Inicio Nutrición y Dieta Perder peso Los principales errores al hacer dieta y cómo evitarlos
Perder peso

Los principales errores al hacer dieta y cómo evitarlos

Empezar una dieta de adelgazamiento es muy fácil, pero lo difícil es seguirla y sobre todo no cometer errores. ¿Sabes cuáles son esos fallos? Te los descubrimos, y conoce también qué hacer para evitarlos.

Hace algún tiempo, nos hicimos eco de algunas de las cuestiones fundamentales para saber por qué fallan las dietas, conociendo que, por ejemplo, en la actualidad tienden a proliferar en la red cientos y cientos de sitios de dudosa especialización o legitimidad que publican dietas que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud.

Pero también existen una serie de errores comunes que se producen a la hora de hacer dieta, y que de alguna u otra forma, impiden esa pérdida de peso y que la dieta de adelgazamiento sea buena y, por ende, positiva para la salud.

No en vano, y tal y como ya comentamos en su momento, seguir una alimentación equilibrada para perder peso es la mejor forma de asegurarnos que, con el paso de los días, podremos ir perdiendo peso, especialmente si ésta se combina con la práctica de ejercicio, a ser posible diariamente.

Errores comunes al hacer dieta

Errores comunes a la hora de hacer dieta, ¿cuáles son?

Por todo ello, especialmente si en estos momentos estás siguiendo una dieta de adelgazamiento, es muy interesante descubrir un poco más acerca de cuáles son los principales errores:

Seguir una dieta desequilibrada y poco adecuada

Algunos de los principales expertos en nutrición y dietética inciden en la importancia que tiene adecuar la dieta según las necesidades de energía de cada persona.

Esto es así, porque no es lo mismo una dieta que necesita perder peso pero que está sentado/a la mayor parte del día, que aquella que tiene un empleo que requiere actividad, movimiento físico.

Además, es imprescindible que la dieta haya sido elaborada individual y personalmente por un dietista, que atenderá a distintas cuestiones personales, como peso, estatura, complexión física, actividad que realizamos cada día… Es decir, no vale seguir cualquier dieta que encontramos por Internet, o que nos da en un papel un amigo/a. Debe haber sido personalizada.

Eliminar alimentos que en realidad son saludables

Existen muchas personas que eliminan alimentos de la dieta pensando que éstos engordan más, y sin embargo es una decisión poco acertada, ya que en realidad no hay nada prohibido, salvo claro está alimentos poco saludables como la bollería industrial, comida basura o rápida y muy frita o grasa. Es decir, la solución está principalmente en aquellas preparaciones mucho más ligeras, sanas y saludables.

Por ejemplo, se suele eliminar el consumo de determinadas frutas (como el plátano o el aguacate) porque se piensa que son muy calóricas. Sin embargo, sus beneficios nutritivos compensa sobremanera su supuesto elevado aporte energético. Es más, mientras que el aguacate es muy rico en grasas saludables, el plátano aporta energía y magnesio.

No saber combinar los alimentos

También es sumamente importante combinar bien los alimentos, ya que en muchas ocasiones consumimos hidratos de carbono y nos olvidamos de las proteínas o de los lípidos, o al revés.

Por qué fallan las dietas

Entonces, ¿por qué fallan las dietas más populares?

A continuación nos hacemos eco de algunas de las dietas más populares y de los puntos en los que fallan:

  • Dietas milagro. Se basan en absurdas propuestas e ideas pseudocientíficas como que, por ejemplo, qué alimento tomar según nuestro horóspoco o, incluso, nuestro grupo sanguíneo, o incluso “prometen” una rápida reducción de peso a pesar de que ésto, de una forma saludable y sana, es casi imposible. El resultado viene derivado justo después de finalizar la dieta, dado que siempre se recupera el peso perdido y, además, se pone en grave riesgo la salud de aquellas personas que la han seguido.
  • Dietas disociadas. Se fundamentan principalmente en que no se deben combinar hidratos de carbono con proteínas en las mismas comidas, y como contrapartida, no limitan la cantidad de grasa que se puede tomar. El resultado viene a ser un aumento del colesterol, desajustes nutricionales, un aumento de peso producido por el alto consumo de comidas ricas en grasa, y graves problemas de salud.
  • Dietas restrictivas. Sin ninguna duda, éste tipo de dietas son las peores, ya que propugnan limitad las cantidades. Esto es, a menos comida, supuestamente, más delgadez, y es imprescindible contar las calorías que comemos diariamente. El resultado final es muy peligroso, dado que el cuerpo pasa por ayunos de varias horas constantemente, que luego se traducen en ataques de hambre, lo que favorece el abandono de la dieta y el aumento de peso (efecto yoyó). Lo más peligroso, además de lo comentado, es la eliminación de ciertos grupos de alimentos, que pueden llegar a provocar problemas de salud.

Consejos para que tu dieta no falle

6 consejos útiles para que tu dieta no falle

Además de tratar de seguir la dieta de adelgazamiento que nos haya indicado nuestro dietista, también debemos prestar atención a esos otros errores que pueden influir de manera negativa en que la mantengamos de manera correcta. Toma nota:

  1. Evita pesarte todos los días: Aunque se trata de algo tremendamente tentador, y que puedes realizar de hecho en pocos segundos, es un completísimo error. ¿Sabes por qué? Fundamentalmente porque si nos subimos cada día sobre la báscula terminaremos por no ver la evolución, de forma que tenderemos a dejar la dieta al pensar que no está sirviendo para nada. ¿Lo mejor? Tratar de pesarte cada 15 días.
  2. No sigas cualquier dieta: Una dieta de adelgazamiento, para que sea efectiva, debe ser elaborada y prescrita por un nutricionista o dietista, el cual la ha llevado a cabo personal e individualmente en función de nuestra situación actual.
  3. Aléjate de las dietas milagro: Olvídate de esas dietas que te aseguran vas a perder mucho peso en poquísimo tiempo. Además de ser imposible, es bastante probable que éstas no estén bien equilibradas, pudiendo sufrir déficits de proteínas, hidratos de carbono, grasas o proteínas.
  4. No te saltes ninguna comida: Es un error muy habitual pensar que por saltarnos una comida tenderemos a bajar de peso más rápido. Al contrario, si nos saltamos alguna comida (en especial el desayuno o cena), solo conseguiremos que nuestro metabolismo se ralentice, de manera que nos costará bajar de peso mucho más.
  5. No renuncies a grasas o hidratos de carbono: Se tiene la creencia completamente errónea de que las grasas son malas, y que no comer hidratos de carbono ayuda a adelgazar. Al contrario, mientras que las grasas son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo (si optamos sobre todo por grasas saludables). Además, los carbohidratos son imprescindibles para nuestro  organismo.
  6. Practica ejercicio físico regular: El ejercicio físico es fundamental, sobre todo alejarnos del sedentarismo y tratar de mantener un estilo de vida lo más activo posible. Basta con caminar, hacer bici, correr o nadar al menos 30 minutos cada día.

Como vemos, aunque es muy común y normal cometer errores al hacer dieta, saber cuáles son e identificarlos nos ayudará de forma muy positiva a la hora de evitarlos. Y recuerda algo fundamental: la pérdida de peso debe hacerse de forma progresiva y gradual en el tiempo. Es importantísimo ser pacientes y mantener la constancia.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Nutricionista. Le aconsejamos consultar a su Nutricionista de confianza.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos, ha colaborado con medios especializados como ‘Viviendo Sanos’ o ‘Innatia’.

Suscríbete