Publicidad
Embarazo

Diabetes gestacional: causas, síntomas y consecuencias de la diabetes en el embarazo

La diabetes en el embarazo puede convertirse en una enfermedad con consecuencias serias para el bebé y la mamá. ¿Cuáles son sus causas y qué síntomas puede producir?.

Diabetes en el embarazo

Se trata de un cuadro clínico bautizado con la denominación médica de diabetes gestacional, y de cada 100 embarazadas, entre 3 y 5 mujeres tienden a desarrollar esta patología. Como su propio nombre indica, consiste en un tipo de diabetes particular que surge durante la gestación (embarazo), en el que el cuerpo de la futura mamá no es capaz de producir cantidades adecuadas de insulina para poder hacer frente a la mayor cantidad de azúcar en sangre que existe durante este período.

Publicidad

Independientemente de la edad y de la existencia o no de factores de riesgos, es sumamente importante hallar esta enfermedad en la mujer embarazada, puesto que la mortalidad perinatal se ve incrementada, aunque resulta controlable de forma total a partir del seguimiento de un tratamiento adecuado, especialmente cuando es diagnosticada precozmente.

En este sentido, la glucosa es el nutriente que más abundantemente atraviesa la placenta. El bebé tiende a sintetizar su propia insulina, pero si la madre embarazada tiene aumentados los niveles de glucosa en la sangre, le pasará ese exceso a su bebé, por lo que éste recibirá más energía de la que necesita, y aumentará de peso.

Causas de la diabetes gestacional

Durante el embarazo la placenta produce el lactógeno placentario humano, una hormona capaz de actuar contra la insulina. Lo que puede derivar en la aparición de la típica diabetes gestacional.

Como comentábamos al comienzo, durante el embarazo se requiere una mayor cantidad de azúcar en sangre, fundamentalmente porque el feto, especialmente en el tercer trimestre, tiende a crecer a una mayor velocidad, utilizando para ello las distintas reservas de la futura mamá. Entre esas reservas requeridas y tan importantes nos encontramos con la glucosa.

Como forma de compensar y facilitar ese aporte al bebé (no debemos olvidarnos que el feto consumirá alrededor de un 50% de la glucosa de la madre), es posible que los tejidos de la madre expresen cierta resistencia a la insulina, lo que influirá de manera directa y determinante en el desarrollo de la diabetes gestacional.

Aunque es cierto que cualquier mujer puede sufrir este trastorno, la realidad es que existen ciertos factores de riesgo que pueden predisponer a que una determinada mamá pueda tener un riesgo mayor, ya sea antes o durante el embarazo. Los más comunes y habituales son los siguientes:

  • Mujeres con antecedentes familiares de diabetes gestacional (o de diabetes).
  • Mujeres mayores de 30 años.
  • Presencia de sobrepeso u obesidad antes del embarazo.
  • Presencia de hipertensión arterial.
  • Existencia de un exceso de líquido amniótico.
  • Antecedentes de abortos espontáneos.

Causas de la diabetes gestacional

¿Qué síntomas produce la diabetes gestacional?

Como ocurre con la diabetes tipo 2, es muy habitual que esta enfermedad gestacional pase desapercibida y no sea diagnosticada hasta que la mamá se realice un análisis de sangre de rutina, o se realice la conocida como Prueba del azúcar en el embarazo (o Test de O’Sullivan), que consiste en una prueba diagnóstica para diagnosticar -o no- la posible existencia de una diabetes gestacional.

No obstante, cuando surgen los síntomas, los signos o señales comúnmente asociados a esta enfermedad son:

  • Sensación de fatiga y cansancio.
  • Visión borrosa.
  • Sensación de sed constante, unida a un mayor consumo de agua.
  • Incremento en la micción (poliuria).
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas y vómitos.
  • Candidiasis vaginal.
  • Infecciones urinarias.

Consecuencias  de la diabetes en el embarazo para el bebé y la madre

Dentro de esta enfermedad nos encontramos con diferentes consecuencias para el bebé:

  • Hipoglucemia neonatal: A la hora de nacer, se interrumpe el paso de la glucosa desde la madre al bebé, por lo que los bajos niveles de glucemia pueden llegar a ocasionarle perturbaciones serias.
  • Insuficiencia respiratoria: En casos relativamente graves, el feto puede presentar una insuficiencia respiratoria llamada Síndrome de Distrés Respiratorio, que puede ser mortal si no es tratada debidamente.
  • Traumatismos en el bebé: Debido al tamaño excesivo del bebé en el momento de producirse el parto, el feto puede sufrir traumatismos.
  • Aumento de peso en el momento del nacimiento (macrosomía): Dado que el bebé se encuentra con mayor cantidad de glucosa que la habitual, recibe más energía de la necesaria, por lo que puede aumentar de peso.

También es posible que se produzcan algunas consecuencias en el desarrollo normal del embarazo, pudiendo producir:

  • Malformaciones congénitas: La existencia de una diabetes gestacional puede incidir en el desarrollo de malformaciones congénitas, que son defectos en el funcionamiento de los órganos, del sistema del mismo o de la propia anatomía del cuerpo del bebé.
  • Retraso en el crecimiento fetal.
  • Parto prematuro: Es decir, como consecuencia de esos niveles elevados de azúcar en la sangre, y su falta de control, el parto puede adelantarse.
Publicidad