Inicio Belleza La manteca de karité: Descubre sus beneficios para la piel
Belleza

La manteca de karité: Descubre sus beneficios para la piel

Si existe un producto natural con muchas propiedades para la piel esa es la manteca de karité, una opción útil por sus beneficios antienvejecimiento, antiarrugas, hidratantes y cicatrizantes.

¿Un producto que no solo hidrata tu piel en profundidad, sino que también combate los signos del envejecimiento y la protege de los factores ambientales? ¿Suena a cosmético de lujo, verdad? Nada más lejos de la realidad; es una maravilla natural, es la manteca de karité.

Un increíble ingrediente que ha sido venerado en África durante miles de años por sus increíbles beneficios para la piel. Hoy en día, se ha convertido en un favorito en todo el mundo, y no es difícil entender por qué.

Si estás lista para descubrir todos los secretos de este maravilloso ingrediente natural, entonces sigue leyendo. ¡Tu piel te lo agradecerá!

manteca de karite

¿Qué es la Manteca de Karité?

Es un tipo de grasa vegetal que se extrae de las nueces del árbol de karité. Este árbol crece en las sabanas del oeste de África y es conocido localmente como el «árbol de la vida», debido a la riqueza de beneficios que ofrece.

Este preciado ingrediente se obtiene mediante un proceso que incluye la recolección de las nueces, su trituración, cocción y posterior filtrado para obtener una sustancia suave y cremosa que conocemos como manteca de karité.

En su estado más puro, tiene un color marfil y una textura sólida que se derrite al contacto con el calor corporal.

Este producto natural es famoso en el mundo de la belleza, especialmente por su gran versatilidad y efectividad.

Se puede encontrar en muchos productos de cuidado corporal, desde lociones y cremas hasta bálsamos labiales y productos para el cabello. Pero, ¿cuáles son los beneficios específicos que la manteca de karité puede brindar? Vamos a descubrirlo.

Te interesa: Mima tu dermis seca con estos cuidados

Beneficios de la Manteca de Karité

La manteca de karité no es solo un hidratante profundo, sino un verdadero tratamiento multiusos para mantener la piel en condiciones óptimas. Desde calmar las irritaciones hasta proteger contra los factores ambientales y combatir los signos del envejecimiento, este maravilloso ingrediente tiene mucho que ofrecer.

  • Hidratación Profunda: Esta nuez es un emoliente natural, lo que significa que es excelente para sellar la humedad. Sus ácidos grasos, en particular los ácidos oleico y esteárico, penetran en la dermis para proporcionar hidratación durante todo el día. 

  • Propiedades Antiinflamatorias: La manteca contiene lupeol cinnamate, un compuesto que se ha demostrado que tiene propiedades antiinflamatorias. Por lo tanto, es ideal para calmar irritaciones o rojeces como la cuperosis.

  • Promueve la Regeneración Celular: Rica en vitaminas A y E, promueve la regeneración celular, lo que puede ayudar a mejorar la textura y apariencia del rostro.

  • Protección contra Factores Ambientales: Actúa como una barrera contra los daños de los factores ambientales, como el viento, el sol y la contaminación.

  • Combate los Signos de Envejecimiento: Su contenido en antioxidantes, especialmente las vitaminas A y E, ayuda a luchar contra los radicales libres, los cuales son responsables del envejecimiento prematuro.

Otro ingrediente hidratante que tienes que probar es la lanolina. Te hablamos de ella en este artículo

cuidado piel seca

Cómo Utilizarla en tu Rutina de Belleza

La manteca de karité es increíblemente versátil y puede ser incorporada fácilmente en tu rutina de cuidado personal. Aquí te dejo algunas ideas de cómo implementarlo:

Elige Productos de Calidad

Aunque lo parezcan, no todas son iguales. Busca productos que contengan manteca de karité pura, orgánica y sin refinar para aprovechar al máximo sus beneficios. Evita las versiones refinadas, ya que el proceso de refinamiento puede eliminar muchos de sus nutrientes.

Uso Diario

Utilizarla en tu rutina diaria es una forma fantástica de mantener tu dermis nutrida y protegida. Aquí te muestro algunas formas de incorporarla en tu día a día:

Hidratante Facial: A pesar de ser un producto muy espeso, también puede ser una gran aliada para el cuidado del rostro, gracias a su alto contenido en vitaminas y ácidos grasos esenciales. Y además es adecuada para todo tipo de cutis: seco, graso, mixto, sensible, normal…

Sí, has leído bien, incluso si tienes una dermis grasa o mixta, este producto natural puede ser beneficioso para ti. Aunque es rica, no es comedogénica (no obstruye los poros), por lo que no provocará brotes de acné o puntos negros.

Relacionado: Acaba con los puntos negros con estos consejos prácticos

Puedes utilizarla como hidratante diario, como tratamiento anti-edad (gracias a sus antioxidantes), o para zonas puntuales para ayudar a calmar.

