¿Qué son las purinas?

Todo sobre las purinas en la alimentación

Las purinas son unas sustancias que encontramos en determinados alimentos, y que consumidas en exceso, pueden ocasionar valores altos de ácido úrico.

PurinasLas purinas son unas sustancias que encontramos en determinados alimentos, y que una vez absorbidas por nuestro organismo, tienden a dejar como residuo el ácido úrico.

Por este motivo, cuando una persona tiene el ácido úrico alto y necesita bajar sus niveles, debe seguir unan dieta pobre en purinas, puesto que unos valores de ácido úrico altos puede llegar a producir una enfermedad clásicamente conocida como gota, o bien provocar cálculos renales.

Básicamente podríamos indicar que el ácido úrico vendría a ser la degradación de las toxinas de nuestro organismo, las cuales son principalmente eliminadas a través de nuestra orina (descubre más sobre cómo depurar los riñones).

Pero que los niveles de ácido úrico altos sean perjudiciales para la salud no significa que nuestro organismo no necesite ácido úrico, puesto que su carencia causa enfermedades renales.

¿Qué causa un consumo exceso de purinas?

Tendemos a consumir demasiadas purinas cuando seguimos una dieta rica en proteínas y/o tomamos muchas bebidas alcohólicas. Y ese consumo excesivo en alimentos ricos en purinas es uno de los principales riesgos de las dietas hiperproteicas, tan peligrosas para la salud si no han sido elaboradas por un dietista.

Entre los alimentos más ricos en purinas, destacan el marisco, el pescado azul, los productos de caza y las vísceras. Y, entre las bebidas, principalmente el alcohol.

Eso sí, si una persona debe seguir una dieta pobre en purinas, lo más aconsejable es mantener una dieta equilibrada, pudiendo igualmente comer una cantidad moderada de legumbres, carne y pescado.

¿Cómo bajar o reducir el consumo de purinas?

Lo fundamental es seguir una alimentación equilibrada, dado que una dieta sana basada en alimentos naturales y saludables nos ayuda a bajar los niveles de ácido úrico en sangre.

Alimentos como los lácteos, el huevo, las verduras y hortalizas, las frutas frescas o la pasta no contienen purinas.

Por tanto, la clave está en seguir una dieta sana, natural, pero sobretodo equilibrada.

Imagen | avlxyz

Temas:

Síguenos en Facebook