Por qué decorar espacios con bambú de la suerte y cómo elegirla

La planta del bambú de la suerte es una planta muy popular en China, donde es habitual que simbolice la buena suerte, la felicidad y la fortuna. Descubre por qué es útil añadirla a tu casa o negocio y cómo seleccionarla.

Probablemente en algún momento de nuestra vida hemos pensado decorar nuestro hogar o nuestra zona de trabajo con bambú. Ésta se conoce comúnmente como la planta de la suerte. Da la sensación de que con el simple hecho de comprarla y cuidarla un poco ya nos llenamos de energía positiva. A creencia de muchos se tiene la percepción de que esta planta procede del bambú pero la realidad es bien distinta.

Esta planta conocida tanto como bambú de la suerte como Dracaena Sanderiana (en su denominación científica), proviene en realidad de la familia de los lirios y es común en selvas tropicales con sombra. En China normalmente se regala cuando se estrena una casa o se abre un negocio, puesto que es considerada como una planta que atrae la suerte y la felicidad.

bambu-de-la-suerte

Sus cuidados son muy sencillos y en poco tiempo empezaremos a ver resultados ya que se da muy bien al interior por ello no se debe confundir con la planta que nombrábamos en el fabuloso cuento japonés sobre el bambú.

Esta bonita planta utilizada para decoración la podemos encontrar tanto plantada en tierra como simplemente en agua. Cuidarla es muy sencillo ni siquiera necesita una gran atención ya que es muy resistente.

¿Cómo elegir una buena planta de bambú de la suerte?

En primer lugar busca una planta que te llame la atención y que además la veas saludable, no trates de quedarte con la primera que encuentres. Las puedes encontrar tanto en viveros como floristerías Algunos comercios la nombran como bambú de la suerte, planta de la cinta o también bajo simplemente su propio nombre científico.

bambu-suerte

En segundo lugar quédate con la que más brillante veas. Un color verde llamativo que no tenga sus hojas amarillentas con magulladuras. Su tallo ha de ser uniforme y las puntas de las hojas no deben ser marrones. No importa que sea pequeña poco a poco sus hojas irán creciendo. Es conveniente lugares donde les llegue la luz pero no el sol directo si tienen poca luz sus hojas perderán el color y si es mucha se quemarán. Realmente pueden sobrevivir en cualquier sitio.

Una vez que ya la tenemos con nosotros podemos mantenerla de dos maneras, tanto en agua como en tierra. Si la plantamos de manera no adecuada desprenderá un olor amargo y eso podría dar lugar a que se enfermase y no creciera. Por ello debemos asegurarnos de que está bien plantada. Particularmente puede ser más fácil mantenerla en agua.

Tan sólo debemos encontrar un jarrón transparente que esté fuera de la luz solar directa y cubrirlo un tercio de agua que el resto de la planta quede sin cubrir. Rellenarle el agua cuando sea conveniente. Se pueden acompañar de rocas pequeñas o piedritas que mantengan los tallos en su lugar.

Lo mejor será cambiarle el agua una vez a la semana para evitar que ésta se pudra y a la vez enjuagar el jarrón, las piedritas y la planta.

bambu

¿Qué nos recomienda el feng shui?

El feng shui, arte ancestral chino que nos enseña a mejorar las condiciones ambientales para fomentar bienestar y equilibrio en nuestros espacios, nos cuenta que según el número de tallos que deseamos tener estos afectarán a un sector específico de la vida de la persona que los tiene.

  • 1 tallo: Vida simple.
  • 2 tallos: Amor, suerte doble.
  • 3 tallos: Felicidad, buena suerte, longevidad.
  • 4 tallos: Evitar la muerte. La palabra muerte en china tiene cuatro sonidos, por eso se dice que es evitada.
  • 5 tallos: Riqueza, salud, creatividad, entusiasmo.
  • 6 tallos: Salud, felicidad, armonía.
  • 7 tallos: pueden promover salud.
  • 8 tallos: Crecimiento, riqueza, prosperidad, abundancia, éxito en los negocios.
  • 9 tallos: Buena fortuna; más suerte.
  • 10 tallos: alcanzar la perfección.
  • 21 tallos: Poderosas bendiciones,ascenso.
Por qué decorar espacios con bambú de la suerte y cómo elegirla
Valoración