Inicio Maternidad Bebés y Niños Cómo tratar la obesidad infantil en casa
Bebés y Niños

Cómo tratar la obesidad infantil en casa

¿Cómo es el tratamiento de la obesidad infantil? Es imprescindible para que el niño obeso baje de peso y recupere la salud, y conozca también hábitos de salud más adecuados. Descubre cómo seguirlo en casa fácilmente.

Tratamiento médico de la obesidad infantil

Actualmente conocemos que la obesidad infantil es uno de los principales –y mayores- problemas de salud a los que se enfrentan muchos padres y, en definitiva, la gran parte de la sociedad occidental y asiática. Y es que saber las causas de la obesidad infantil puede ayudar a evitar su aparición, o incluso a combatirla para tratar de ayudar a que nuestros hijos recuperen nuevamente la salud y consigan bajar de peso.

Solo debemos atender a las cifras de sobrepeso y obesidad infantil actual para darnos cuenta de la tremenda importancia de este gravísimo problema. De acuerdo a datos de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), 124 millones de niños y jóvenes en el mundo presentan problemas de sobrepeso. Es más, en los últimos 40 años, el número de niños con obesidad en todo el mundo se habría multiplicado por 10.

No obstante, en la mayoría de las ocasiones el tratamiento es hasta cierto punto difícil, y en muchas ocasiones refractario, pero a pesar de las diversas dificultades que se puedan encontrar en el tratamiento de la obesidad, es preciso insistir en él, debido principalmente a las diferentes consecuencias negativas que, en la salud psicológica y física tiene la obesidad.

Precisamente por estas cuestiones es necesario actuar lo antes posible, y estar especialmente convencidos de que el niño o adolescente obeso debe y tiene que perder ese exceso de peso aprendiendo además un estilo de vida sano y saludable.

¿Cómo es el tratamiento de la obesidad infantil?

Por regla general, el tratamiento de la obesidad infantil tiene en cuenta tres factores principales: la dieta, el ejercicio físico y los cambios en aquellos hábitos de vida negativos o perjudiciales para la salud.

Dieta en la obesidad infantil

La importancia del tratamiento dietético y de cuidar la alimentación del niño

El tratamiento dietético en la infancia no obliga a una pérdida de peso en sí, si no a mantenerlo a través de unas normas sencillas, como pueden ser comer 5 veces al día, eliminar los picoteos entre horas y las golosinas completamente, y seguir al pie de la letra la pirámide de los alimentos.

Es fundamental que el pequeño siga una alimentación lo más variada y equilibrada posible. Pero, sobre todo, que ésta sea una alimentación saludable, rica en alimentos nutritivos que les aporten todos aquellos nutrientes tan esenciales para su desarrollo y crecimiento óptimo.

Entre los alimentos que no pueden faltar en su dieta podemos mencionar algunos tan importantes como los siguientes:

  • Frutas, verduras y hortalizas frescas: Son especialmente ricas en vitaminas y minerales, antioxidantes, agua, fibra, y además son bajos en grasas y por tanto en calorías.
  • Cereales: Seguir una alimentación rica en cereales es fundamental para que la dieta sea completa. Los cereales son por lo general muy ricos en fibra dietética, y vitaminas (como las vitaminas del grupo B). Se aconseja que los cereales sean mayormente integrales. Y debemos vigilar qué cereales consumen por ejemplo para el desayuno, ya que en realidad muchos “cereales de desayuno” lejos de ser nutritivos y beneficiosos para su salud destacan por tener un contenido muy elevado en azúcares.
  • Carnes y pescados: Tanto la carne como el pescado no puede faltar en la dieta del pequeño, ya que le aporta proteínas de alto valor biológico. Eso sí, se aconseja no abusar de las carnes rojas, y optar en especial por carnes blancas o magras (como el pollo, pavo o conejo). El pescado es también fundamental, aunque se deben evitar pescados muy grandes cuando el niño es aún pequeño, debido a su alto contenido en mercurio. Por otro lado, los pescados azules son especialmente ricos en grasas saludables.
  • Frutos secos: Comer un puñado de frutos secos al día son una opción excelente para enriquecer la alimentación de los niños, haciéndola más completa. Eso sí, no se aconseja darle frutos secos a niños menores de 5 años para que se los coman solos, ya que los frutos secos suelen estar entre los alimentos que más atragantamientos provocan. Por ello, lo más aconsejable es dárselos troceados, y estar con ellos cuando se los estén comiendo para vigilarlos. ¿Los mejores? Sin duda alguna las nueces, almendras, pistachos y avellanas. Eso sí, no se aconsejan frutos secos fritos, salados y/o azucarados.
  • Lácteos: Los lácteos no pueden faltar en la dieta infantil, ya que alimentos tan completos como la leche o el yogur destacan por su elevado contenido en proteínas de buena calidad y calcio, tan necesario para su crecimiento y desarrollo. A no ser que el pequeño esté siguiendo una dieta con el fin de bajar de peso, se aconseja siempre optar por lácteos enteros.

Alimentación contra la obesidad infantil

Es fundamental que el niño practique ejercicio físico

El ejercicio físico en cualquier caso es fundamental, y tiene que ser tanto progresivo como de tipo aeróbico, ya que no sólo ayuda a la pérdida de peso y grasa, sino a mejorar el metabolismo, impidiendo que los alimentos se almacenen en forma de grasa a largo plazo.

Pero –como sabemos- el ejercicio físico no sólo repercute en la pérdida de peso, sino que también ayuda a mejorar la tensión arterial, incrementar el colesterol bueno, y evitar la aparición de la diabetes.

En algunas ocasiones también la modificación de la propia conducta en sí para comenzar con unos hábitos sanos y un estilo saludable de vida puede necesitar de la ayuda de apoyo psicológico, aunque en todos los casos es fundamental el apoyo de los propios padres.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Pediatra. Le aconsejamos consultar a su Pediatra de confianza.
Temas

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos, ha colaborado con medios especializados como ‘Viviendo Sanos’ o ‘Innatia’.

Publicidad
Publicidad