El dolor lumbar: síntomas, causas y tratamiento de la lumbalgia o lumbago

La lumbalgia o lumbago hace referencia al dolor lumbar, un molesto e incómodo dolor que se sitúa en la espalda baja y cuyos síntomas más claros son dolor e inflamación. Descubre sus causas y el tratamiento médico más adecuado.

No hay nada más doloroso que las lumbares propiamente dichas duelan. Y es que ¿quién no ha sufrido alguna vez en su vida el molesto dolor lumbar?. Lo cierto es que las personas más jóvenes (sobre todo entre los 30 a los 60 años) son las más propensas a experimentar dolores de espaldas especialmente como consecuencia de una distensión muscular lumbar.

Aunque en realidad son varios los síntomas que acompañan a la lumbalgia o dolor lumbar, en cierto sentido se convierte en una molestia que puede llegar a ser incapacitante, al causar dificultad para movernos normalmente o incluso para simplemente ponernos de pie. De hecho, tradicionalmente se suele relacionar al dolor de lumbago con el dolor de riñones, y suele ser incluso bastante habitual que ambas molestias sean consideradas como las mismas, en realidad en muchas ocasiones poco o nada tienen que ver.

lumbago

¿Qué es la lumbalgia o lumbago?

Como de buen seguro sabrás, la lumbalgia o lumbago es un término médico utilizado para el dolor que se sitúa en la espalda baja, más concretamente en la zona lumbar. Sus causas muy variadas, aunque las más comunes y habituales tienen relación con las malas posturas al sentarnos y el sobre esfuerzo físico.

El motivo es bastante claro: las molestias o el dolor se sienten en la región lumbar, zona donde también están situados los riñones, de manera que cualquier dolor presente en la zona tendemos a relacionarnos, cuando a lo mejor el dolor está causado por una lesión o contractura muscular, y no por alguna infección o inflamación renal.

Es decir, se refiere a un dolor situado en la región lumbar, que puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas dependiendo del grado de lesión o contractura que se padezca.

Generalmente la lumbalgia o lumbago afecta sobre todo a personas jóvenes, más propensas a sufrir dolores de espalda como consecuencia de una distensión muscular lumbar.

¿Y en qué consiste la lumbalgia aguda?

La lumbalgia aguda es precisamente aquella lumbalgia que tiene una duración corta. Por lo general, se trata de una lumbalgia -o dolor lumbar- que dura solo  unos pocos días o unas semanas, convirtiéndose de hecho en una de las más comunes.

Como conoceremos en el apartado destinado a cuáles son las principales causas de la lumbalgia, ésta tiende a ocurrir habitualmente como consecuencia de la distensión de un músculo o ligamento de la espalda.

Síntomas de la lumbalgia o lumbago

El síntoma más común cuando existe lumbago o lumbalgia es sentir dolor fuerte o sordo que se sitúa en la pare inferior de la espalda, especialmente cuando llevamos a cabo alguna actividad física, cuando levantamos algo pesado o simplemente cuando realizamos algún movimiento repentino.

No obstante, también podemos mencionar otros síntomas igualmente relacionados con el dolor lumbar:

  • Dolor que se irradia a la ingle, las nalgas o la parte superior del muslo (rara vez llega debajo de la rodilla). También puede no irradiarse por la pierna.
  • Dificultad para moverse con normalidad, pudiendo incluso impedir caminar o ponernos de pie.
  • El dolor suele ser sordo.
  • Espasmos musculares (que pueden llegar a ser graves).
  • Área localizada la cual es dolorosa cuando se toca.

El dolor puede variar desde una molestia leve a un dolor fuerte e incapacitante, ya que depende en gran medida del grado de distensión y de los espasmos musculares provocados por la lesión.

lumbalgia

¿Cuáles son sus causas?

El lumbago agudo es causado en la mayoría de las ocasiones por una lesión repentina tanto en los músculos como en los distintos ligamentos que sostienen la espalda. Mientras que, el dolor, puede ser a su vez ocasionado por espasmos musculares, por distensión o por el desgarro de los músculos y ligamentos.

Las causas más comunes, por tanto, tienen que ver con la distensión de un ligamento o d un músculo de la espalda, cuya molestia y dolor se siente sobre todo después de haber levantado algo pesado o tras haber realizado un movimiento brusco.

Sus causas son en realidad muy variadas, y podemos resumirlas en el siguiente apartado:

  • Espasmos musculares (músculos tensos, que permanecen contraídos).
  • Desgarros o distensión de músculos o de los ligamentos que sostienen la espalda.
  • Hernia de disco.
  • Disco roto.
  • Ciática.
  • Escoliosis o cifosis (curvaturas de la columna vertebral).
  • Fractura de la médula espinal.
  • Osteoporosis (que causa fracturas por compresión de la columna).
  • Cáncer que compromete la médula espinal.
  • Infección del riñón.
  • Presencia de cálculos renales.
  • Enfermedades que afectan a los órganos reproductores femeninos.
  • Problemas relacionados con el embarazo.

¿Y cuáles son las causas más comunes? Sin duda alguna, entre las más habituales -propias del día a día- podemos mencionar: levantar algo pesado, realizar un movimiento brusco, torcerse…

¿Qué tratamiento seguir para aliviar la lumbalgia?

Como manifiestan muchos especialistas, para mejorar rápidamente y aliviar la lumbalgia es necesario adoptar las medidas básicas recomendadas desde el primer instante en que se sienta dolor lumbar.

Por ejemplo, es aconsejable seguir las siguientes medidas:

  • Nada de actividad física: durante los primeros dos días es recomendable suspender la actividad física normal, lo que te ayudará a aliviar sus síntomas más dolorosos y a reducir la inflamación existente en la zona. Eso sí, no se recomienda el reposo en cama ni detener la actividad durante mucho tiempo.
  • Aplícate hielo y calor: es recomendable utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas,  y luego utilizar calor, por ejemplo con una manta eléctrica o una toalla caliente.

Si acudes a tu médico es posible que te prescriba analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol para aliviar el dolor. 

Determinados analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor. No obstante, recuerda que no es recomendado sobremedicarte, es mejor ver primero al médico y que éste te prescriba los más adecuados.

Por otra parte, a diferencia de lo que erróneamente se piensa, no es recomendable mantener reposo en cama siempre y cuando no se trate de una causa seria de dolor de espalda. Lo más aconsejable, por tanto, es permanecer activos, reduciendo sólo la actividad durante los primeros dos días.

Imágenes | iStock

El dolor lumbar: síntomas, causas y tratamiento de la lumbalgia o lumbago
Puntuación: 2.8 (55%) 4 votos