Gripe estacional: síntomas, tratamiento y grupos de riesgo

Todo sobre la gripe estacional

La gripe estacional aparece en otoño causando una serie de síntomas específicos de esta epidemia estacional. Descubre el mejor tratamiento contra la gripe estacional.

La gripe estacional es una enfermedad contagiosa común que aparece sobretodo durante las estaciones de otoño e invierno en las regiones templadas. Conocer sus síntomas, quiénes son los grupos de riesgo y su tratamiento te ayudarán cada año a descubrir cómo es posible su prevención o resolución saludable.

Con la llegada del otoño es muy común que, aunque los primeros días vengan acompañados del calor propio de los días de verano (especialmente porque el tiempo en sí mismo tiende a no cambiar de forma brusca cuando se produce un cambio de estación), es habitual que según vaya avanzando el mes de octubre la disminución de luz solar y el paso de una época calurosa a una muchísimo más fría influya en la salud de muchas personas.

Gripe Estacional

En estas fechas es habitual, de hecho, que muchas personas se preocupen por conocer consejos o trucos sencillos que les ayuden a la hora de aumentar las defensas, especialmente porque la llegada del otoño viene acompañado a su vez de algunas de las enfermedades o trastornos más característicos de esta época.

Además de la denominada como depresión otoñal (conocida también con el nombre de astenia otoñal), es habitual que muchas personas tiendan a enfermarse de gripes o resfriados.

Por tal motivo, una opción útil para prevenir la gripe (en concreto, en esta época del año recibe el nombre de gripe estacional) es vacunarse cada año cuando las diferentes Administraciones Públicas de Sanidad ponen en marcha la campaña de vacunación.

La gripe estacional: ¿qué es?

Se conoce por gripe estacional a una infección vírica aguda causada por un virus gripal, existiendo tres tipos de gripes estacionales: gripe tipo A, gripe tipo B, y gripe tipo C (cuyos casos son muchísimos menos frecuentes).

Más concretamente, la gripe estacional es conocida comúnmente con este nombre porque está causada por lo que médicamente se denomina como epidemia estacional, las cuales se repiten anualmente durante las estaciones de otoño e invierno en las regiones templadas.

Síntomas de la gripe estacional

  • Inicio súbito de fiebre alta.
  • Tos seca.
  • Abundante secreción nasal.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general en todo el cuerpo.

Generalmente la mayoría de estos síntomas de la gripe estacional tienden a desaparecer en el plazo de una semana sin que sea necesaria la atención médica.

Pero es necesario tener en cuenta que en aquellos grupos de riesgo la gripe estacional puede ser una enfermedad grave, pudiendo incluso causar la muerte. Por tanto, en estos grupos, ante el más mínimo síntoma es fundamental acudir al médico cuanto antes.

Tratamiento de la gripe estacional

Existen determinados medicamentos útiles en el tratamiento de la gripe. Generalmente son de dos clases: adamantanos e inhibidores de la neuraminidasa del virus de la gripe.

Es fundamental seguir una vida sana, y tomar mucha agua, lo cual ayuda a expulsar el virus de manera muchísimo más rápida. A su vez, resulta útil consumir muchas frutas ricas en vitamina C, que aunque no ayudan a prevenir la gripe, sí son útiles para reducir sus síntomas.

También podemos disfrutar de las virtudes de muchos tratamientos naturales que, de manera saludable, pueden sernos de gran utilidad durante el tiempo en que nos encontremos enfermos.

Existen remedios caseros para la gripe que ayudan muchísimo. Por ejemplo, muchas de las propiedades de la equinácea resultan ideales contra la gripe, sobretodo si la tomamos en forma de infusión de equinácea.

También es un buen momento para disfrutar de caldos ricos en verduras, o sopas o caldos con pollo, las cuales demostraron en un estudio ser ideales en caso de gripes o resfriados.

Tienes más información en nuestro especial sobre remedios caseros contra la gripe.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

Aunque todas las personas pueden contagiarse de gripe estacional, es necesario saber que existen grupos de riesgo cuyas consecuencias tras el contagio pueden llegar a ser muy graves. No en vano, es habitual y común que estos grupos tengan la obligación de vacunarse cada año para evitar los contagios.

Quienes corren mayores riesgos de complicaciones son los siguientes grupos de riesgo:

  • Niños menores de 2 años.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Personas con determinadas afecciones, como son: enfermedades crónicas cardíacas, hepáticas, renales, pulmonares, sanguíneas o metabólicas e inmunodepresión.
  • Colectivos profesionales como profesionales y personal sanitario, personal de guarderías y de centros de educación infantil; y policías, bomberos, docentes, y trabajadores de transportes públicos.

¿Cómo se contagia la gripe estacional?

La gripe estacional se contagia fácilmente, pudiendo extenderse con suma rapidez en aquellas personas que tengan contacto con la persona contagiada.

Es común que el contagio se produzca cuando una persona contagiada tose o habla cerca de otro individuo, o bien cuando se le da la mano o ésta toca algún objeto que la persona contagiada ha tocado previamente.

Por tal motivo, es fundamental mantener unos hábitos de higiene imprescindibles para evitar el contagio.

¿Cómo prevenir el contagio de la gripe estacional?

El contagio se previene sobretodo manteniendo unos hábitos de higiene básicos, como son:

  • Lavarse las manos regularmente.
  • Cubrirse la boca o la nariz cuando vayamos a toser o a estornudar.

Más información | OMS / Portal de Salud de la Comunidad de Madrid
Imagen | kat m research

Gripe estacional: síntomas, tratamiento y grupos de riesgo
Valoración

Descubre más sobre Curiosidades