La salud en octubre, noviembre y diciembre

Descubre los mejores consejos de salud para octubre, noviembre y diciembre, cuando nuestras defensas se debilitan y el cambio de estación nos afecta.

Ha comenzado el otoño, luego de que el calor propio del verano hiciera acto de presencia durante los meses más calurosos del año: junio, julio, agosto y la mitad del mes de septiembre.

Publicidad

salud-octubre-noviembre-diciembre

Es un momento de transición; una época en la que el calor da paso al frío, pero no de manera precipitada, sino que éste se va deslizando poco a poco según van transcurriendo los primeros días del otoño, hasta que empieza oficialmente el invierno.

Al ser una época muchísimo más fría, nuestra salud tiende a resentirse, especialmente durante los días en que empezamos a pasar de una época calurosa a una mucho más húmeda. Además, no debemos olvidarnos del cambio de hora cuya disminución de luz solar tanto tiende a afectar a muchas personas.

Octubre: un mes en el que el frío comienza

El mes de octubre se caracteriza por ser la época en que ya el otoño ha comenzado (una estación que, dicho sea de paso, suele generalmente comenzar entre los días 22 a 23 de septiembre cada año).

Es una época en que empieza a hacer muchísimo más frío, de forma que nuestro organismo debe adaptarse día a día al paso de una estación calurosa a una más húmeda, con la llegada a su vez del mal tiempo.

Es el mes también en el que se produce el cambio de hora, concretamente el día 30 de octubre. Momento en el que cuando serán las 3 de la mañana serán las 2, pasando a lo que se ha llegado a denominar como horario de Invierno. De esta forma, tendremos una hora menos de luz solar y los días se irán haciendo más cortos, lo que afecta a nuestras hormonas, causando la aparición de la conocida depresión otoñal.

Consejos de salud para el mes de octubre: Ya puedes empezar a disfrutar de los alimentos del otoño, que tienen la ventaja de aportar todos los nutrientes que necesitamos en esta época.

Publicidad

Los higos son ideales porque aportan vitaminas del grupo B que te ayudan a mantener el ánimo y la energía. También es posible que necesites tomar suplementos vitamínicos, o suplementos naturales como la jalea real o el própolis para aumentar las defensas (te recomendamos preguntar a tu médico antes de tomar suplementos de vitaminas y minerales).

Abrígate como es debido y para evitar gripes o resfriados tiende a lavarte las manos muy a menudo.

Es un momento ideal para practicar ejercicio físico al aire libre, lo que te permitirá disfrutar aún más de la belleza de una estación tan curiosa como es el otoño.

Noviembre: llega el mal tiempo

Si el mes de octubre se caracteriza por el asentamiento del otoño, el mes de noviembre se considera como un mes de transición entre la llegada del mal tiempo y la estación más fría del año: el invierno, que se produce a mediados de diciembre.

Es común que los días se tornen más lluviosos y fríos, motivo por el cual nuestras defensas pueden llegar a debilitarse y nuestra salud a resentirse. Es habitual también que muchas personas empiecen a contagiarse de gripes y resfriados.

Consejos de salud para el mes de noviembre: Es posible que ya nuestro cuerpo se haya acostumbrado al cambio de hora y a la disminución de luz solar. No obstante, seguramente sigas necesitando un poco de ayuda natural externa para animarte.

Los higos o caquis pueden ser de gran ayuda en esta época, al igual que las deliciosas castañas, que te aportan la energía que tanto necesitas en días fríos.

Es un buen mes para aprovecharnos de los beneficios de muchas infusiones para prevenir gripes y resfriados, o simplemente para calentarnos mientras disfrutamos de un momento de tranquilidad.

Publicidad

Continúa practicando ejercicio físico al aire libre. Te sentará fenomenal.

Diciembre: el mes en que da comienzo el invierno

Si en el mes de noviembre hacía frío, en el mes de diciembre éste tiende a asentarse de manera muchísimo más acusada y notable. De hecho, diciembre se caracteriza por ser la época en que oficialmente llega el invierno (estación que suele comenzar entre los días 21 a 22 de diciembre).

También es un mes en que se produce la llegada de una de las fiestas más esperadas por muchos: las Navidades; unos días para compartir con las personas que más queremos.

Consejos de salud para el mes de diciembre: Los suplementos naturales pueden serte de utilidad para fortalecer tu sistema inmunológico y con ello aumentar tus defensas. Los suplementos de jalea real, por ejemplo, pueden ser de utilidad. No obstante, puedes preguntar a tu médico si es conveniente que tomes suplementos vitamínicos, sobretodo si ya en octubre empezaste a tomarlos siguiendo su consejo médico.

Es una época para abrigarnos mucho y tomar aún más precauciones: trata de lavarte las manos más a menudo y a evitar el contacto con tu boca, nariz u ojos cuando estás en la calle y has tocado a otras personas o cosas; te ayudará a prevenir gripes y resfriados.

También es común que, con la llegada de las Navidades, aumentes de peso. Evítalo comiendo sin excesos y practicando ejercicio físico.

A pesar del frío, deberás abrigarte bien para seguir practicando tu deporte favorito. Te será útil para vivir más saludable y no subir esos kilos de más propios de estas fiestas.

Otros trucos para el otoño

Imagen / jordo

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

La salud en octubre, noviembre y diciembre
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad