Rotura de aguas y de bolsa: síntomas y qué hacer

La rotura de la bolsa amniótica y por tanto la rotura de aguas puede ser un indicativo de que el parto está en marcha, aunque es cierto que la bolsa puede romperse en cualquier momento. Descubre qué hacer.

Otro de los síntomas o indicativos de que el parto puede comenzar en breve es la rotura de aguas o pérdida del líquido amniótico. El líquido amniótico que se expulsa durante ese momento es el que está presente durante toda la gestación alimentando y envolviendo al bebé delimitado por el saco amniótico.

El líquido amniótico va disminuyendo en cantidad a medida que la gestación avanza y al principio está compuesto por un 90% de plasma sanguíneo llegando a ser prácticamente orina del feto en el último trimestre de embarazo. Gracias a éste líquido la temperatura corporal del feto se mantiene constante, le ayuda a moverse y a nutrirse a medida que la gestación llega a su término.

Rotura de bolsa

Cuando llega la hora de alumbrar, la rotura de la bolsa amniótica es una señal inminente del comienzo del parto, la presión que ejerce la cabeza del bebé o las contracciones que comienzan a estar presentes pueden provocar la rotura de las aguas.

¿Qué ocurre cuando se rompen aguas? ¿Cuáles son sus síntomas?

Muchas mujeres tienen el privilegio de presentar y sentir la rotura de aguas, algunas lo definen como un gran chorro de líquido caliente que corre por las piernas otras en cambio sienten como pequeñas perdidas de orina que les lleva a confundirse.

Por supuesto la rotura y salida del líquido amniótico es un proceso indoloro, el líquido sale de la vagina sin provocar dolor aunque muchas mamás sienten un ruido cuando la bolsa se rompe parecido al chasquido de unos dedos.

Se debe tener en cuenta el color y la consistencia del líquido ya que un líquido que manifieste sangre o color oscuro es un motivo para acudir al hospital y observar que todo va convenientemente. La rotura de aguas consiste en un líquido incoloro e inodoro por lo que la madre no debe alarmase e igualmente acudir al hospital ya que el parto puede presentarse minutos u horas después.

Rotura de aguas

¿Qué hacer si se rompe la bolsa amniótica?

Uno de los procesos que indican que el parto está a punto de llegar es la rotura de la bolsa.

Cuando se rompe la bolsa sale  al exterior el líquido amniótico que se encontraba en el interior rodeando al niño a través de unas membranas.

El líquido amniótico contiene agua y células del feto, vérnix caseoso que es una capa que cubría la piel del bebé y vérnugo que es un pelo que rodaba la parte del cuerpo del feto.

En el interior de la madre el líquido amniótico como los demás componentes tiene su función y era dar al feto un entorno seguro y cómodo permitiéndole moverse suavemente y sin problemas.

El feto dentro del interior de la madre y gracias a este líquido estará aislado del mundo pero con la protección necesaria para su desarrollo y dándole una hidratación adecuada.

¿Cuando se rompe la bolsa?

La rotura de la bolsa puede ocurrir en cualquier momento, te puede pasar estando aún en casa o cuando estés en el materno pero siempre acompañada de una contracción.

En ciertos casos puede romperse la bolsa antes de empezar las contracciones del parto, lo que lleva a una rotura prematura de membranas, que no tiene ninguna complicación siempre y cuando se produzca a partir de la 37 semana de gestación.

Qué hacer tras una rotura de aguas

Cuando la bolsa se rompe antes de la semana 37 deberás acudir al médico urgentemente para que tomen las medidas oportunas en este caso, podrán provocarte el parto o te quedarás en el hospital hasta que ellos lo consideren necesario.

Normalmente la rotura de la bolsa ocurre antes del parto y en la semana correcta sin más complicación, en otros casos en cambio pueden empezar las contracciones del parto y serán los médicos quien te rompan la bolsa.

Rotura de aguas y de bolsa: síntomas y qué hacer
Valoración

Descubre más sobre Embarazo y Parto