Publicidad
Nutrición y Dieta

Vitamina C para el otoño y el invierno: qué ventajas aporta

La vitamina C es ideal durante los meses de otoño e invierno, ya que puede ser útil en caso de catarro, gripe y resfriado. Descubre sus ventajas y beneficios.

El frío empieza ya a asomarse por el horizonte. Atrás quedaron esos días donde las altas temperaturas nos acompañaban hasta que caía la noche, momentos que aprovechábamos para salir con nuestros amigos en una animada terraza de verano. Pero con la entrada septiembre, no queda más remedio que volver al trabajo y en definitiva a toda nuestra rutina en la mayor brevedad posible, aunque esto suponga lidiar de nuevo con atascos, fechas límites o jefes de lo más autoritarios.

Es cierto que todavía quedan un par de meses para que el invierno eche a andar. Y a pesar de ello, son muchas las personas que ya están sacando los abrigos y bufandas de sus respectivos armarios. En algunas ciudades como Madrid, Burgos o Soria, las temperaturas pueden caer en picado a lo largo de las próximas semanas. Y claro, toda esta situación puede provocar que estemos más expuestos a gripes y resfriados.

Publicidad

Los beneficios de la vitamina C para el otoño y el invierno

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C?

Por esta razón, se antoja de suma importancia cuidarse y tomar ciertas medidas para que nuestra salud no se deteriore. Y es ahí donde entra en escena la vitamina C, un nutriente que encierra multitud de ventajas para nuestro organismo y que os iremos detallando poco a poco a continuación:

Fortalece nuestro sistema inmunológico

La vitamina C es un nutriente natural que ayuda a fortalecer todo nuestro sistema inmunológico. Se trata de un potente antihistamínico que puede hacer que seamos menos propensos a coger cualquier gripe y resfriado. Por ello, os recomendamos que os toméis  una buena dosis de vitamina C en cualquiera de vuestros desayunos antes de ir a trabajar. Seguro que vuestra salud os lo agradecerá.

La vitamina C es un potente antioxidante

Otro de los beneficios de la vitamina C tiene que ver con la reparación de tejidos y heridas. Esto se debe a que este nutriente tiene efectos de lo más reparadores tanto en nuestra piel, órganos como en venas y arterias. Así mismo, esta vitamina contiene potentes antioxidantes, con los que podremos fortalecer todos nuestros dientes y encías.

Descubre: ¿Cómo fortalecer el sistema inmunitario y las defensas?

Acaba con los problemas de vista

Es muy normal que ciertas personas que alcanzan ya la tercera edad empiecen a sufrir problemas de visión que se pueden traducir después en otras afecciones más graves como las cataratas. En este sentido, la vitamina C juega un papel de lo más importante para mejorar la vista.

Esto se debe a que potencia todo el riego sanguíneo, algo que producirá que ambos ojos funcionen siempre de manera correcta.

Citricos

Reduce la aparición de radicales libres

Cada vez que fumamos un cigarrillo o tomamos alcohol, se produce en nuestro organismo lo que se llama como liberación de radicales libres, un componente que provoca que estemos más expuestos al humo del tabaco.

En este sentido, la vitamina C es un potente aliado para atacarlos y evitar así que estos componentes tóxicos puedan dañar a la larga nuestro organismo. Todo esto puede acarrear después enfermedades más graves como el cáncer de pulmón, páncreas o hígado.

¿Cómo podemos tomar vitamina C? Al rico zumo y macedonia de frutas

Ahora que ya os habéis concienciado de la importancia que tiene tomar vitamina C, vamos a daros una serie de ideas para que podáis disfrutar de este componente de una manera completamente natural:

  • Zumo de naranja natural. No sé a vosotros. Pero a mí personalmente me encanta empezar el día con un delicioso jugo de naranja, recién exprimido y sin azúcares añadidos (Y si es con pulpa, pues mejor). De esta forma os podréis beneficiar de todas las ventajas de la vitamina C y así empezar el día con un buen chute de energía.
  • Macedonia de fresas, mandarina, kiwi y sandía. ¿Necesitáis una explosión de sabores en vuestro paladar que al mismo tiempo contenga una alta concentración de vitamina C? Pues puedes preparar esta macedonia de frutas a modo de postre para vuestros almuerzos o cenas. Podéis añadir también un poco de stevia a vuestro gusto para potenciar su sabor.

Existen cápsulas y pastillas solubles de vitamina C concentrada, aunque es igualmente aconsejable tomar directamente zumos hechos de frutas ricas en vitamina C, o comer fruta en sí.

Cómo tomar vitamina C en otoño e invierno

Los zumos pueden ser de naranjas, mandarinas o zumos de pomelo por las mañanas. Pero eso sí, debemos cuidarnos de no tomar vitamina C de forma exagerada, ya que algunos expertos y médicos recomiendan tomar solo un zumo diario, especialmente por las mañanas, para no excedernos y que su aporte en azúcares pueda ser contraproducente.

Así, como ya te hemos comentado en algún momento, es más adecuado y aconsejable tomar siempre la fruta entera en lugar de zumos. Si te interesa conocer más sobre este tema, te recomendamos leer el artículo sobre Por qué es mejor comer naranjas enteras en lugar de zumo.

Publicidad