte, lo que a su vez nos ayudará a segregar endorfinas y adrenalina. Esas hormonas que nos ayudarán poco a poco a sentirnos mejor, más plenos y felices.

Albert Einstein decía que “Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia“. Mientras que Antoine de Sant Exupery decía que “El hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo“.

Es el momento de no preocuparte, sino ocuparte. Levantarte temprano, cuidar de tu aspecto, tomar un buen desayuno. Incluso lo mejor que podemos hacer es fortalecer las relaciones personales como puede ser la familia o incluso compartir tiempo con amigos más íntimos. Estos nos brindarán apoyo y cariño. No es nada malo pedirlo puesto que seguramente que nosotros siempre habremos estado cuando ellos lo han necesitado. Expresar lo que sentimos y pensamos una vez al día también es una buena manera de mantener el orden en nuestro interior.

crisis

Tomar las riendas de tu vida te hará valiente y valioso para ti mismo ahora es el momento de tomar la dirección que tú quieras llevar, ahora puedes escoger porque sabes lo que verdaderamente quieres.

¿Cómo puedo aprender de las crisis?

No hay duda que cuando nos enfrentamos ante una crisis personal lo mejor que podemos hacer es vivirla como una oportunidad para aprender, especialmente cuando se tratan de errores tras haber tomado una decisión equivocada.

Debemos pensar, tratar de encontrar en qué nos hemos equivocado. Y es que aunque a veces es fácil conseguirlo, en la mayoría de las ocasiones nunca es tan sencillo. No obstante, siempre es posible revisar qué ha pasado, y sobre todo, qué podemos hacer diferente en el futuro para no volver a caer en el mismo error.

Lo más recomendable siempre es entender una crisis personal como un estado temporal de desorganización y perturbación. Es decir, es temporal, lo que significa que en absoluto va a ser una situación que se extienda en el tiempo, que sea indefinida. Se relacionan más bien con la incapacidad que tenemos en esos momentos para manejar situaciones puntuales que ocurren en ese instante.

aprender-crisis

Por ello existe una frase muy bonita que nos ayudará en esos momentos: el equipaje de la vida, que vamos llenando poco a poco con los años, es lo que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones difíciles. Es decir, con cada crisis aprendemos qué mecanismos de defensa y acción nos han ayudado, y cuáles no.

Por tanto, lo importante no es ser valiente porque no tengamos miedo, sino ser valiente al tener la capacidad de continuar adelante a pesar del miedo.

Temas:

Síguenos en Facebook