Publicidad
Embarazo

Embarazo, veganismo y dieta vegetariana: todo lo que debes saber

¿Es seguro ser vegana o vegetariana y el embarazo? ¿Existe algún riesgo? Lo cierto es que una dieta vegetariana o vegana puede ser igual de segura, siempre que se cubran las necesidades de ácido fólico o hierro.

Como bien sabréis, una dieta vegana se basa sobre todo en la eliminación total de cualquier alimento de originen animal como puede ser la carne, el pescado, huevos, lácteos y la miel. Cada vez son más las personas en el mundo que se acogen a este “estilo de vida” tan saludable que permite llevar una dieta sana y saludable en todo tipo de nutrientes.

De hecho, este tipo de alimentación está ganando cada vez más adeptos, que cada vez son más las mujeres embarazadas que deciden adoptarlo durante el periodo de gestación. ¿Pero es realmente saludable? ¿Supone un riesgo para un correcto desarrollo del bebé? En términos generales podemos decir que no. Y por tanto, una dieta vegana aporta prácticamente todos los nutrientes necesarios durante los nueve meses que dura el embarazo.

Publicidad

Sin embargo, sí que hay que tener en cuenta una serie de premisas con el objetivo de que no se produzcan contratiempos innecesarios durante el embarazo.

Vegetarianismo y embarazo

Para ello, habrá que ponerse en contacto con un nutricionista de confianza para que lleve un estudio exhaustivo de nuestra dieta. A partir de ahí, tendremos en cuenta lo siguiente:

El hierro es esencial en una dieta vegana durante el embarazo

Todas las vitaminas  y minerales presentes en las frutas y vegetales de una dieta vegana poseen innumerables beneficios que hay que tener muy en cuenta durante el periodo de gestación. Sin embargo, con esta alimentación puede haber un déficit considerable de hierro, un elemento esencial a la hora del desarrollo del feto.

En este sentido, se antoja muy importe doblar la ingesta de hierro para así aumentar el volumen de sangre que se bombea a través de todo el cuerpo hasta el propio bebé. De esta manera, nos aseguraremos que el feto crece de forma saludable y con un peso acorde a su tamaño.

¿Y qué alimentos de origen vegetal son ricos en hierro? Seguro que muchos de vosotros os preguntaréis. Pues las lentejas, espinacas, pistachos o el mijo son algunos de los alimentos que tienen un alto contenido en este nutriente.

Como dato a tener en cuenta, debido a que el hierro de estos vegetales no se absorbe tan fácilmente como el proveniente de la carne o el pescado, habrá que remojar y cocinar muy bien estos alimentos antes de ingerirlos y al mismo tiempo mezclarlos con una buena dosis de vitamina C.

El ácido fólico y la vitamina B12, muy importantes para el desarrollo del bebé

El ácido fólico es otro de esos nutrientes que hay que tener muy en cuenta durante el embarazo ya que fomenta un correcto desarrollo neural desde la columna vertebral hasta el cerebro, sobre todo durante el primes mes de gestación.

Para ello, se recomienda ingerir suplementos nutricionales de forma diaria. Aunque antes que nada, habrá que ponerse en contacto con un especialista para que nos explique cuál es el mejor proceso a seguir.

El tofu y su contenido en acido folico

Por su parte, la vitamina B12 es también uno de esos componentes esenciales para el embarazo y que podéis encontrar en el tofu o la leche de soya, dos alimentos que se pueden comprar en supermercados especializados y que se deben tener muy en cuenta durante el embarazo.

Una vez sabido esto, ya podréis llevar a cabo una dieta vegana sin que vuestro futuro hijo/a corra riesgo de ningún tipo. De hecho, un estudio desarrollado en el 2010, llegó a la conclusión que aquellas dietas ricas en frutas y vegetales reducen de forma considerable a que el feto sufra de sobrepeso o lo que se conoce como diabetes gestacional.

Publicidad