Qué es el bazo y para qué sirve: sus funciones principales

¿Cuáles son las funciones del bazo, qué es y para qué sirve? Te descubrimos todas y cada una de las funciones de este órgano menos conocido pero igual de importante.

El bazo se ha convertido con el paso del  tiempo en uno de esos órganos que han pasado a un segundo plano. Ocurre de hecho como en el caso de las amígdalas, al surgir la duda de cuáles son precisamente las funciones que desempeñan. Sin embargo, esto no significa que su función carezca de importancia dentro de nuestro cuerpo. De hecho, existen algunas afecciones que pueden afectar a este órgano en mayor o menor medida, como por ejemplo podría ser la inflamación del bazo.

Se puede definir al bazo como un tipo de órgano parenquimatoso que está presente en prácticamente todos los animales invertebrados. En el caso de los humanos, tiene una forma aplanada y se encuentra en la parte superior izquierda de nuestro abdomen (justo encima del estómago).

Funciones del bazo

Está plenamente conectado con el páncreas y el riñón gracias a su reducido tamaño que suele tener unos 13cm de longitud y unos 8cm de ancho en la mayoría de personas junto a un peso que no supera los 250 gramos. El bazo se irriga sobre todo por toda la vena esplénica y rama terminal del tronco celíaco. Esta arteria se va dividendo a su vez en una superior y otra inferior.

Funciones principales del bazo

Seguro que tras leer estas líneas os ha quedado un poco más claro qué es el bazo y dónde se encuentra exactamente. Una vez sabido esto, solo queda lo más importante: conocer cuáles son las funciones principales:

Potencia nuestro sistema inmunológico

El bazo juega un papel muy importante a la hora de deshacernos de todas las toxinas que tanto se almacenan por todo nuestro organismo. En primer lugar, cabe destacar que va “filtrando” la sangre” haciéndola que se depure de todo tipo de antígenos. También destruye todas esas células viejas para así propiciar el desarrollo de nuevas.

Todo esto sin mencionar que también produce otros componentes naturales que ayudan a eliminar ciertas bacterias que pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

No te pierdas: Los glóbulos blancos o leucocitos

Produce linfocitos y multitud de anticuerpos

El bazo está dividido en dos partes claramente diferenciadas. La primera de ellas tiene un tejido rojo que actúa como filtro natural almacenando todo tipo de sangre con plaquetas, un principio activo muy necesario para tratar cualquier herida tanto interna como externa mientras que al mismo tiempo refuerza nuestro sistema inmunitario frente a todo tipo de enfermedades o virus.

Linfocitos y bazo

Por su parte, la parte más blanca, está íntimamente ligada a la producción de linfocitos, una célula que se encarga de atacar microorganismos extraños.

Fomenta la digestión de nutrientes

El bazo también propicia que toda la digestión se produzca de una forma más lenta y efectiva. Para ello, transforma todos esos alimentos que se han ingerido en otros nutrientes más simples que son muy necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Un claro ejemplo de esto se ve por ejemplo en los depósitos de hierro, un elemento que en pequeñas cantidades resulta de lo más esencial.

Produce hematopoyesis

El bazo se caracteriza sobre todo por fomentar lo que se conoce como hematopoyesis, un proceso en el que se produce una gran cantidad de glóbulos rojos que van directos hacia el feto cuando se encuentra en un avanzado estado de gestación. De esta forma, el bebé podrá disponer después es una medula ósea más resistente que le ayudará a sufrir malformaciones y enfermedades en el futuro.

¿Es posible vivir sin bazo?

Ahora que ya habéis conocido las principales y más funciones del bazo, seguro que a muchos de vosotros os surge la siguiente pregunta: “¿Se puede vivir sin bazo?” son muchas los lectores de Natursan que tienen esta duda, sobre todo si tenemos en cuenta que a muchas personas les han extirpado este órgano.

Para que sirve el bazo

Como ya vimos en una ocasión anterior en la que precisamente nos preguntábamos si era posible vivir sin bazo, nos encontramos ante una cirugía que se conoce como esplenectomía y se suele realizar en todos aquellos pacientes que sufren de un quiste o tumor en el bazo,  tienen algún coágulo de sangre o están pasando por un proceso de cirrosis hepática.

Como dato curioso, cabe destacar que será el hígado el encargado de relevar todas las funciones que hacía el bazo. Y por tanto, es muy importante cuidarlo de más a través de una dieta sana, equilibrada y sin abusar de las bebidas alcohólicas.

Qué es el bazo y para qué sirve: sus funciones principales
Valoración