Dentro de la ciudad italiana de Verona existe un postre navideño que seguro que muchos de vosotros no habéis tenido la oportunidad de probar. En esta ocasión, nos referimos al pandoro, un dulce que se prepara con una combinación de harina, levadura y azúcar.

Como bien su nombre indica, el pandoro surge tras la unión de los términos de “pan” y “oro” debido al color tan característico que adquiere su masa y que tanto se parece a este metal precioso. Sin embargo, es en su sabor y textura donde se encuentran sus mejores argumentos para degustarlo.

Pandoro navideño

Hablando un poco sobre su historia, cabe destacar que los orígenes de este pastel siguen siendo algo confusos. Fue el escritor y científico Plinio El Viejo el que mencionó por primera vez este pastel hecho únicamente con harina, aceite u manteca.

Aunque no fue hasta plena era del Renacimiento cuando se empezó a extender el consumo de pandoro por aquellos banquetes y macrofiestas a las que solo solían acudir los nobles aburguesados de la época. A partir de  ahí, la dinastía de los Habsburgos desarrollaron por primera vez una receta hecha con pan de viena y cruasán que empezaron a repartir y consumir en entre todos los estamentos de la corte.

Finalmente, el repostero y pastelero Domenico Melegatti fue el encargado de patentar por primera vez la receta del pandoro allá por el año 1884 en el Ministerio de Agricultura y Comercio del Reino de Italia. Para ello, se inspiró en la tradicional receta de Verona que resultaba mucho más sencilla de preparar. Y a partir de ahí fue cuando las mujeres italianas empezaron popularizar el pandoro en todas las cenas de nochebuena.

Cómo hacer Pandoro

Receta de Pandoro: ingredientes y todos los pasos a seguir

¿Tras haber leído toda esta historia y curiosidades del pandoro os han entrado unas imperiosas ganas de prepararlo con vuestras propias manos? De ser así, solo os vamos a pedir que prestéis mucha atención a todos los pasos a seguir para hacer realidad este dulce italiano:

Ingredientes necesarios para el pandoro:

  • 650 gramos de harina
  • 300 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de azúcar
  • 30 gramos de levadura
  • 8 huevos
  • 100 ml de nata para cocinar
  • Ralladura de limón
  • Azúcar glass a nuestro gusto

Pasos para preparar el pandoro:

  1. Empezaremos disolviendo la levadura en agua tibia para después agregarle unos 70 gramos de harina y una cucharada de azúcar. Añadimos una yema de huevo que iremos trabajando hasta conseguir una masa. La dejamos reposar durante dos horas bien tapada hasta que la levadura haga su efecto.
  2. Pasado este tiempo, añadimos al pan otros 170 gramos de harina junto a tres yemas de huevo, 30 gramos de manteca y un par de cucharadas de azúcar. Habrá que amasar todo de nuevo de forma enérgica. Dejamos que se leve de nuevo durante dos horas para a continuación echar el resto de la harina, 80 gramos de azúcar, 40 gramos de manteca, 3 yemas y un huevo entero.
  3. Una vez consigamos esto, será necesario amasar enérgicamente la masa (dándole golpes si es necesario) hasta que conseguir una textura elástica que no se adhiera a las manos. A continuación, volvemos a amasarlo para añadirle después la nata para cocinar y otra yema de huevo hasta conseguir una masa suave.
  4. Extendemos toda la masa en una superficie lisa. La doblamos hasta tres veces y volvemos a repetir el proceso tres veces seguidas. Dejamos que repose durante media hora. Pasado este tiempo, la volvemos a amasar durante un par de minutos con nuestras propias manos para pasarla a un molde de repostería con forma cónica.

Finalmente, solo queda llevar esta masa de pandoro a un horno precalentando a 190 grados durante veinte minutos. Pasado este tiempo, bajamos la temperatura a 170º y volvemos a reprogramar para otros veinte minutos más. Tras esto, retiramos este dulce del horno y espolvoreamos con un poco de azúcar glass a nuestro gusto.

Receta de Pandoro navideño (Italia, Verona)
Puntuación: 4 (80%) 1 voto