¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?

¿Sabes de verdad por qué el desayuno es la comida más importante del día? Descubre su importancia para los más peques, los jóvenes y también los adultos.

Seguramente recordarás cómo tu madre insistía cada mañana diciéndote que el desayuno es la comida más importante del día. Y, efectivamente, a nuestros padres razón no les faltaba (incluso casi me atrevería a decir que si ahora eres tú quien ejerce el rol de padre, seguramente digas lo mismo a tus peques).

Y es que un buen desayuno no es importante sólo para los niños y los jóvenes, también para los más mayores; a pesar de que cada día lo habitual sea que tendamos a descuidar la primera comida del día por las prisas, el estrés o simplemente las pocas ganas de comer.

Desayuno

Teniendo en cuenta que el desayuno debería aportar entre un 20 a un 25% de las calorías que se consumen cada día, es evidente que nos encontramos ante una comida sumamente importante, sobretodo si tenemos en cuenta que durante 8 horas no hemos comido nada (que es el periodo de descanso durante el que dormimos).

La importancia del desayuno para los niños y jóvenes

Tanto durante la infancia como en la adolescencia, los niños y jóvenes se encuentran en un continuo crecimiento tanto físico como intelectual. De ahí que sea vital el seguimiento de una alimentación sana y equilibrada, como forma de aportar a su organismo todos y cada uno de los nutrientes esenciales que tanto necesitan para su crecimiento y desarrollo.

En el caso del desayuno, nos encontramos ante una comida vital porque, después de 8 horas de ayuno, el pequeño aporta a su organismo alimentos que se transformarán en energía, y que utilizarán a lo largo de la mañana en la escuela o en el instituto.

Debemos prestar una atención especial a que el desayuno sea lo más equilibrado y variado posible, destacando sobretodo los lácteos, cereales, frutas o zumo, y grasas saludables.

Desayuno sano

La importancia del desayuno en los adultos

Evidentemente, también en los más adultos el desayuno es una comida igual de fundamental. Al igual que ocurre en los más pequeños, cuando dormimos durante la noche nuestro organismo tiende a utilizar menos energía que durante el día cuando estamos activos, pero igualmente a la mañana siguiente necesita de nuevos alimentos para poder nutrirse.

Por ello cuando no desayunamos, o lo hacemos más tarde que de costumbre (o mal), es común sentirnos fatigados, casi desmayados, siendo habitual que nos fallen las fuerzas y la energía.

¿Cómo debe ser el desayuno perfecto?

Como se ha explicado en distintas ocasiones, el desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías que se ingieren a lo largo del día.

Tal y como se ha demostrado en muchas ocasiones gracias a diferentes estudios, se sabe que las personas que desayunan correctamente obtienen los nutrientes que necesitan al comienzo del día para lo largo de la mañana, por lo que todo aquel que desayune debidamente no se sentirá cansado durante la mañana y podrá hacer sin problemas las tareas que debe.

Además, tomar un desayuno rico en fibra ayuda al movimiento intestinal, por lo que prevendrás la aparición del estreñimiento. Pero, ¿cómo debería ser el desayuno perfecto? ¿Qué debemos desayunar realmente?.

Desayuno perfecto

A continuación te exponemos cómo debería ser un desayuno perfecto, especialmente qué debería contener:

  • Hidratos de carbono complejos: En las comidas, sobretodo en el desayuno, la mayoría de las calorías deben provenir de los hidratos de carbono complejos. Por ello, debemos consumir alguno de estos alimentos: pan integral, frutas, granos y cereal entero.
  • Lácteos: Son esenciales por su contenido en proteínas, además de contener calcio, zinc y hierro. Este grupo comprende la leche, el queso, el yogur y los combinados con cereales. No obstante, podemos también sustituir los lácteos por bebidas vegetales, especialmente si sigues una dieta vegana. Son ideales la leche de arroz, la de avena, la de almendras y la de soja (pero sin excederse sobre esta última).
  • Frutas y zumos naturales: Las frutas son esenciales dentro de una alimentación sana y equilibrada, ya que contienen vitaminas y minerales esenciales para el organismo, y ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo en general y del intestino en particular.

Como vemos, en realidad es muy sencillo prepararse un desayuno nutritivo, sano y saludable. Solo basta con escoger con inteligencia los alimentos que vayamos a consumir, y nunca comer en grandes cantidades, o cuando simplemente no tenemos ganas.

¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?
Puntuación: 5 (100%) 3 votos

Descubre más sobre Nutrición