El potaje de Cuaresma es un plato típico de las Islas Canarias, que se elabora durante la Semana Santa y que contiene deliciosas espinacas y maravillosos garbanzos. Descubre cómo hacerlo en casa con esta receta.

El potaje de espinacas y garbanzos es un potaje que forma parte de la tradición de la Semana Santa en Canarias, junto a los menús que se elaboran con pescado durante estos días, como por ejemplo puede ser el caso de otras maravillosas recetas y platos típicos, como ocurre con los tollos en salsa.

Este potaje es conocido también popularmente como potaje de Cuaresma. Y es que en todas las Islas Canarias estas fechas se viven como en casi todos los puntos de la geografía peninsular: entre las tradiciones religiosas, disfrutando de la rica gastronomía tradicional de estos días y los ratos de ocio que esas pequeñas vacaciones nos brindan.

Receta de potaje de Cuaresma

Los potajes forman parte de la gastronomía de las Islas Canarias, algunas recetas se encuentran integradas en el recetario todas las islas, en cambio otras recetas son exclusiva de cada zona en particular como es el caso del potaje de leche de la Isla de la Palma.

El potaje de Cuaresma es muy fácil de hacer y queda muy rico. Eso sí, debemos tener en cuenta la noche o el día antes de hacer el potaje, poner los garbanzos de remojo en agua para que al cocinarlos queden tiernos.

En caso de que no dispongamos de mucho tiempo y queramos improvisar un potaje de Cuaresma, podemos recurrir a los garbanzos que vienen en bote, cocinados industrialmente.

A continuación detallamos los ingredientes así como los pasos para elaborarlo.

Receta de potaje de espinacas y garbanzos

Receta de potaje de Cuaresma

Ingredientes:

  • 200 gramos de garbanzos remojados.
  • 5 manojitos de espinacas, lavadas y troceaditas.
  • 250 gramos de papas sin piel y cortadas a cuadros.
  • 2 batatas amarillas pequeñas.
  • 3 cebollas troceaditas.
  • 3 dientes de ajo sin piel y troceaditos.
  • Una cucharadita de pimentón dulce.
  • Una cucharadita de comino molido.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Una pizca de cúrcuma.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Agua.

Elaboración:

  1. Quitamos los garbanzos del remojo, le ponemos agua limpia para cocinarlos y un poco de sal. Cocinamos los garbanzos con fuego moderado, hasta que estén tiernos. Cuando los garbanzos estén tiernos, apagamos el fuego y reservamos.
  2. En una sartén ponemos un poquito de aceite para pochar las cebollas. Cuando las cebollas casi estén añadimos los dientes de ajo troceaditos, y la cucharadita de pimentón dulce.
  3. Removemos todo y cocinamos la fritura unos 3 minutos más con fuego mínimo. Retiramos del fuego y echamos la fritura en el caldero junto con los garbanzos.
  4. Ponemos de nuevo al fuego el caldero con los garbanzos y la fritura y le añadimos las espinacas troceaditas, las papas en cuadros, la batata en rueditas, el comino, las hebras de azafrán, un poco de sal si es necesario.
  5. Removemos y cocinamos el potaje de Cuaresma con fuego moderado hasta que comience a hervir. Cuando comience a hervir, reducimos el fuego y cocinamos hasta que las papas estén tiernas.
  6. Si acaso notáramos durante la cocción que hace falta agua, añadimos un poquito más de agua.
  7. Cuando las papas estén tiernas apagamos el fuego. ¡Listo!

Cuando esté tibio ya podemos comer nuestro potaje de Cuaresma acompañado de un buen trozo de pan, un trozo de queso, un poco de gofio escaldado, o unas aceitunas con mojo del país que también están muy ricas.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest