Inicio Nutrición y Dieta Flavonoides: beneficios y propiedades
Nutrición y Dieta

Flavonoides: beneficios y propiedades

Beneficios de los flavonoides, unos nutrientes esenciales que aportan interesantes propiedades para la salud, y que encontramos sobretodo en las pieles de las frutas.

Los flavonoides son nutrientes esenciales para nuestro organismo, ya que contienen una gran diversidad de beneficios y propiedades nutricionales especialmente adecuadas dentro de una alimentación sana y saludable.

beneficios flavonoides

La mejor forma de aportar flavonoides a nuestra alimentación diaria es a partir del seguimiento de una dieta equilibrada, optando sobretodo por las frutas, ya que su piel son especialmente ricas en estos nutrientes esenciales.

Publicidad

Por ello muchos nutricionistas aconsejan consumir la fruta con piel, siempre y cuando anteriormente hayan sido lavadas concienzudamente.

Beneficios antioxidantes

Los flavonoides aportan propiedades antioxidantes, gracias a su riqueza en vitamina C, lo que se traduce en que ayudan a eliminar o reducir los efectos de los radicales libres en nuestro organismo.

Gracias a estos beneficios antioxidantes los flavonoides ayudan en la prevención del cáncer, así como otras enfermedades, como por ejemplo las enfermedades cardiovasculares al mejorar la circulación y aportar un interesante efecto tónico sobre el corazón.

Ayudan a reducir el colesterol

En caso de colesterol alto los flavonoides también ayudan en su reducción de manera natural, gracias a que impiden que la grasa se acumule en las arterias.

A estos beneficios debemos sumarle otro igualmente relacionado: impide la formación de trombos en los vasos sanguíneos, mejorando a su vez la resistencia de los capilares.

Buenos para el hígado y el estómago

Gracias especialmente a sus virtudes antiinflamatorias y analgésicas, los flavonoides son interesantes a la hora de cuidar y proteger tanto al hígado como al estómago.

Recuerda que para disfrutar de los diferentes beneficios de los flavonoides, siempre la mejor opción es comer la fruta con piel, pero previamente lavada.

Imagen | Jon Hansen

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Nutricionista. Le aconsejamos consultar a su Nutricionista de confianza.
Publicidad

Comentar

Publicar comentario

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos, ha colaborado con medios especializados como ‘Viviendo Sanos’ o ‘Innatia’.

Publicidad

Suscríbete

Publicidad