Desayunar con energía: consejos para un desayuno energético

¿Cómo debe ser un desayuno energético para que nos aporte la energía que necesitamos, y que además sea saludable? Descubre qué alimentos no pueden faltar, y cuáles son los más nutritivos.

¿Cuántas veces os ha dicho vuestra madre desde que eráis pequeños que hay que “desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo? Y es que aunque muchos penséis lo contrario, este dicho popular tiene toda la razón del mundo.

Y es que se antoja muy importante que al levantarnos tomemos un buen desayuno que nos ayude a recargar bien las pilas para lo que resta de día mientras al mismo tiempo levantamos todo nuestro ánimo. De esta forma, podremos llevar a cabo toda nuestra actividad laboral con  una gran dosis de energía y optimismo.

Como tomar un desayuno energetico

De hecho, se ha llegado a la conclusión que el desayuno debe contener al menos el 20-25% de todas las calorías que se van a ingerir durante todo el día. Sobre todo, si tenemos en cuenta que no se ha ingerido nada en las pasadas 10-12 horas.

¿Qué alimentos se deben tomar para un desayuno energético?

¿Os ha quedado ya clara la importancia que tiene ingerir un buen desayuno a lo largo de la primera hora de la mañana? Pues ahora vamos a detallar con sumo detalle qué alimentos debemos consumir a la hora de desayunar.

Una buena ración de carbohidratos

A la hora de conseguir una buena ración de energía, los carbohidratos van a jugar un papel de lo más esencial en este sentido. Para ello, se recomienda tomar una rodaja de pan integral y/o un bol de cereales de avena que no tengan un alto contenido en azúcar.

De esta forma, conseguiremos recargar bien las pilas sin necesidad de descuidar nuestra línea o coger unos kilos de más.

Frutas

La verdad que las frutas resultan una fuente inagotable de vitaminas y minerales que van a resultar esenciales para fortalecer nuestro organismo.

Por esta razón, se aconseja tomar por ejemplo una buena ración de por ejemplo naranjas o kiwis para así mejorar nuestras defensas y estar menos expuestos a gripes o resfriados. Por su parte, las manzanas y plátanos aportan una dosis extra de potasio que nos aportará un chute de energía extra para así poder concentrarnos mejor.

Desayuno saludable

Lácteos bajos en grasa

Son muchas las personas que se decantan por lácteos provenientes en los yogures o leche de vaca a la hora de desayunar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos alimentos contienen un índice calórico bastante alto que solo van a conseguir que ganemos unos kilos de más. No obstante, el yogur destaca por ser un alimento nutritivo lleno de beneficios, ideal -por ejemplo- para empezar la mañana.

También puedes optar por la leche de cabra, una bebida que tiene más grasa que la leche de vaca, pero una menor cantidad de lactosa.

Aunque también existen alimentos que pueden sustituirlos como la leche de soja que además tiene un alto contenido en proteínas y tiene propiedades antioxidantes.

Frutos secos

Los frutos secos son también una opción a tener muy en cuenta para conseguir una buena dosis de glucosa, grasas insaturadas y fibra. Es posible encontrar todos estos elementos en por ejemplo las avellanas, almendras y nueces. Aunque se aconseja tampoco abusar de su consumo ya que tienen índice calórico bastante alto.

¿Lo mejor? Optar siempre por un puñado de frutos secos; por ejemplo, los que te pueden caber en una mano (alrededor de 25 gramos, aproximadamente).

Tampoco puede faltar en tu desayuno…

Cereales, mejor integrales

Los cereales para desayuno pueden ser ideales, pero si éstos son integrales, ya que los cereales de desayuno común (por ejemplo, los fabricados para los más pequeños), suelen contener un exceso de azúcares y bajo contenido en fibra.

Por tanto, es una buena idea optar por cereales para el desayuno, ya que es una buena forma de aportar a nuestro organismo hidratos de carbono complejos. Un ejemplo es la avena, que podemos disfrutar en forma de porridge.

Te interesa: Por qué los cereales de desayuno de tus hijos no son tan sanos como piensas

Farináceos

Una rebanada de pan acompañada con una cucharadita de mermelada y queso blanco sería única, al igual que acompañarla con un poco de mantequilla o embutido poco graso.

Las galletas pueden ser adecuadas si no se comen todos los días, al igual que la bollería.

Un vaso de agua tibia con limón

Muy pocas bebidas como el agua con limón va a ayudarnos tanto a la hora de levantarnos. ¿La razón? Pues porque esta mezcla va a depurar todas nuestras vías respiratorias mientras que al mismo tiempo elimina todas las toxinas que se almacenan en nuestro estómago. También saciará nuestra sed y os aportará fortalecerá todas nuestras defensas.

Consejos para desayunar con energia

Algunos consejos a la hora de desayunar

¿Ya habéis tomado nota de todos los alimentos que debéis tomar a la hora de disfrutar un desayuno de lo más enérgico? Pues a continuación, os relataremos una serie de consejos que no estaría de más que siguieseis de vez en cuando.

  • Daos el tiempo necesario para desayunar. De nada sirve tomar todos estos alimentos “deprisa y corriendo” antes de ir a trabajar ya que puede tener efectos negativos en vuestro estómago.
  • Podéis hacer un par de estiramientos. De todas vuestras extremidades inferiores y superiores justo al salir de la cama. De esta forma ganaréis en flexibilidad y podréis andar y hacer esfuerzos sin que vuestra salud se resienta.

Como vemos, disfrutar de un desayuno energético es muy sencillo, además de saludable y nutritivo. Es más, es muy fácil optar por alimentos naturales y sanos.

¡Delicioso!: Desayuno nutritivo de avena, miel y leche de almendras

Desayunar con energía: consejos para un desayuno energético
Puntuación: 5 (100%) 1 voto

Descubre más sobre Nutrición