Publicidad
Curiosidades

El acebo de Navidad: origen, tradición y curiosidades

El acebo es un bonito arbusto de frutos rojos que se ha convertido en un símbolo de la Navidad, ya que suele regalarse durante estas fiestas. Descubre la tradición.

El acebo es un arbusto de hojas perennes y espinosas, y fruto rojo que suele venderse y regalarse en Navidad. Al igual que el muérdago es típico de las fiestas navideñas, tanto para decorar como para regalar a quienes queramos desear buenos augurios. También se deja encima de las puertas de las casas para proteger el hogar.

El origen de su nombre procede del latín, y está formado por acer, acre y acerbus, que significa acre, atendiendo a su sabor, y recio cuando nos referimos a la forma de sus hojas. En Europa encontramos el acebo común, y en España, lo podemos ver en las comunidades de Aragón y Cataluña de forma natural y en la Comunidad Valenciana.

El acebo de Navidad

Es de destacar que alcanzar los 10 metros de altura pero tiene un crecimiento muy lento. El tamaño de las hojas pueden ser ovaladas o bien estrechas. Los frutos, como hemos mencionado, son rojos. Hay que centrar la atención en estos frutos, pues no se comen, llegando a ser tóxicos.

Origen del acebo de Navidad

La tradición de decorar con acebo la casa y verlo como un símbolo de buen augurio data de los romanos. Pues realizaban fiestas en honor del dios de la agricultura, y se regala acebo para atraer la suerte.  

De ahí también debemos destacar los celtas, que consideraban el acebo como un árbol mágico. Realizaban coronas a base de ramas de acebo que también servían para protegerse de los malos espíritus malignos. Durante el cristianismo estas creencias se expandieron y se trasladaron a fiestas mucho más religiosas. Pues los frutos rojos se identificaban con la sangre de Cristo, mientras que las hojas puntiagudas eran la corona de espinas.

A partir de ese momento, la planta se ha identificado con diversos ciclos litúrgicos, siendo en Navidad un periodo de fiesta y de renovación general. Por esto es común que sirva de decoración de las casas.

El acebo de Navidad

Algunas curiosidades

En Estados Unidos y Latinoamérica, y también en otros países europeos, es tradicional que si dos personas coinciden debajo del muérdago, y en este caso, con el acebo, deben besarse para atraer la buena suerte, basada en la fertilidad y prosperidad.

En determinados países, el acebo está visto como un arbusto sagrado y se dice que espanta a los malos espíritus. De ahí que se plante también en los cementerios mientras que en otros países era tradicional usar las ramas del acebo para limpiar la chimenea.  Con ello se alejaba también a los malos espíritus y se protegía la casa.

Otros usos de la planta del acebo

El acebo ha tenido otros usos, más allá de las creencias religiosas y de su decoración navideña. El fruto se utilizaba como purgante; la raíz y corteza actuaba como emoliente, y las tribus indias de América también lo solían utilizar para curar enfermedades. Y las hojas del acebo son diuréticas. La madera del acebo es fuerte y suele utilizarse para hacer marcos.

Acebo

Tipos de acebo

  • Acebo común: arbusto o árbol pequeño, perenne, de crecimiento lento, que llega a superar los 10 m. de altura. Los ejemplares silvestres están protegidos por la ley tanto en su arranque como en la corta de ramas.
  • Acebo canario: lo encontramos en Madeira y Canarias y puede llegar a medir 15 m. Sus hojas carecen normalmente de espinas. 
  • Acebo cornudo: suele ser redondeado y llega a los tres metros de altura.
  • Ilex crenata: de origen oriental, tiene forma compacta.
  • Ilex x altaclarensis: híbrido, muy vigoroso con muchos fruto rojos.
  • Ilex dipyrena: árbol de porte erguido con 12 m de altura. Las hojas pierden sus espinas con el tiempo.

Cultivo y reproducción

El acebo es una planta de exterior que puede adaptarse a diversos tipos de suelo. Suele desarrollarse mejor en los climas fríos y húmedos, en zonas de semisombra. Las acebedas naturales han sido muy reducidas por la acción del ser humano, debido a lo cual el acebo es una especie protegida. Lo encontramos en bosques de hayas, pinos o robles. Se recomienda que, cuando se compre un acebo, provenga de cultivos.

Publicidad
Publicidad