Fresas: beneficios para la salud y la piel

Beneficios y propiedades más importantes de las fresas, ideales en primavera y verano. Descubre todas sus increíbles cualidades nutritivas, y sus beneficios para la piel.

Las fresas son unas exquisitas frutas que se pueden conseguir principalmente durante los meses de primavera y verano, y entre sus particularidades más importantes destaca que posee un efecto refrescante, además de sus propiedades y beneficios.

Puede ser consumida sin necesidad de ser pelada, y es ideal en primavera y verano cuando el calor empieza a apretar, por sus claros efectos refrescantes, resultando tan apetecibles en épocas calurosas.

Fresas

En lo que tiene que ver con sus propiedades y beneficios más destacados, debemos nombrar que las fresas son capaces de combatir la anemia y la deficiencia nutricional, así como prevenir las infecciones en el organismo.

Beneficios de las fresas

Alto poder nutritivo

Aunque conoceremos el valor nutricional de las fresas en un próximo apartado, no hay duda que precisamente las fresas destacan por su alto valor nutritivo, sorprendiendo de hecho por su increíble riqueza en vitaminas.

De hecho, destacan especialmente por su elevado contenido en vitaminas del grupo B, entre las que encontramos vitamina B1, B2, B3, B6 y B9, además de una cantidad bastante elevada de vitamina C.

Esta fruta es destacada porque mantiene intactas todas sus propiedades nutricionales. Puede comerse cruda, con zumo, en postres junto a nata y otros complementos, junto a carnes para dar un toque dulce a los platos… Está formada por hidratos de carbono, como puede ser fructosa, glucosa y xilitol. Además contiene fibra, siendo buena para proteger el intestino y regular las digestiones.

Un estudio de la Universidad Politécnica de la Marche, en Italia, y de la Universidad de Granada asegura que el consumo regular de esta fruta puede llegar a mejorar la capacidad antioxidante del plasma sanguíneo. Otros estudios también relacionan las fresas con la prevención de desarrollar enfermedades algo más graves, como el cáncer de esófago.

Propiedades de las fresas

Agua y vitaminas

Las fresas son ricas en agua, esto ayuda en gran medida a depurar el organismo de toxinas, tienen un poder antioxidante importante y previenen las infecciones. Otros beneficios que ofrecen las fresas es que suelen evitar los niveles altos de ácido úrico. Entre sus minerales está el hierro, por lo que nos da la energía que necesitamos en muchos momentos del día. Entre sus vitaminas, esta fruta destaca al llevar vitamina E y C.

Con la vitamina E, la fresa actúa como antioxidante celular y es buena para prevenir ciertas enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer. Además, es una gran ayuda para tener una circulación sanguínea adecuada. Gracias a la vitamina C, la fresa se asimila a los cítricos y previene de los resfriados y la gripe, especialmente durante las épocas de más frío.

Descubre: 3 recetas de fresas para disfrutarlas de forma rica y original

Bajo contenido en calorías

Además, su consumo es útil especialmente en dietas de adelgazamiento, no solo por su riqueza nutricional, sino por su bajo contenido calórico. De hecho, una taza de deliciosas fresas aportan apenas 45 calorías.

Pero esta cualidad no queda aquí, ya que ¿sabías que ayudan a reducir el apetito?.

Alto contenido en antioxidantes: efecto antienvejecimiento

Como ocurre con otras frutas, las fresas son ricas en antioxidantes naturales. En concreto, en su composición encontramos fenoles, un compuesto químico con capacidad antioxidante, ideal -y fundamental- a la hora de evitar la acción tan negativa de los radicales libres.

Beneficios de las fresas

Esto significa que un consumo regular de fresas ayuda de forma muy positiva a la hora de reducir el envejecimiento prematuro de las células, y evitar determinadas enfermedades asociadas.

Dentro de los tipos de fenoles que podemos encontrar en las fresas debemos mencionar la presencia de la antocianina, un tipo de fenol responsable de su color tan característico.

