Muchos pensamos que necesitamos de la opinión y la aprobación de los demás para hacer cosas, y sobre todo para ser feliz. Sin embargo, si te alejas de este pensamiento conseguirás todo lo que te propongas.

Como bien dijo Platón: “El humano es un ser social por naturaleza”. Es imposible concebir la sociedad actual sin que exista un apoyo mutuo entre las distintas personas de este planeta. Sin embargo, hemos llegado a un punto en el que muchas veces necesitamos demasiado la aprobación de los demás para alcanzar la felicidad.

¿Qué hay de útil en esto? ¿Es verdaderamente necesario que todos nuestros amigos y familiares nos digan cómo debemos llevar a cabo nuestras acciones con el fin de conseguir el mejor de los resultados en nuestra vida? Pues como siempre, todo depende de la situación en la que nos encontremos.

Ser feliz

Debemos equivocarnos para mejorar como personas

A lo largo de nuestra infancia, siempre vivimos al amparo de nuestros padres. Estas son las personas que más nos van a querer desde que nacemos. De ahí que sea muy importante seguir su sabio consejo. Y es que en definitiva ellos son personas con mucho más rodaje y que han aprendido todo tipo de lecciones a lo largo de sus largos años. Han vivido todo tipo de situaciones adversas con las que han aprendido salir adelante. Y por ello es muy importante seguir sus indicaciones, que solo vienen desde el cariño y afecto que nos procesan.

Sin embargo, una vez hayamos crecido y estemos alcanzando cierta edad, es importante aprender de nuestros propios errores. No podemos  vivir siempre en una burbuja protectora donde nada y nadie nos puede dañar. Habrá algún momento en el que tendremos que aprender a caminar solos. A tomar nuestras propias decisiones. Y sobre todo a equivocarnos. Tenemos que convertir los errores en oportunidades. En nuevas pruebas para mejorar con el futuro y convertirnos en mejores personas.

No te pierdas: La música es la medicina del alma

Una vez que tengamos más claro en nuestra vida qué queremos ser. Es muy importante imponerse ciertas metas a corto plazo. Estas nos darán mucha más confianza y autoestima para seguir superándonos y por tanto ser mucho más ambiciosos.

Ser feliz sin los demás

Hay gente que solo quiere vernos fracasar

Sin embargo, seguro que a lo largo de esta arduo camino habrá gente que intente que estos nuestros sueños no se conviertan en realidad. Pero no les hagáis caso. No les prestéis atención alguna porque de verdad que no se lo merecen.

Este tipo de personas solo quieren ver fracasar a los demás. Son seres egoístas que han visto como han fracasado tanto personal como profesionalmente. Y por tanto no pueden soportar que las personas de su entorno triunfen. En definitiva, son personas tóxicas que quieren ver como los demás caen s para sentirse mejor consigo mismos. De esta forma demuestran que su vida es vacía y que no tiene interés alguno.

Te descubrimos: Cómo aumentar las hormonas de la felicidad

Es aquí donde debemos mantenernos fuertes. Si de verdad tenéis un sueño debéis ir a por él desde el minuto uno. Si de verdad queréis llegar a esa meta que os va hacer felices, es de suma importancia que pongáis todo vuestro empeño en conseguirlo. Nada ni nadie debe deciros que no debéis hacerlo. Recordad que sois los únicos que tenéis derecho a poner vuestros propios límites.

felicidad

Con esto no decimos que no esté de más aprovechar los consejos de terceras personas si así lo estimamos necesario. La experiencia es un grado más y por tanto nos puede ayudar a ir siempre en el camino correcto. Sobre todo de esas personas maduras que saben más de la vida que nosotros.

Sin embargo, a la hora de la verdad, a la hora de pasar a la acción estaréis completamente solos ante el destino. Y es ahí donde tendréis que tomar una decisión. Da igual cuál elijas. Porque tanto si fracasas como si no, la vida te volverá a dar una oportunidad antes de lo que imaginas.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest