Inicio Recetas Risotto dulce-salado de gorgonzola a la pera
Recetas

Risotto dulce-salado de gorgonzola a la pera

El risotto es una auténtica exquisitez en cualquier momento del año. Acompañado de gorgonzola y pera, el resultado es aún mejor.

Cómo hacer un risotto de gorgonzola y pera

El risotto es uno de esos platos italianos cuya popularidad ha alcanzado fama mundial. Hasta el punto que, hoy en día, no solo se elabora en Italia, sino que podemos disfrutarlo en restaurantes italianos repartidos por todo el mundo. Su origen proviene del este de Piamonte, Lombardía y Verona. Y, como probablemente sabrás (especialmente si ya lo has probado en algún que otro momento), se caracteriza por ser un plato de arroz que destaca por su delicada cremosidad, por tanto, de textura y sabor diferentes en lo que a otras recetas de arroz se refiere.

Aunque la receta tradicional, como propone María Lunarillos en su estupendo blog, se elabora popularmente con arroz, caldo de carne, vino blanco, mantequilla y queso parmesano, es posible utilizar una amplísima diversidad de ingredientes para disfrutar así de creaciones únicas e inolvidables.

Un buen ejemplo es el risotto de gorgonzola a la pera cuya receta queremos acercarte en esta ocasión. Se trata de una opción cremosa deliciosa, porque la combinación del sabor fuerte -y salado- del queso gorgonzola con el dulzor que le brinda la pera, es simplemente fabulosa. Tanto, que si la primera vez te sale bien probablemente querrás repetir la receta en cualquier otra ocasión.

Ingredientes:

  • 300 g de arroz arborio (arroz ideal para risotto)
  • 1 l de caldo de carne (o de verduras)
  • 1 cebolla
  • 3 peras
  • 1 limón
  • 100 g de queso gorgonzola
  • 60 g de mantequilla
  • 50 g de queso parmesano (rallado)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Preparación:

Pon el caldo de carne o verduras en una cacerola al fuego y lleva a ebullición. Mientras el caldo alcanza este punto, lava bien las peras, pélalas y córtalas por la mitad para poder descorazonarlas bien. Dos de las mitades córtalas en láminas finas, y el resto en dados pequeños. Lava el limón, ralla la piel (resérvala) y exprímelo para obtener su jugo. En un cuenco pon el zumo de limón, las peras, y cubre con agua.

Ahora pela y pica bien la cebolla.

En una sartén pon un chorrito de aceite de oliva, la mitad de la mantequilla (30 gramos). Escurre las peras y saltéalas en la sartén durante 5 minutos a fuego suave. Retíralas del fuego y resérvalas. Luego, en esta misma sartén, sofríe la cebolla durante 6-7 minutos.

Pasado este tiempo añade el arroz, remueve durante algunos segundos con la ayuda de una cuchara de madera, y vierte el vino blanco, cocinando durante pocos minutos hasta que éste se haya evaporado por completo. Ahora salpimenta y riega con una tacita de caldo hirviendo. Remueve y deja cocer durante 15 minutos. Pasado este tiempo vuelve a añadir otra tacita de caldo hirviendo y remueve de nuevo, hasta que se haya vuelto a evaporar.

Ahora trocea el queso gorgonzola y ralla el queso parmesano. Añade ambos quesos a la sartén junto con el resto de la mantequilla. Remueve durante 2 minutos y retira la sartén del fuego.

Para terminar, agrega los trozos de pera cortados. En un cuenco o tazón, añade el arroz y decora con las láminas de pera que hemos reservado anteriormente. Si prefieres, ralla un poco más de queso parmesano y añádelo por encima.

  • Consejos útiles: Si lo deseas, puedes añadir un poco de perejil fresco picado muy finamente por encima, lo que aportará un sabor aún más aromático. También puedes añadir setas troceadas a la cocción.

Risotto de pera y gorgonzola

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos.

Suscríbete