Antiinflamatorio natural

Además de sus beneficios antioxidantes, ¿sabías que los fenoles también actúan como un antiinflamatorio totalmente natural? Es más, ayudan a la hora de evitar los procesos inflamatorios de nuestro organismo.

¿Cómo? Inhibiendo la producción de la enzima ciclooxigenasa. Es decir, actúan de la misma manera que lo hace el ibuprofeno o la aspirina.

Ayudan a reducir y prevenir el estreñimiento

En caso de estreñimiento, las fresas poseen un elevado contenido en fibra, lo que significa que ayudan de manera muy positiva a la hora tanto de aliviarlo como de prevenirlo. Es más, es útil para mejorar el tránsito intestinal de manera totalmente natural.

Propiedades de las fresas

Otras propiedades de las fresas a tener en cuenta

Las fresas contienen azúcares que son totalmente toleradas por los diabéticos, por lo que ésto no resulta ciertamente un inconveniente para las personas diabéticas que deseen incorporarla a su dieta.

Posee ácido salicílico, por lo que es ideal para personas que tienen un exceso del ácido úrico, dado que las fresas actúan como desintoxicante, resultando conveniente en casos de gota, trastornos reumáticos, etc.

Mejora a su vez las diferentes funciones tanto renales como hepáticas (al igual que el rábano negro y la alcachofa), y es una fruta rica en vitaminas y minerales, por lo que es ideal para el crecimiento de los más pequeños.

Información nutricional de las fresas

Valores nutricionales de las fresas por cada 100 gramos:

       
Calorías 33 kcal Vitamina B9 61,57 µg
Hidratos de carbono 5,51 g Vitamina C 54 mg
Proteínas 0,80 g Vitamina A 3 µg
Grasas 0,40 g Sodio 1,40 mg
Fibra 2 g Selenio 1,30 µg
Vitamina B1 0,03 mg Calcio 22 mg
Vitamina B2 0,05 mg Potasio 161 mg
Vitamina B3 0,79 mg Magnesio 13,32 mg
Vitamina B6 0,06 mg Hierro 0,46 mg

El cultivo de las fresas

Aunque hace siglos la fresa era destinada a las familias con alto poder adquisitivo, su cultivo se extendió por Europa y otros países y continentes. En España, concretamente, es uno de los lugares con mayor producción y cultivo del fruto que es exportado a muchos países.

Las zonas de cultivo suelen encontrarse, preferentemente, en lugares húmedos y fríos-templados, en bosques donde abundan robles y pinos encinos. Las hojas tiernas de su planta también se pueden consumir como verdura, y el fruto debe conservarse a la sombra y en un lugar resguardado del calor y de la humedad.

Fresas en otoño

Usos medicinales de las fresas

Las fresas son diuréticas y antirreumáticas, además pueden consumirse sin problema porque llevan una gran cantidad de ácido ascórbico, lecitina y pectina siendo ideal para regular los niveles de colesterol que hay en la sangre.

A su vez, son antiinflamatorias y astringentes. Las hojas de las plantas de las fresas, una vez machadas, suelen ser un perfecto remedio para evitar las arrugas.

Beneficios de las fresas para la piel

La fresa nos cuida por dentro y también por fuera. Desde hace siglos la fresa se ha utilizado para realizar mascarillas y se emplea en la cosmética por ofrecer propiedades antioxidantes las cuales penetran en la piel para dejarla cada vez más joven.

Entre sus usos en la cosmética resalta su función como exfoliante para acabar con las células muertas de la piel. Son recomendables los exfoliantes naturales de fresa para aplicar tanto a nivel corporal como facial. Como resultado, la piel está más sedosa y natural.

También se recomienda para recuperar el tono de la piel y acabar con determinadas manchas que pueden afearnos el rostro. La fresa sirve también como tónico natural y es viable para combatir el acné. En el cabello, suelen realizarse acondicionadores y mascarillas naturales de fresa, que deja el cabello mucho más suave y sedoso y facilita el desenredado.

Más información | Fresas y fresones / El cultivo de la fresa

Fresas: beneficios para la salud y la piel
Puntuación: 4.6 (92%) 5 votos

Descubre más sobre Nutrición