Durante el verano el sol, la arena, el agua de mar y de la piscina pueden influir de forma muy negativa en la salud de tu cabello. Descubre cuáles son tus principales enemigos y algunos consejos útiles para disminuir sus efectos.

Durante la época veraniega el pelo suele secarse al sol y, aunque todo es mucho más cómodo, el cabello suele castigarse en demasía. Son muchos factores, como las altas temperaturas, que hacen que el pelo deba cuidarse mucho más en determinadas estaciones del año.

Los propios rayos solares hacen que el cabello se reseque, porque aunque sea mejor dejarlo secar al aire libre, hay condicionantes que convierten al cabello en algo parecido a un estropajo.

Elementos que afectan al pelo en verano

Los enemigos del pelo

La sal de la playa

Es fascinante poder tumbarse en la arena y nadar en el mar. Si bien el agua marina puede ir bien para la piel, pero perjudica seriamente al cabello resecándolo demasiado y rompiendo la estructura interna e incluso cambiando su color. Como consecuencia de ello, el pelo está reseco, le falta suavidad y volumen, y las puntas se abren. Con ello se vuelve mucho más quebradizo.

El cloro de la piscina

De la misma manera que la sal del mar, el cloro también es malo para el cabello. El cloro suele contener diversos microorganismos que estropean el cabello, lo reseca, lo tornan quebradizo y también cambia los colores del cabello, especialmente, los teñidos.

Arena de la playa

No solamente la sal perjudica el cabello cuando vamos a la playa. La arena también penetra en el pelo, porque está en todas partes, incluida el agua del mar, y provoca una importante deshidratación y oxidación.

Descubre: Por qué aparece la grasa en el pelo

Aire acondicionado

Son los preferidos del verano para pasar el calor. Los cambios de temperatura bruscos, calor de repente y frío al entrar en una casa, tienda u oficina, por ejemplo, perjudican la estructura del cabello. La piel en general se debilita faltando hidratación.

El sol

Como hemos apuntado al inicio del artículo, el sol y el calor son enemigos del cabello, en especial, porque penetra e incide en las capas más profundas, debilitándolo. Por ello, tras finalizar el verano, el cabello se ve con mal aspecto y, en ese caso, debe repararse de inmediato.

Consejos para evitar que el pelo se seque

Todos estos factores dejan el cabello tosco, lacio, sin vida… para evitarlo podemos poner remedio con mascarillas y champús para dar más hidratación al pelo durante el verano. La hidratación será realmente la clave para sobrevivir a los meses veraniegos. Es importante que, antes y después de ir a la playa o a la piscina, tengamos en cuenta las cremas hidratantes porque son las mejores aliadas al proteger el pelo pero no lo engrasan como suele pasar con algunos acondicionadores.

Utilizar champús con queratina, ya desde el inicio del verano, ayudará a reestructurar la fibra capilar, hacerlo más fuerte y sedoso y mejorar siempre su aspecto.

Te recomendamos: 3 recetas de champú naturales para hacer en casa

Cuando vamos a la playa, es importante combatir los efectos del agua marina y salada, e inmediatamente, tras cada baño, debemos primero aclarar el pelo con agua dulce. Luego se aplicará el champú adecuado y la crema hidratante para que el pelo brille y se debilite.

Muchas chicas entran en el mar o salen de él con un moño o coleta en lo alto. Esto es un error especialmente si ya nos hemos mojado el cabello antes, porque los recogidos no hacen más que agrietar el pelo y éste se quiebra con mayor facilidad.

A la hora de hacer tintes o mechas, es mejor hacerlo mucho antes de la época del verano, pues tanto los tratamientos de color como las decoloraciones en verano hacen que el pelo esté más débil y que cambie de color por la sal de mar y el cloro de la piscina. Especialmente, el pelo rubio puede volverse de un color verdoso.

Lavarse el pelo en verano

Para ello se utilizarán productos lo más naturales posibles, es decir, sin parabenes, sulfatos y clorinas. Se recomienda utilizar aquellos  champús que contienen toda clase de agentes reparadores para el cabello expuesto al sol. Siempre se aplicará la mascarilla para proteger el cabello, y que lleve filtro solar. Además, el aceite de Argán, entre otros, son reparadores y totalmente protectores para mantener el cabello hidratado también en la época estival. Además, en casa se pueden hacer cremas especiales con aceites diversos.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest