¿Sabes sonarte bien la nariz? Posiblemente lo estés haciendo mal

¿Cómo sonarte la nariz correctamente? Lo cierto es que si lo haces mal sus riesgos para tu salud son aún mayores, ya que pueden surgir nuevas infecciones respiratorias. Descubre cómo hacerlo bien.

Estamos sufriendo una alergia, un catarro o un resfriado, tenemos mucha mucosidad y la infección a su vez tiende a irritar nuestra nariz. ¿Qué hacemos? Muy sencillo: cogemos un pañuelo o una servilleta y nos sonamos con el fin de proporcionarnos cierto alivio al limpiarlos los conductos nasales, gracias a este acto tan común como sencillo y cotidiano.

Publicidad

Pero, ¿sabías que es bastante posible que no lo estés haciendo del todo bien? Es más, probablemente te sorprenda descubrir que hasta un acto tan normal como sonarse la nariz tiene su propia técnica, sobre todo para hacerlo de forma adecuada y no sufrir sus consecuencias.

Cómo sonarse la nariz correctamente

Porque, efectivamente, sonarse mal y de manera inadecuada puede ser arriesgado, aunque pueda parecerte un tanto increíble a la par que sorprendente.

¿Cuáles son las consecuencias de sonarse mal?

Es bastante posible que al sonarte cometas el error de taparte los dos orificios de la nariz. Sin embargo, como veremos en el siguiente apartado, lo más correcto es hacerlo bloqueando primero uno y después del otro.

Si lo hacemos de manera errónea terminamos por sonarnos mal la nariz, y el resultado podría ser incluso peor de lo esperado: no solo no conseguimos expulsar del organismo esos molestos mocos, terminando por provocar sinusitis si la acumulación de las secreciones se encuentra en las vías altas como consecuencia de un mal drenaje; o una neumoníabronquiolitis si esas mismas secreciones se acumulan en las vías respiratorias bajas.

Pero sonarse mal no solo produce las afecciones respiratorias mencionadas, ya que también pueden acabar por provocar rinitis, faringitis y otitis.

sonandose-la-nariz

¿Cómo sonarse de manera correcta?

Existen una serie de recomendaciones básicas que pueden ayudar a la hora de sonarse de manera correcta. Toma buena nota.

1. Utiliza un suero fisiológico antes y después de sonarte

El suero fisiológico o el agua de mar son especialmente útiles para ayudarte a expulsar mejor la mucosidad, especialmente si ésta se ha endurecido en el interior de la nariz.

Publicidad

Por ello, antes de sonarte -y siempre que puedas- trata de rociarte primero un lado de la nariz con este suero fisiológico, y luego haz lo mismo con el otro. Espera al menos un minuto y suénate con cuidado, también primero por  un lado y finalmente por el otro.

No te pierdas: Cómo hacer tu propia solución salina para lavados nasales

Por otro lado, es igualmente útil acabar con un lavado nasal. Por ejemplo, puedes usar el mismo suero fisiológico o el agua de mar, y ponértelo ladeando la cabeza a la derecha y verter el líquido en el orificio nasal izquierdo, y luego al revés.

lavado-nasal-nariz

2. Suénate de forma delicada

Evita sobre todo sonarte ejerciendo mucha fuerza porque puedes generar mucha presión y hacer que la mucosidad vaya a los conductos de los senos nasales, extendiendo la infección.

Por tanto, lo más adecuado en primer lugar es sonarte de manera delicada y lo más suavemente posible. Tal vez pienses que si lo haces así no conseguirás sacar toda la mucosidad que podrías sacar a si lo hicieras con mayor fuerza, pero tanto tu nariz como tus oídos te lo agradecerán (porque también existe el riesgo de que la mucosidad llegue hacia el oído medio).

Descubre más: Remedios naturales para mejorar los síntomas de la nariz congestionada

3. Hazlo de un lado solo cada vez

Si tiendes a sonarte por los dos lados a la vez puede ser que también cometas el error de taparte los dos orificios nasales aunque no te des cuenta.

Aunque quizá creas que esto ayudará a que la mucosidad y las secreciones salgan mejor al salir por los dos lados, la realidad es bien distinta: es mucho mejor sonarte cada conducto nasal por separado, evitando siempre por tanto hacerlo los dos juntos.

Publicidad

sonarse-nariz-correctamente

Como vemos, son tres consejos básicos en realidad tremendamente fáciles de seguir, que tanto nuestra nariz como nuestros oídos nos agradecerán muchísimo a la hora de practicarlos.

¿Por qué? Por algo muy sencillo: conseguirás expulsar mejor tanto la mucosidad como las secreciones, y además prevendrás posibles infecciones y otras patologías respiratorias al mantener despejada la nariz.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

¿Sabes sonarte bien la nariz? Posiblemente lo estés haciendo mal
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad