Publicidad
Enfermedades

Halitosis (mal aliento): causas, cómo evitarlo y tratamiento

¿Sufres de mal aliento (halitosis) y no sabes qué hacer para evitarlo? Te explicamos cuáles son sus causas y qué puedes hacer para tratarlo naturalmente.

Halitosis

La halitosis puede ser considerada como uno de los problemas que afectan a la propia salud bucal, que de hecho tiende a afectar a muchísimas personas prácticamente cada día. Aunque puede tener un buen número de causas, lo cierto es que el tratamiento dependerá claramente de esa causa principal que haya provocado la aparición de la halitosis.

Publicidad

En cierto sentido, no hay duda que una de las mejores medidas preventivas es el adoptar unos buenos hábitos de salud bucales, cepillándote bien los dientes después de cada comida, y optar por algunos remedios caseros para la halitosis que ayuden contra el mal aliento.

¿Cuáles son las causas de la halitosis?

Son varias las causas de la halitosis, que en cierto sentido pueden llegar a provocar la aparición de este problema bucal. Te comentamos a continuación algunas de las principales:

  • Trastornos digestivos: estreñimiento, úlceras gástrica o duodenal, gastritis y hernia de hiato.
  • Caries no tratadas.
  • Problemas del hígado (puedes conocer más sobre cómo depurar el hígado) o de los riñones (puedes conocer más sobre cómo depurar los riñones).
  • Cambios hormonales, principalmente en la mujer durante la menstruación o el periodo de ovulación.
  • Beber alcohol y tomar café en abundancia.
  • Fumar en exceso.
  • No comer durante muchas horas.
  • Saltarse comidas.
  • Sequedad en la boca.

Tratamiento para la halitosis y soluciones naturales

Obviamente, uno de los principales tratamientos para la halitosis consiste en tratar de averiguar la causa que ha provocado su aparición, y seguir un tratamiento adecuado para solucionarlo de raíz.

Beber agua

No obstante, existe un tratamiento casero que podemos seguir fácilmente desde nuestra propia casa:

  • Sigue una alimentación saludable rica en fruta y verduras frescas. Además, no debemos olvidarnos de los frutos secos, legumbres y cereales integrales.
  • Consume frutas y verduras frescas. Las manzanas, por ejemplo, te ayudan a la hora de refrescar tu aliento y evitar posibles alteraciones bucales.
  • Bebe al menos 2 litros de agua al día. Te ayudará a mantenerte hidratado/a y, sobretodo, a evitar la sequedad de boca.
  • Evita el abuso de café. Una buena idea es cambiarlo por el té, que puede ayudar incluso a frenar el crecimiento de algunas bacterias presentes en la boca.
  • Mastica bien los alimentos y come despacio, lo que ayudará a digerir mejor lo que comas.
  • Evita el tabaco y el alcohol.
  • Mastica bien los alimentos y come despacio.
  • Realiza una correcta limpieza bucal y dental.
  • Utiliza el hilo dental.

¿Cuáles son los alimentos más beneficiosos contra el mal aliento?

Por suerte existen determinados alimentos adecuados para el mal aliento, que ayudan a combatirlo de forma efectiva a partir del consumo de los mismos. Te indicamos los más recomendados:

  • Apio: es un alimento depurativo, que refresca la boca evitando que la lengua se reseque. Además, como no podría ser menos, ayuda a eliminar el mal olor bucal.
  • Cardo mariano: es uno de los mejores alimentos para cuidar y depurar el hígado. Por ello se puede consumir para tratar o reducir el mal aliento causado por problemas hepáticos.
  • Hierbabuena: tomada en infusión o en gárgaras es una planta adecuada contra el mal aliento, gracias a su efecto refrescante.
  • Hinojo: es una planta medicinal conocida por sus beneficios digestivos y estomacales. Por ello, es habitual su consumo cuando el mal aliento está causado por mala digestión o problemas hepáticos.
  • Menta: su poder refrescante la convierten en una buenísima opción para refrescar la boca. Masticar sus hojas ayuda a su vez a evitar o reducir el mal aliento.

Café y mal aliento

Consejos útiles para evitar el mal aliento

Para evitar que el mal aliento se produzca, recomendamos a seguir estas indicaciones:

  • Previene comer alimentos como los ajos, las cebollas, o con componente sulfurados.
  • Evita la sequedad bucal, bebe agua regularmente, una media de dos litros al día, para evitar el mal aliento.
  • Disminuye la ingesta de alcohol, pues estas bebidas producen el mal aliento.
  • Evita fumar.
Publicidad