Publicidad
Nutrición y Dieta

Principales diferencias entre el muesli y la granola

Es habitual confundirlos pero ¿sabes cuáles son las diferencias entre el muesli y la granola? Tienen algo en común: son ideales para el desayuno y muy saludables.

El desayuno es una opción maravillosa para empezar el día. Se convierte, de hecho, en la mejor forma para aportar a nuestro organismo nutrientes esenciales y energía que luego necesitará a lo largo de la mañana. Si bien es cierto -dicho sea de paso-, como opinan cada vez más nutricionistas, que es una falacia que “el desayuno sea la comida más importante del día”.

No obstante, sí que es cien por cien aconsejable desayunar, dado que nuestro organismo ha pasado durante un largo periodo de ayuno mientras dormimos, de manera que si no comemos aunque sea algo tras despertarnos lo más probable es que nos sintamos aletargados o fatigados a las pocas horas, más aún si tampoco tendemos a comer nada a lo largo de la mañana.

En lo que se refiere a cuál podría ser el desayuno perfecto, no hay duda que lo más importante es que el desayuno sea equilibrado y lo más saludable posible. En este sentido, es muy aconsejable optar por fruta fresca, cereales integrales y lácteos (si así se desea). Es evidente que no hemos nombrado en esta ocasión a las galletas ni a los típicos cereales de desayuno.

El motivo podría estar más que claro: las galletas no son en absoluto adecuadas, puesto que aportan azúcares y grasas (que en muchos casos son saturadas, ya que en su elaboración se tienden a utilizar aceites refinados). Mientras que, en el caso de los habituales cereales de desayuno, contienen una grandísima cantidad de azúcares, lo que no compensa ni mucho menos los beneficios que en teoría éstos aportarían.

Por ello, la mejor opción siempre es contar con cereales integrales, que destacan por su aporte en hidratos de carbono complejos (esto es, que nos aportan energía lentamente y no causan picos de glucosa en la sangre), son ricos en fibra y además aportan vitaminas del grupo B y minerales.

Muesli

Y, dentro de los cereales que podríamos disfrutar en el desayuno nos encontramos con dos maravillosas opciones: el muesli y la granola. Pero, ¿en qué consisten? ¿Son un mismo alimento? Es habitual que muchas personas las confundan, pero en realidad son bien diferentes. Te explicamos por qué.

¿Qué es el muesli? ¿Y la granola? ¿En qué se diferencian?

Algunas cosas en común

No hay duda que tanto el muesli como la granola se convierten en una opción excelente tanto para el desayuno como para la merienda. Ésta es una de las principales cosas que tienen en común.

Ambas opciones se elaboran con cereales a base de granos, a los que se les añade frutas (las más comunes son la manzana, el coco o las uvas, sobre todo en su versión deshidratada o secas) y frutos secos (habitualmente almendras laminadas, avellanas y nueces).

Unido a los distintos beneficios nutritivos que aportan, dado que ambas opciones destacan por su aporte en hidratos de carbono complejos, vitaminas (principalmente del grupo B), y una interesantísima cantidad de fibra.

Eso sí, también poseen una cuestión negativa en común: debemos tener cierto cuidado con los productos que encontramos en la mayoría de los supermercados (como veremos detenidamente en un apartado posterior).

Deliciosa granola

La granola es un alimento formado por copos de avena, nueces y otros frutos secos, mezclados con miel o con aceite y cuya mezcla es finalmente horneada. De esta forma, se obtiene un desayuno tostado y crujiente.

Granola

Para conseguirlo, durante la cocción en el horno la mezcla de copos de avena, nueces y miel es mezclada y agitada con el fin de mantener su consistencia típica. De esta forma evitamos que se apelmace.

Dado que se los cereales y frutas se tuestan con miel o con aceite, posee una mayor cantidad de azúcares y de calorías, en comparación con el muesli.

Fue originalmente creado por el médico estadounidense James Caleb Jackson en el año 1863, y por aquel entonces fue bautizado con el nombre de “gránula”.

¿Y qué es el muesli?

Por otro lado, el muesli es una combinación de avena y otros cereales integrales con fruta y frutos secos. También es común añadir centeno y germen de trigo. Entre las frutas es común optar por la manzana y la uva, y entre los frutos secos -y frutas desecadas- las nueces, avellanas y uvas pasas.

Muesli

La principal diferencia con la granola es que el muesli originalmente no se tuesta o se cocina al horno, aunque sí es posible hacerlo (como el delicioso muesli crujiente sobre cuya receta te hablábamos en otro momento).

En cualquier caso, desde un punto de vista nutritivo, aporta una menor cantidad de azúcares y grasas.

Sus principales diferencias, en resumen

  • La granola es una combinación de copos de avena (u otros cereales), frutas, frutos secos y miel, que se tuestan en el horno. 
  • El muesli posee una textura más suave y fina, al elaborarse con cereales crudos, no siendo tostados al horno.

Algunos aspectos a tener en cuenta

Debemos tener cuidado con la mayoría de productos de muesli y granola que encontramos en los supermercados, ya que muchos de ellos contienen una cantidad increíblemente grande de azúcares. Es más, en el caso de la granola, al ser elaborado con aceite puede contener aceites refinados.

Por tanto, lo primero que debemos hacer es leer bien la etiqueta del producto que vayamos a adquirir, e indagar acerca de los ingredientes que contiene. Si observamos en su composición ingredientes como azúcar, jarabe de glucosa, aceite de girasol refinado, aceite de palma… Lo mejor es desecharlo.

Entonces, ¿qué hacer? Sin ninguna duda, lo más adecuado es elaborar nuestro propio muesli o nuestra propia granola en casa, utilizando para ello ingredientes cien por cien naturales. O bien, fijarnos bien en las opciones que compremos y escoger solo las más saludables.

Publicidad
Publicidad