Inicio Maternidad Lactancia materna La leche materna aumenta el coeficiente intelectual de los bebés
Lactancia materna

La leche materna aumenta el coeficiente intelectual de los bebés

De acuerdo a un estudio reciente la lactancia materna ayuda a aumentar el coeficiente intelectual de los bebés, aumentando el desarrollo de sus capacidades cognitivas.

No hay nada mejor para un recién nacido que la leche materna. Se convierte, de hecho, en el alimento por excelencia tanto para los recién nacidos como para el bebé, principalmente porque contiene todo lo que el pequeño necesita durante los 6 primeros meses de vida, favoreciendo su desarrollo, su crecimiento, su maduración y sobre todo su salud.

Destaca obviamente por ser un alimento ecológico, completamente natural, lleno de nutrientes esenciales y rico en compuestos nutritivos indispensables para el desarrollo y la salud del recién nacido.

leche-materna-desarrollo-cognitivo

En el caso particular de la lactancia materna, lo cierto es que los beneficios no son solo importantísimos para el bebé, sino también para la mamá. Mientras que al bebé le aporta todos los nutrientes que necesita durante sus primeros meses de vida (protegiéndole además de enfermedades como catarros o bronquiolitis al contener compuestos que refuerzan su sistema inmunitario), a la mamá la ayuda a acelerar la recuperación tras el parto, siendo más fácil perder el peso ganado durante la gestación y además tiende a prevenir la aparición de hipertensión, depresión posparto y anemia.

Un reciente estudio ha hallado que aquellos niños que, exclusivamente, fueron alimentados con leche materna durante los primeros meses de vida (especialmente durante los primeros tres meses) obtuvieron unas puntuaciones cerca de seis puntos más altas en pruebas de inteligencia a la edad de seis años que aquellos que no fueron alimentados con leche materna.

En palabras del doctor Michael S. Kramer, de la Universidad McGill y el Hospital infantil de Montreal en Canadá, “alimentar a los niños exclusivamente con leche materna por un periodo largo de tiempo los hace más inteligentes” , aunque aún no está claro por qué este tipo de lactancia aumenta el desarrollo de las capacidades cognitivas.

Aunque, según se cree, esto podría deberse bien al contacto entre la madre y el bebé, o por algo que -en sí- se encuentra en la leche.

Descubre: Beneficios de la leche materna para bebés prematuros

Los beneficios de la leche materna

Además de conocer qué la leche materna ayuda en el desarrollo de las capacidades cognitivas del recién nacido, especialmente cuando la lactancia materna se mantiene al menos durante los 6 primeros meses de vida, lo cierto es que no son las únicas cualidades que aporta.

También podemos observar otras propiedades y virtudes que solo encontramos en un alimento tan maravilloso y único como es la leche materna. Son las siguientes:

  • Nutritivamente superior a cualquier otra alternativa.
  • Bacteriológicamente segura.
  • Está siempre fresca.
  • Reduce el riesgo de alergia que cualquier otro alimento.
  • Reduce la morbilidad por infección respiratoria, gastrointestinal, urinaria y otitis.
  • Potencia la inmunidad.
  • Reduce el riesgo de enfermedades alérgicas (eccema y asma).
  • Reduce el riesgo de mortalidad por Enterocolitis Necrotizante y Muerte Súbita.
  • Se favorece un adecuado desarrollo de la mandíbula y las demás estructuras de la boca.

No te pierdas: Cómo conservar la leche materna

La importancia de la lactancia materna exclusiva

La lactancia materna debe ser el alimento exclusiva de los bebés hasta al menos los 6 meses de edad. Es lo que opina y defiende la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que se convierte en definitiva en el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sano de los lactantes.

Lactancia

Así lo han revelado una amplia variedad de estudios científicos, los cuales, a nivel poblacional, han constatado que la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los bebés.

Luego, a partir del sexto mes de vida, se puede empezar a recibir alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más. Así lo aconseja no solo la propia OMS, sino también UNICEF.

Por ejemplo, además, se aconseja que la lactancia materna se inicie inmediatamente en la primera hora de vida, que únicamente el lactante reciba leche materna, que se realice a demanda (esto es, con la frecuencia que el niño quiera), y además que no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes, para evitar lo que se conoce como síndrome de confusión del pezón.

Vía | Archives of General Psychiatry (edición impresa)

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Médico. Le aconsejamos consultar a su Médico de confianza.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos, ha colaborado con medios especializados como ‘Viviendo Sanos’ o ‘Innatia’.