Epistaxis o sangrado por la nariz: causas, síntomas y tratamiento

La epistaxis se trata básicamente de cualquier hemorragia o sangrado por la nariz. ¿Cuáles son sus causas, cómo se diagnostica y se trata?. Se trata de una afección muy común, que afecta especialmente a niños y mujeres.

Aunque su nombre médico puede probablemente no sonarnos tanto, lo cierto es que la epistaxis consiste básicamente en el sangrado por la nariz o fosas nasales, una afección tremendamente común que casi con total probabilidad, todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida.

Se trata de un sangrado que normalmente proviene de un vaso sanguíneo, ya que la nariz recibe un aporte sanguíneo abundante. De hecho, son muchas las personas que al menos una vez en la vida llegan a pasar por un episodio de epistaxis.

¿En qué consiste la epistaxis y cuáles son sus causas?

Básicamente consiste en la hemorragia nasal; es decir, se trata de toda hemorragia con origen en las fosas nasales. Dicho de otra forma, se produce cuando la sangre sale por la nariz.

Las causas por la que se produce el sangrado nasal pueden ser varias aunque en ocasiones se produce sin que se sepa el desencadenante o la causa que lo produce.

Entre las causas que pudieran producir el sangrado de la nariz destacamos:

  • Traumatismos por golpes, tener algún piercings, hacerse daño hurgándose la nariz.
  • Sequedad en las mucosas de la nariz.
  • Irritaciones como consecuencia de resfriados, alergias, sinusitis o rinitis.
  • Excesiva humedad ambiental.
  • Tener desviación en el tabique nasal.
  • Humo del tabaco.
  • Haber sufrido una cirugía nasal reciente.
  • La presencia de algún pólipo nasal.
  • Padecer de hipertensión.
  • Problemas de coagulación sanguínea.
  • Ser diabético.

Otras causas por las que la nariz pudiera sangrar podría ser la existencia de algunas enfermedades como leucemia, la presencia de algún tumor en las fosas nasales, la ingesta de medicamentos, antiagregantes o  anticoagulantes como el sintrom o la aspirina.

Estas hemorragias nasales son frecuentes durante la infancia y la adolescencia y se producen con más frecuencia en hombres que en mujeres.

La hemorragia nasal más frecuente es la que se califica como sangrado anterior y se produce hacia el exterior de la nariz, el sangrado es hacia afuera, mientras que el sangrado posterior es el que se produce hacia el interior hacia la garganta y la faringe.

Las epistaxis anteriores son más frecuentes y más fáciles de controlar. En cambio las epistaxis posteriores son más difíciles de controlar y el sangrado es más abundante.

No obstante, en la mayoría de las ocasiones debemos estar tranquilos/as, ya que las epistaxis en gran parte son benignas y remiten solas.

¿Qué hacer cuando se produce un sangrado nasal?

En caso de que padecieras de un episodio de epistaxis de los considerados leves, seguir estos consejos o instrucciones puede ser de gran ayuda para intentar parar el sangrado.

Para detener el sangrado por la nariz debemos sentarnos, inclinarnos ligeramente hacia adelante, taparemos las fosas nasales con los dedos como si fuera una pinza y respiramos por la boca, nos mantenemos así con la nariz tapada unos 8 o 10 minutos.

Si en estos minutos el sangrado no se detiene, podemos colocar un poco de algodón para taponar la fosa nasal que sangra, esperamos unos 15 minutos más. Pero si pasado este tiempo el sangrado no se detiene debemos acudir al médico de urgencias.

También debemos acudir al médico sin demora cuando los sangrados ocurren con frecuencia y no sabemos la causa.

¿Cómo se diagnostica y trata la causa que ha originado la epistaxis?

El otorrino nos hará la revisión o exploración de las fosas nasales para buscar el punto donde sangra para esta exploración el médico suele ayudarse de un rinoscopio.

Este instrumento tiene forma de tubo y viene provisto de una lente y luz. En ocasiones el médico recurre a la cauterización con nitrato de plata aplicado en la zona que sangra.

También podrá realizar diferentes tipos de taponamiento nasal según los casos o causas de la epistaxis, después de cualquiera de los tratamientos que nos haya realizado el médico seguiremos sus consejos para que la recuperación sea óptima.

Epistaxis o sangrado por la nariz: causas, síntomas y tratamiento
Valoración