¿Para qué sirve la cúrcuma y en qué consiste realmente? Te descubrimos cuáles son las cualidades principales de la Curcuma longa y cuándo no es adecuado tomarla.

Hace tan solo unos años que la cúrcuma era una especia completamente desconocida. Sin embargo, a través de esta última década cada vez son más las personas que se han ido beneficiando de las múltiples bondades que ofrece este alimento.

Se trata de una especia muy valorada en la cocina de la India, por su gran aroma y su sabor ligeramente picante. Proviene de una planta herbácea perteneciente a la familia de las zingiberáceas, y conocida científicamente como Curcuma longa.

Para que sirve la curcuma

Posee un llamativo y característico color amarillo-anaranjado, debido especialmente a la presencia de curcumina. Por ello desde hace muchos siglos la cúrcuma se viene utilizando como colorante alimentario, especialmente en maravillosos platos de arroz y de carne.

¿Para qué sirve la cúrcuma?

Es uno de los mejores antidepresivos naturales

Ya en la antigua China se tomaba cúrcuma en grandes cantidades entre todos los estamentos de la población ¿La razón? Pues porque esta especia sirve para tratar la depresión o cualquier trastorno relacionado con la tristeza o la baja autoestima.

El consumo de cúrcuma estimula el sistema nervioso y segrega la producción de serotinina, un componente que nos ayuda a sentirnos mejor y mejorar nuestro estado de ánimo en general. Por ello se recomienda tomarla para todos aquellos pacientes que sufran de estrés de forma periódica o estacional.

No te pierdas: Pasta de cúrcuma o pasta dorada, una maravilla para tu salud

Es muy beneficioso para el hígado

La cúrcuma también posee potentes efectos protectores para nuestro hígado ya que potencia la vesícula biliar. También previene la aparición de piedras, tiene efectos anti inflamatorios y drena el hígado de todo tipo de toxinas y sustancias indeseadas.

Por esta razón, se recomienda que la tomen todas aquellas personas que sufren de cirrosis, ictericia o cualquier trastorno que tenga que ver con el hígado, especialmente también en caso de higado graso. Una buena forma de tomar cúrcuma es simplemente hirviendo dos  litros de agua y añadirle después 3 o 4 cucharadas de esta especia para tomarla un par de veces al día. 

Es un gran remedio para la bronquitis o la congestión nasal

La cúrcuma se lleva tomando desde tiempo inmemoriales para tratar multitud de afecciones respiratorias que pueden ir desde un simplemente resfriado hasta severas bronquitis.

Curcuma longa

Sus propiedades desinflamatorias y antioxidantes ayudan a limpiar y depurar todos nuestros pulmones y por tanto se recomienda su consumo en aquellas personas que sufran obstrucciones pulmonares crónicas. También es un gran aliado a la hora de aumentar nuestras defensas y por tanto ayudar a prevenir todo tipo de cuadros de gripes y resfriados. En este sentido es muy útil disfrutar sus cualidades elaborando un delicioso té de cúrcuma.

Conoce más: Cómo hacer una bebida de cúrcuma

Nos protege de enfermedades cardiovasculares

Entre los grandes beneficios de la cúrcuma que os hemos ido describiendo, cabe destacar que esta especia esta también capaz de prevenir todo tipo de enfermedades cardiacas provocadas por el colesterol alto. También ayuda a digerir de forma más efectiva las grasas para que no se acumulen en zonas indeseadas y también evitan todo tipo de afecciones relacionadas con el corazón como pueden ser los infartos o arritmias que cada vez se presentan a edades más tempranas.

Previene el cáncer 

La cúrcuma contiene hasta diez agentes anticancerígenos en su composición como son la curcumina y los betacarotenos. Por tanto, es también una opción a tener muy en cuenta para tratar el cáncer de piel, de mama, duodeno y colón, graves enfermedades que sufren millones de personas en todo el mundo. 

Curcuma en polvo

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de tomar cúrcuma?

Ahora que ya conocéis todos los beneficios que aporta la cúrcuma, no está de más que tengáis en cuenta las siguientes precauciones a la hora de consumirla:

  • No deben tomarla las mujeres embarazadas. Ya que puede poner en riesgo la salud del bebé. Por tanto, se desaconseja tajantemente su consumo en mujeres en un avanzado estado de gestación.
  • Tampoco los que acaban de salir de una operación de cirugía. Y es que la cúrcuma retrasa la coagulación de la sangre y por tanto provocará que tarden más en curarse las heridas.

Aparte de todo esto, ya habéis comprobado que la cúrcuma aporta innumerables beneficios para nuestra salud. ¿A qué estás esperando pues para introducirla en vuestra dieta a modo de bebidas e infusiones? Seguro que vuestro cuerpo os lo agradecerá.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest