Los riesgos de comer sin gluten cuando no eres celíaco

Las dietas para eliminar el gluten de los alimentos están de moda, pero sin sufrir intolerancia al gluten, ¿sabías que puede ser un riesgo para nuestra salud?.

De poco tiempo para acá se ha puesto de moda realizar dietas en las que se anima a consumir alimentos sin gluten. Estas dietas de moda se llaman “gluten-free”, y como manifiestan muchos nutricionistas, debemos tener especial cuidado con este tipo de dietas.

De hecho, muchos médicos y nutricionistas lanzaron desde hace tiempo una alerta advirtiendo del peligro y gravedad a la que sometemos a nuestro organismo cuando, sin tener intolerancia al gluten o sensibilidad a él, lo suprimimos de nuestra dieta.

Riesgos de comer sin gluten

Este mensaje de alerta está corroborado por los estudios llevados a cabo en la Universidad de Harvard al que se une el estudio de científicos españoles que nos advierten de los desequilibrios nutricionales a los que sometemos a nuestro organismo cuando, sin motivo, eliminamos el gluten de nuestra dieta, siendo personas sanas y no sufriendo ningún tipo de intolerancia que así pudiera aconsejarlo médicamente.

Eliminar el gluten de nuestra dieta puede predisponernos a padecer de enfermedades del corazón, por lo que tampoco es saludable llevar a cabo una dieta baja en gluten.

El gluten en cambio sí resulta perjudicial para la salud de las personas celiacas (intolerantes al gluten), para las personas sensibles al gluten o las personas alérgicas al gluten.

Además de las enfermedades del corazón, eliminar el gluten de la dieta aumenta el riesgo de padecer diabetes del tipo 2. Eliminando el gluten también dejaremos de consumir cereales, una dieta sin cereales hace que consumamos menos fibra, también prescindiremos de algunas vitaminas y minerales.

Antes de continuar con este post es importante describir lo que es el gluten y lo que es la intolerancia al gluten.

Descubre: ¿Sabías que el trigo empeora las enfermedades crónicas?

¿Qué es el gluten y en qué consiste la intolerancia al gluten?

El gluten es una glicoproteína,  formada por un conjunto de proteínas, en concreto dos proteínas, glutenina y gliadina, presentes en cereales como el trigo, la avena, la cebada, el centeno, espelta, y forma parte de la harina de estos cereales.

Actúa como emulgente, gelificante, es por tanto aglutinante, para comprenderlo mejor podemos decir que es el elemento que le da la elasticidad, esponjosidad a alimentos como el pan, la bollería, la pasta.

Al mezclarse la harina de los cereales con el agua cuando mezclamos o amasamos se forma el gluten.

Sin gluten

Cuando a estos alimentos le eliminamos el gluten para poder conseguir un buen amasado debemos añadir más grasas con lo que nuestra salud cardiovascular corre el riesgo de resentirse.

Los productos sin glicoproteína, es decir sin gluten, tienen en su composición mayor aporte graso, más lípidos y poco aporte de proteínas.

La celiaquía es una enfermedad intestinal, concretamente una enfermedad autoinmunitaria y en muchísimos casos existe una predisposición genética, la cual produce una serie de reacciones inflamatorias de base inmunológica.

Debemos diferenciar la celiaquía de la intolerancia al gluten, ya que la celiaquía es la que ocasiona que al consumir el gluten y entrar en contacto con la mucosa intestinal, ocasione una serie de reacciones o lesiones en la mucosa del intestino delgado, impidiendo la correcta absorción de los nutrientes de los alimentos que ingerimos con el consiguiente deterioro de la salud, llegando incluso a resultar grave ya que puede también dañar y destruir las paredes del intestino.

Sin embargo, la intolerancia al gluten es una reacción causada por un alimento que contiene gluten, que sí causa síntomas gastrointestinales al igual que la enfermedad celíaca, pero no afecta al sistema inmune de la persona ni ocasiona daño en los tejidos.

Descubre: Celiaquía, intolerancia y alergia al gluten

Síntomas de la intolerancia al gluten

Los síntomas de la intolerancia al gluten pueden ser tanto digestivos como no. No obstante, a continuación te indicamos cuáles son los más comunes:

  • Distensión abdominal.
  • Dolor abdominal.
  • Gases y flatulencias.
  • Diarrea crónica.
  • Estreñimiento crónico.
  • Vómitos.
  • Heces que huelen bastante mal y de tonalidad pálida.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida involuntaria de peso aunque estemos alimentándonos bien.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Anemia ferropénica.
  • Cansancio, debilidad
  • Úlceras en la boca.
  • Alteración del esmalte dental.
  • Dolor de cabeza.
  • Erupciones en la piel.

Sintomas de la celiaquia

¿Y cuáles son los riesgos de eliminar el gluten de la dieta sin ser celíacos?

Como hemos visto, se incrementa el riesgo de sufrir algunas de las siguientes enfermedades:

  • Enfermedades del corazón.
  • Hipertensión.
  • Diabetes de tipo 2.

Por tanto, para adelgazar no debemos eliminar el gluten de nuestra dieta. Es mejor no arriesgar nuestra salud y lo que es aconsejable hacer es cambiar nuestro estilo de vida y alimentación, por otro estilo de vida más saludable en la que la dieta sea sana y equilibrada, sí acaso tú dieta es muy calórica.

Médicos y especialistas en nutrición son los únicos que podrán diagnosticarnos la enfermedad de celiaquía o de la sensibilidad al gluten, e insisten en el diagnóstico de esta enfermedad que de resultar intolerantes, no nos quedará otra que eliminar el gluten, sí no queremos enfermarnos.

No dudes en acudir al médico especialista sí notas algunos de los síntomas que pudieran hacerte sospechar que padeces intolerancia al gluten o sensibilidad a la glicoproteína.

Los riesgos de comer sin gluten cuando no eres celíaco
Puntuación: 3 (60%) 4 votos