¿Las frutas y verduras congeladas pierden beneficios?

Suele ser habitual que nos preguntemos en algún momento si los alimentos congelados, sobretodo las frutas y verduras, tienden a perder beneficios y propiedades nutricionales. Te respondemos a esta duda.

Dentro de una dieta sana y equilibrada, es fundamental e imprescindible consumir cada día frutas y verduras, los cuales destacan por ser alimentos sumamente saludables y ricos en nutrientes esenciales, fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Muchos nutricionistas aconsejan consumir cada día al menos 5 raciones de frutas y verduras, como forma de disfrutar de una dieta sana y lo más equilibrada posible. Y es que, como sabes, las frutas y hortalizas son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes, agua, fibra… en definitiva, todos aquellos macro y micronutrientes que necesitamos cada jornada.

¿Pierden beneficios las verduras congeladas?

Pero en nuestra vida diaria, en nuestro día a día, suele ser habitual que nos asalten algunas dudas relacionadas, especialmente tras el aumento en la venta de verduras y hortalizas congeladas. Y es que ¿éstas tienden a perder beneficios nutricionales cuando son congeladas?

¿Es verdad que las hortalizas y frutas congeladas pierden beneficios?

Existe cierta controversia al respecto, ya que aunque originalmente tiende a pensarse lo contrario, lo cierto es que las frutas y verduras congeladas ofrecen los mismos beneficios y nutrientes esenciales.

¿Por qué? Fundamentalmente porque estos alimentos han sido blanqueados (esto es, cocidas en agua hirviendo o al vapor por un periodo cortísimo de tiempo) y congelados a las pocas horas de haber sido seleccionados en su mejor momento de frescura.

Esto en el caso de que sean blanqueados al fuego, porque en caso de ser congelados tal cual, prácticamente sus cualidades nutritivas se mantienen. Es más, se considera que la pérdida de nutrientes es casi imperceptible.

Por otro lado, sí es cierto que los alimentos congelados tienden a perder algunas propiedades organolépticas, no solo en cuanto a apariencia externa sino también en sabor. Es decir, es común que su sabor sea algo más neutro, y su apariencia no sea evidentemente tan llamativa que el que poseen las verduras o frutas frescas.

No obstante, esto no quita para que evidentemente lo mejor sea siempre optar por frutas y hortalizas de temporada y frescas, como forma de asegurarnos un correcto aporte tanto de sus beneficios como de sus propiedades nutricionales.

¿Y qué ocurre con las verduras y frutas congeladas en casa?

Debemos tener en cuenta que, tal y como han demostrado distintos estudios científicos, los alimentos congelados contienen casi prácticamente la misma cantidad de nutrientes esenciales (esto es, en especial vitaminas, minerales y fibra), que anterior al momento de su congelación.

Es más, en el caso de las verduras congeladas, lo más habitual es que antes de su congelación pasen por un pequeño procesamiento, lo que supone una ligera alteración en el alimento. Pero básicamente se observa en sus cualidades organolépticas (sabor y apariencia), y no en sus beneficios nutritivos.

Verduras y frutas congeladas

¿Cómo congelar las verduras y frutas correctamente?

Para conseguir que el alimento que vayamos a congelar mantenga todas sus propiedades es importantísimo congelarlo lo más rápido posible. De esta manera conseguiremos conservar sus propiedades nutricionales y en mayor medida, también sus cualidades organolépticas. Además, es igual de importante que la temperatura alcance los -40ºC.

Pero, ¿qué ocurre con los alimentos que congelamos en casa? En realidad es más sencillo de lo que piensas. Solo tienes que seguir los pasos que te comentamos a continuación:

Cómo congelar las frutas en casa:

  1. Lava bien la fruta que vayas a congelar. Luego sécala bien y divídela en porciones más bien pequeñas.
  2. Pon los trozos de fruta cortada en bolsitas diseñadas para congelador (son ideales las que puedan cerrarse de manera hermética). 
  3. Cierra la bolsa bien y guarda en el congelador.

Cómo congelar las verduras en casa:

  1. Lava bien la verdura, mejor de forma separada para conseguir limpiarla mejor. Luego sécala bien.
  2. Corta las verduras y vegetales en trozos.
  3. Pon agua en un cazo y ponlo al fuego. Luego pon agua con hielo en otro cazo. Cuando el agua empiece a hervir sumerge rápidamente las verduras con cuidado de no quemarte, y luego sumérgelas también rápidamente en el agua con hielo.
  4. Luego sécalas bien e introdúcelas en las bolsas para congelar. Ciérralas herméticamente, y finalmente guárdalas en el congelador.

¡Listo! Tanto las frutas como las verduras congeladas pueden durar hasta un año en el congelador. Manteniendo efectivamente todas sus virtudes.

¿Las frutas y verduras congeladas pierden beneficios?
Valoración

Descubre más sobre Curiosidades