Una pequeña cantidad es suficiente, ya que es muy concentrada. Dado que es un producto denso, si tienes una piel grasa o mixta, puede que prefieras utilizarla por la noche, cuando la dermis lleva a cabo sus procesos de reparación y renovación.

Hidratante para Todo el Cuerpo: Después de la ducha, cuando tu piel todavía está un poco húmeda, aplica manteca de karité generosamente por todo el cuerpo.

Esta grasa natural se derretirá con el calor de tu cuerpo, facilitando su absorción y permitiéndole penetrar profundamente en la dermis para proporcionar hidratación intensa.

Bálsamo Labial: También puede ser un bálsamo labial maravilloso. Aplica una pequeña cantidad en tus labios antes de salir de casa para protegerlos del viento y el sol. También puedes usarla por la noche para darles un tratamiento intensivo mientras duermes.

Cuidado de Manos y Pies: Si tienes las manos o los pies secos, la manteca de karité puede ser tu salvación. Aplica una cantidad generosa en tus manos y pies antes de ir a la cama y ponte unos guantes y calcetines de algodón para ayudar a la manteca a penetrar durante la noche.

Te despertarás con las manos y los pies increíblemente suaves.

Descubre: Crea una crema hidratante con aceite de coco para cuidar la tez seca y dañada

manteca de karite piel

Cuidado del Cabello

Tu cabello, al igual que tu piel, también puede beneficiarse de las propiedades nutritivas y protectoras de la manteca de karité. Aquí te detallo algunas formas de utilizarla en tu rutina de cuidado capilar:

  • Acondicionador Profundo: Después de lavarte el cabello, aplica una cantidad generosa de manteca de karité desde la mitad hasta las puntas de tu cabello. Déjala actuar durante 10-15 minutos (o más tiempo si puedes permitírtelo) y luego aclara. Nutrirá y acondicionará tu cabello, dejándolo suave, brillante y manejable.
  • Tratamiento Nocturno: Para un tratamiento intensivo, aplícala en tu melena antes de ir a la cama. Cúbrela con un gorro de ducha y déjalo actuar durante toda la noche. Por la mañana, lávate el cabello como de costumbre. Notarás que está más suave, más fuerte y más hidratado.
  • Protector del Calor: Si utilizas herramientas de calor como secadores o planchas, la manteca de karité puede ayudar a proteger tu cabello del daño térmico. Aplica una pequeña cantidad en tu pelo antes de utilizar estas herramientas para crear una barrera protectora.
  • Control del Frizz: Un poco de esta grasa puede ayudar a controlar el frizz y a darle a tu cabello un acabado suave y brillante. Simplemente frota una pequeña cantidad entre tus manos y aplícala suavemente sobre tu pelo.

Tienes que probar: Agua de arroz para embellecer tu cabello y piel

Mascarilla Facial Puntual

Si buscas un tratamiento facial intensivo, la manteca de karité puede ser tu gran aliada. A continuación, te explico cómo puedes utilizarla para crear una mascarilla nutritiva y regeneradora.

Con la cara limpia, coge una cantidad generosa y aplícala sobre tu rostro. Masajea suavemente en movimientos circulares para estimular la circulación y ayudar a la manteca a penetrar en tu dermis. No olvides tu cuello y escote, que también pueden beneficiarse de esta nutritiva mascarilla.

Lo ideal es dejarla durante toda la noche para obtener los máximos beneficios. A la mañana siguiente, aclara tu rostro con agua tibia y usa tu limpiador facial favorito. Notarás que tu dermis se siente increíblemente suave y nutrida.

Aunque la manteca de karité es muy hidratante, es importante que continúes con tu rutina de cuidado facial habitual después de la limpieza. Aplica tu tónico, sérum y crema hidratante como de costumbre.

Más información: Los mejores ingredientes y remedios naturales para la piel seca

Consideraciones y Contraindicaciones

Sí, sabemos que estás deseando utilizarla, pero antes es importante que tengas en cuenta algunos aspectos interesantes.

Aunque la manteca de karité es generalmente segura y bien tolerada, siempre es recomendable hacer una prueba de en el interior de tu muñeca. Si no observas ninguna reacción adversa (como enrojecimiento, picazón o hinchazón), deberías poder usarla de manera segura.

Almacénala en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa del sol, para preservar su calidad y eficacia. Si se almacena correctamente, la manteca de karité puede durar hasta dos años.

Aunque es raro, algunas personas pueden ser alérgicas. Si observas cualquier signo de reacción alérgica, como enrojecimiento, picazón, hinchazón o erupción, deja de usar el producto inmediatamente y consulta a un profesional de la salud.

La manteca de karité es un regalo natural cargado de beneficios que puedes integrar fácilmente en tus rituales de cuidado personal. Desde un eficaz hidratante hasta un poderoso acondicionador de cabello, este ingrediente te ofrece una forma natural y sostenible de cuidar de ti misma, tanto por dentro como por fuera.

¡Dale una oportunidad y deja que su magia haga el trabajo!

Angela

Técnico Superior en Dietética.

Escrito por

Técnico Superior en Dietética.

Suscríbete