El cabello o pelo encrespado es un problema de belleza muy común, que afecta de forma directa a la salud del cabello. Existen muchas causas que pueden influir en su aparición, por lo que evitarlas ayudará en su prevención.

El cabello de una mujer es como una suerte de templo. Bien sea largo o corto, liso o rizado, este es uno de los rasgos físicos que más saltan a la vista, y de allí la necesidad de siempre mantenerlo presentable y saludable.

¿Pero qué pasa cuando se torna rebelde y se encrespa? Resulta una verdadera pesadilla cuando los agentes externos conspiran en nuestra contra y hacen que nuestra cabellera luzca maltratada.

Causas del pelo encrespado

Y aunque muchas creen que el cabello se daña solo por la humedad, el sol y la contaminación, usar productos químicos no adecuados también tiene peso sobre la salud del pelo. Todos estos elementos pueden influir en la aparición del cabello encrespado, un problema muy común que afecta a una gran cantidad de mujeres.

Principales causas por las que se encrespa el cabello

El champú

Estudios científicos de hecho sugieren que si utilizas un champú que no esté indicado para tu tipo de cabello, este tendrá una reacción negativa y por ende quedará opaco, reseco, y con las puntas abiertas.

Hay que recordar que existen necesidades específicas para cada tipo de cabello. Bien sea que lo tengas teñido, que sea graso, o que de por sí presente una tendencia a lo reseco. Debes buscar el producto idóneo en cada caso.

Ahora bien, un factor que coincide en todos los estudios es que la falta de humedad natural en el cabello es un factor que se presta para que luzca “explosivo” cuando nos esforzamos para mantenerlo perfecto.

Entonces, cuando las hebras del pelo buscan esa agua que tanto necesitan, se expanden y producen ese efecto tan desagradable que nos da tantos dolores de cabeza. Por lo que hidratarlo es la clave.

Si no estás acostumbrada a usar baños de crema o ampollas, seguramente notarás que tu cabello se encrespa con facilidad. Así que es indispensable que empieces a tener prácticas más saludables hacia tu cabello.

El peine

Tu peine también puede ser un enemigo de tu cabello ¿No nos crees? Pues si tienen cerdas de metal, quizá convenga que no lo utilices más porque ayudan a que el pelo se encrespe muchísimo más.

Este material hace que el cabello se quiebre y lo arrancan desde la raíz. Opta por peines que tengan cerdas de materiales como el plástico o la madera porque no menos invasivos para tu cuero cabelludo.

El sol

El llamado astro rey es uno de los agentes más dañinos del cabello. Cuando lo exponemos mucho a sus rayos, este inevitablemente se encrespará de una manera que nos hará odiar todo en ese momento.

Los sombreros y las cremas hidratantes de uso diario, sobre todo si vamos a la playa, son indispensables para ganarle una al sol. Recuerda que hay que mantenerlo cuidado y protegido.

La plancha y el secador

En ocasiones especiales, siempre apelamos por la plancha y el secador para hacer que nuestro cabello luzca impecable. Pero en el fondo, le estamos haciendo un daño terrible que quizá sea irreparable.

Es conveniente que ajustemos la temperatura de estos aparatos para que recibas la cantidad de calor justa o no de más. Hay mujeres que no saben utilizar estos artefactos y ponen en riesgo la salud de su pelo.

El agua caliente

Una buena ducha con agua caliente es relajante para el cuerpo pero “mortal” para el cabello. El calor en general es dañino para la salud de tu pelo, así que evítalo, esto porque abre la cutícula del cabello.

Cuando te duches, procura utilizar agua tibia o fría para lavar o enjuagar tu cabello. Es lo más saludable, y además, estarás ahorrando energía porque no tendrás que utilizar el calentador.

No te pierdas: Consejos para evitar el pelo encrespado

El alcohol

Algunos productos moldeadores del cabello contienen alcohol, un agente que aniquila la hidratación del pelo en cuestión de segundos. También hace que se descomponga la fibra del pelo y la encrespa enseguida.

¿Qué podemos hacer para evitar este problema? 

  • Hidrátalo con champús: Utiliza uno que se adapte a tu tipo de cabello y combínalo con acondicionadores y mascarillas que refuercen el efecto.
  • Aplícate aceites caseros: Los aceites de coco, argán o almendras son súper recomendables para hidratar el cabello. Aplícalos durante unos minutos justo antes de lavarte el pelo desde la mitad del cabello hacia las puntas.
  • Cuida lo que uses: Si vas a comprar productos para el cabello, lee las etiquetas y asegúrate que no tenga alcohol. Si tu champú tiene glicerina, es el perfecto para que te hidrate.

Temas:

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest