Recetas sanas de Navidad: revueltos

Hace apenas unos minutos nos ocupábamos de las sopas como entrantes y como, en definitiva, unas suculentas recetas de Navidad. Sin embargo, en esta ocasión nos vamos a ocupar de unas recetas igualmente sanas que nos permitirán disfrutar de una Navidad sana: los revueltos.

Publicidad

recetas-de-navidad-revueltos

Si nos lees desde hace algunas semanas (gracias por tu confianza, por cierto), seguramente habrás conocido algunos de nuestros consejos sanos para cocinar un buen pavo, o incluso algunos trucos para cocinar un suculento roscón de reyes.

Sin embargo, en esta ocasión, y al igual que hicimos anteriormente con las sopas de Navidad, a continuación te proponemos algunos platos a elaborar para la cena o las comidas de Navidad.

Consisten, como te habrás percatado ya, en unos deliciosos revueltos que se combinan muy bien como primer plato. Esperamos que los disfrutes:

Revuelto de acelgas

En un primer momento deberemos lavar las acelgas, arrollando varias hojas juntas y cortándolas en delgadas tiras (a ser conveniente, con un cuchillo muy afilado).

Picamos dos dientes de ajo y las cebollas, y lo ponemos a cocer a fuego lento en partes iguales tanto de mantequilla como de aceite, junto con las acelgas en una cazuela.

Publicidad

Cuando se hayan finalmente ablandado las acelgas, agregamos un puñado de perejil finamente picado con tres o dos dientes de ajo, y en este punto tendremos que echar seguidamente una docena de huevos batidos con un poco de azúcar.

Se cocinará a fuego lento, agitándolo todo con cuidado para que, obviamente, no se pegue, hasta que al final adquiera cierta consistencia.

Revuelto de espinacas

Este revuelto es igual de sencillo que el anterior, con la diferencia que se tratará de un revuelto de espinacas.

Tal y como hicimos con la receta de Navidad anterior, deberemos lavar las espinacas, arrollándolas, juntándolas y finalmente cortándolas en tiras delgadas.

En esta ocasión picamos las cebollas y dos dientes de ajo, poniéndolo todo a cocer a fuego lento en partes iguales de aceite y de mantequilla.

Cuando las espinacas se hayan ablandado, agregados tres o dos dientes de ajo junto un puñado de perejil, y luego echaremos la docena de huevos batidos con un poco de azúcar.

Lo cocinaremos todo a fuego lento y agitándolo poco a poco y con cuidado para que no se pegue.

Publicidad

Navidad sana en Natursan

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Recetas sanas de Navidad: revueltos
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad