Inicio Belleza Dermatitis atópica: cómo cuidar tus labios
Belleza

Dermatitis atópica: cómo cuidar tus labios

Conocida también médicamente bajo el nombre de eczema, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel, que se caracteriza principalmente por la aparición de piel seca con picazón. Es decir, la condición origina que la piel se seque excesivamente, de manera que la piel deshidratada causa a su vez un incómodo y molesto picor. 

Existen distintos tipos de dermatitis atópica, siendo el eczema de manos y la dermatitis de contacto dos de los más comunes. Pero no son los únicos. También puede surgir el denominado como eccema dishidrótico, que es una forma de eccema done se forman ampollas y que ocurre únicamente en los dedos, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Dermatitis atópica en los labios

Como te hemos mencionado, existen fundamentalmente tres síntomas característicos de la dermatitis atópica: la piel seca, la picazón y las erupciones rojas. De hecho, es tremendamente común que la picazón acabe convirtiéndose en una incómoda y molesta erupción roja, sobre todo durante un brote, debido a la inflamación resultante que provoca un aumento del flujo sanguíneo. Por otro lado, se sabe que existen una buena cantidad de factores físicos e internos distintos que pueden acabar desencadenando un brote de eccema.

Pero esto no lo es todo: la sensación de querer rascarse a consecuencia del picor, y el propio rascado en sí, origina que la picazón aumente y que el picor de la piel se incremente todavía más, por lo que acaba siendo enormemente difícil luchar contra los componentes tanto físicos como psicológicos que impulsan este ciclo. De hecho, como opinan los expertos, si bien es cierto que el rascado ayuda a disminuir el picor y a que nos sintamos bien ese instante, poco a poco puede acabar ocasionando más inflamación.

Es más común que surja sobre todo entre los bebés y niños pequeños. En los bebés, por ejemplo, es tremendamente habitual que la piel se vuelva seca, escamosa y que además pique. En ellos es también común que surja una erupción en el cuero cabelludo o en las mejillas. En los niños los síntomas también pasan a producir una erupción cutánea en los pliegues de los codos y en las rodillas, parches escamosos que se forman en los lugares donde se han producido las erupciones, la piel se torna gruesa y también extremadamente seca y escamosa.

De esta manera, los adultos que sufrieron de dermatitis atópica cuando eran bebés o niños pueden tener la piel descolorida, la cual suele irritarse con demasiada facilidad.

No obstante, ¿sabías que los labios también pueden verse afectados por la dermatitis atópica? En estos casos es también conocido con los nombres de dermatitis labial o queilitis eccematosa, y origina una serie de síntomas característicos, tales como sequedad, enrojecimiento y descamación de los labios. 

Descubre: Mejores cremas para pieles atópicas

¿Qué es la dermatitis labial o el eccema en los labios y por qué surge?

La dermatitis labial, como su propio nombre podría ayudar a indicar, consiste en un tipo de dermatitis atópica que surge sobre todo en la piel de los labios. Aunque es cierto que el eccema en sí (aquel que afecta al resto de la piel) también puede afectar a la piel situada alrededor de los labios, cuando estos se ven más afectados suele ser debido a un tipo específico de queilitis eccematosa.

Igualmente, existen distintos tipos de dermatitis atópica en los labios, entre los que se incluyen la queilitis de contacto irritante, la cual se produce como resultado de una irritación externa; la queilitis alérgica por contacto, que consiste en una reacción alérgica a algún determinado producto; y la queilitis angular, que se desarrolla principalmente como consecuencia de una infección fúngica, generalmente Candida, o bien por una infección bacteriana.

Los síntomas que habitualmente surgen cuando la dermatitis tópica tiende a afectar también a los labios suelen ser: erupción roja que ocurre tanto en los labios como alrededor de ellos, descamación y sequedad, picazón, dolor, inflamación y una sensación constante de ardor.

Existen una serie de factores que pueden desencadenar el eccema labial. Por tanto, cuando se tienen distintos brotes a lo largo del tiempo es de vital importancia tratar de identificarlos para reducir el riesgo al máximo. Destacan principalmente ciertos productos para los labios (como la existencia de algunos componentes químicos específicos de barras de labios), fragancias o determinados jabones, polen, estrés, cambios en los niveles hormonales y el clima (de hecho, la piel seca característica de los climas fríos y secos puede hacer que la dermatitis atópica empeore considerablemente).

Como opinan muchos dermatólogos, si bien es cierto que el eccema que surge tanto en la piel como en el cuero cabelludo es tremendamente común, cuando también ocurre -y se forma- en los labios, suele ser particularmente incómodo y molesto.

Y aunque existen algunos factores de riesgo que influyen en su aparición, existen dos causas comunes. En primer lugar, puede ser debido a que la piel se ha secado excesivamente. En segundo lugar, las células inmunitarias que causan inflamación podrían ser las culpables de la aparición del enrojecimiento y la irritación. Tampoco debemos olvidarnos que existen causas externas que pueden desencadenar la dermatitis atópica en la piel, como el aire acondicionado en el interior, el clima (el frío, por ejemplo) o el uso de productos para el cuidado de la piel que pueden acabar siendo muy irritantes.

También se sabe que algunas personas tienen cierta propensión al desarrollo de la dermatitis atópica, especialmente en individuos genéticamente predispuestos, lo que hace que la piel no sea tan capaz a la hora de retener el agua, y el sistema inmunológico tiende a producir una mayor cantidad de células inflamatorias.

No te pierdas: Remedios para la piel atópica

Cómo tratar la dermatitis atópica en los labios

Si hace tiempo que sufres de dermatitis atópica, es muy probable que ya sepas que el eccema se puede tratar, incluyendo evidentemente el eccema labial. No en vano, la clave del tratamiento está en intentar reducir al máximo los síntomas comúnmente más molestos, como es el caso de la sequedad y la picazón. 

Por este motivo, es aconsejable mantener los labios debidamente humectados y húmedos. Por ejemplo, con la ayuda de bálsamos labiales, humectantes y lociones, las cuales no solo hidratan y humectan la piel, sino que forman una película protectora hidratante, pudiendo ser útiles para controlar tanto la sequedad como la picazón.

Es aún más recomendable aplicarlos siempre cuando la piel de los labios está ligeramente humedecida, dado que esto ayudará positivamente a la hora de conseguir que los labios absorban mejor los productos que apliquemos sobre ellos. De ahí que el mejor momento sea inmediatamente después de la ducha, o cuando nos lavamos la cara (tanto por la mañana como por la noche).

No obstante, si la dermatitis atópica que afecta a los labios se caracteriza por ser severo, es aconsejable acudir al dermatólogo, ya que es posible que sea necesaria la administración de un medicamento antihistamínico, útil para disminuir la picazón severa. A su vez, los antibióticos pueden ser de mucha ayuda cuando la piel de los labios contrae también algún tipo de infección bacteriana.

Consejos útiles para luchar contra la sequedad de los labios en la dermatitis atópica

¿Sabías que una de las causas que más suelen influir en la aparición de arrugas, especialmente cuando ésta se mantiene durante el tiempo suficiente, es la sequedad? La sequedad, o lo que es lo mismo que tener los labios secos, es un síntoma de que la piel de los labios no se encuentran debidamente hidratados, la cual no es del todo capaz a la hora de retener la humedad como normalmente sí lo podía hacer antes.

Tampoco podemos olvidarnos que no solo los propios hábitos en sí que sigamos diariamente tienen que ver. El clima también tiene una relación casi directa, en particular durante los cambios de estación, y sobre todo, después de la llegada del invierno, cuando el clima frío hace que los labios -al igual que ocurre con el resto de la piel del rostro, y del cuerpo en general- se sequen todavía más.

A la hora de descubrir de qué manera podemos luchar contra el resto de arrugas que se han formado en los labios, es de vital importancia hacer un parón en el camino y atender a cuáles son las principales causas que influyen en la aparición de la sequedad en los labios.

Es evidente que la deshidratación tiende a ser una de las causas principales. ¿Quizá no estás bebiendo la suficiente cantidad de agua? Los labios tanto secos como agrietados se convierten en un síntoma común relacionado directamente con la deshidratación. Puedes resolver este problema con muchísima facilidad, simplemente bebiendo más agua y haciéndolo además de forma más regular y repetida en el tiempo, comer más fruta y limitar las bebidas que contengan cafeína (y no solo el café).

Como te hemos comentado al comienzo de este apartado, el clima suele influir muchísimo en el aspecto y en el estado general de nuestra piel, y en la mayoría de las ocasiones tiende a hacerlo para mal, afectándola negativamente. En el caso particular de los labios, no olvides que se encuentran recubiertos de una piel tan delgada y delicada que incluso una pequeña cantidad de exposición a un clima frío y seco puede acabar generando grandes problemas. Soluciónalo fácilmente protegiendo tus labios con la ayuda de una bufanda o una braga de cuello alto, y aplicándote también un poco de bálsamo labial protector, tremendamente útil -y recomendado- durante los meses de invierno.

Quizá tengas por costumbre lamerte los labios con cierta habitualidad. Lo cierto es que es algo que en la mayoría de las ocasiones solemos hacer de forma casi automática, sin pensarlo. Lo que significa que en realidad no somos tan conscientes de ello. De hecho, cuando sentimos que tenemos los labios secos lo complicado es no evitar hacerlo. Pero, ¿sabías que cada vez que lo haces, introduces saliva en la piel? Recuerda que, en la saliva, existen de forma natural una serie de compuestos químicos útiles para descomponer los alimentos durante el proceso de la digestión. Desafortunadamente, también podrían “romper” la piel situada alrededor de los labios. 

Por otro lado, lamerse los labios con regularidad puede incluso influir en la formación de sequedad y grietas, en particular durante los meses de invierno. ¿Por qué? Muy sencillo: al humedecerlos, y dejarlos expuestos al clima frío, la saliva tenderá a secarse rápidamente, lo que influirá en que los labios se tornen secos y se agrieten de manera mucho más rápida.

Aunque no lo sepas, algunas pastas de dientes pueden contener determinados productos químicos que, tras un uso continuado y mantenido en el tiempo (es evidente que te lavarás los dientes al menos dos o tres veces por día), puede acabar irritando la delicada piel de los labios, aún aunque esta irritación no sea tan visible. En caso de sufrir constantemente de labios secos, y no sepas muy bien cuál podría ser la causa, piensa en la pasta de dientes que utilizas varias veces cada día. ¿Lo mejor? Si esto ocurre, trata de probar una pasta de dientes elaborada únicamente con ingredientes cien por cien naturales, que podrás encontrar fácilmente en herbolarios.

La dieta que sigas influye también muchísimo. De hecho, a la hora de mantener una piel lo más joven y saludable posible, es de vital importancia tratar de mantener una dieta nutritiva, balanceada, y sobre todo sana. Por ejemplo, algunas deficiencias de nutrientes (como las vitaminas del complejo B, el hierro o el zinc) influyen muchísimo en la formación de grietas o de labios secos. Por tanto, es aconsejable evitar estos déficits consumiendo alimentos que los aporten, como por ejemplo principalmente frutas y verduras frescas. Si no se aportan la suficiente cantidad de grasas saludables a la dieta también suele influir muchísimo. Evítalo fácilmente consumiendo más aceite de oliva virgen extra, frutos secos como las nueces, pescados como el salmón, semillas como la linaza o el sésamo, y también aceite de coco.

Lee también: Piel atópica en bebés: síntomas, causas y tratamiento

Evita el uso de determinados productos

¿Qué es lo primero que buscas cada vez que tus labios comienzan a secarse? Posiblemente sea un bálsamo labial, por supuesto. Pero, ¿sabías que, en ocasiones, puede acabar no siendo tan positivo como pensabas en un primer momento? En algunos momentos puede ejercer el efecto contrario, haciendo que la sequedad empeore todavía más si cabe.

¿Por qué ocurre esto? Aunque probablemente no lo sepas, lo cierto es que algunos productos convencionales utilizados habitualmente para el cuidado de los labios, como por ejemplo podría ser el caso de muchos bálsamos y protectores labiales, contienen ingredientes que no solo no mejoran los problemas, sino que pueden terminar empeorándolos. En caso de que desees establecer una rutina natural para el cuidado de tus labios, debes evitar siempre usar aquellos productos que contengan algunos de los siguientes ingredientes en su composición (de la misma manera que quizá lo haces en el supermercado con los alimentos y productos alimenticios que compras, en el estante de belleza también tendrás que tener cierta paciencia, y analizar en el etiquetado los ingredientes que posee el producto en cuestión):

  • Parabenos. Son unos conservantes sobre cuyo efecto en el cuerpo no está, al menos todavía, del todo claro por parte de los científicos. Algunos estudios, por ejemplo, han alertado acerca de la posibilidad de que puedan influir en el sistema endocrino, causando problemas relacionados con las hormonas. 
  • Petrolatum. Quizá te suene bastante familiar, y eso es debido a que se deriva de las mismas cosas que pones en tu vehículo. El proceso de fabricación habitualmente utilizado para refinar este ingrediente puede acabar causando problemas potencialmente tóxicos. Además, tiende a influir negativamente al bloquear otros ingredientes saludables cerca de los labios. 
  • Sabores artificiales. ¿Qué es lo que verdaderamente proporciona ese sabor tan delicioso a tu bálsamo labial favorito? ¡Quién sabe! Los fabricantes no tienen por qué revelar los productos químicos que utilizan individualmente cuando enumeran los ingredientes relacionados con el sabor del producto en cuestión, por lo que, en realidad, no habría forma exacta y precisa de saber qué es verdaderamente lo que te estás poniendo sobre los labios.
  • Protectores solares químicos. El uso de bálsamos labiales con protección solar SPF es fundamental, especialmente a la hora de proteger la delicada y fina piel de los labios de la acción tan negativa de los rayos ultravioleta. Sin embargo, algunos protectores solares químicos pueden acabar causando reacciónes alérgicas, resecando aún más los labios. Lo mejor es evitar aquellos bálsamos que contengan compuestos como homosalato, octinoxato y oxibenzona.

La importancia de escoger los mejores ingredientes

A la hora de proporcionar el mejor cuidado a unos labios secos, agrietados y maltratados por determinados hábitos, es encontrar y utilizar siempre productos que solo contengan ingredientes  respetuosos con los mismos. Lo cierto es que por lo general esto se cumple cuando optas por productos que contengan en su composición únicamente ingredientes cien por cien naturales. ¿Y cuáles son algunos de los más útiles e interesantes? Toma nota:

  • Cera de abejas. Como ya te hemos comentado, la cera de abejas actúa de forma total y completamente natural formando una barrera protectora en la superficie de la piel. Esta cualidad es interesante para prácticamente cualquier tipo de piel, pero lo es aún más si cabe cuando tenelos los labios secos y agrietados, gracias a que es capaz de mantener la humedad en el interior de la piel, a la vez que deja fuera la contaminación, el sebo y la suciedad que tan negativamente podrían terminar influyendo. Además, a pesar de su textura y consistencia, no obstruirá los poros (por lo que no aumentará el riesgo de problemas relacionados con las espinillas y el acné), ni causará irritación, e influirá positivamente a la hora de calmar la picazón y las molestias relacionadas.
  • Extractos naturales. Si optas por un bálsamo o por un producto labial elaborado únicamente con ingredientes naturales (como muchos de los que, por ejemplo, podrías encontrar en un herbolario), es muy probable que el fabricante haya sustituido las sustancias químicas que proporcionan sabores artificiales, por extractos naturales. De hecho, éstos se convierten en una alternativa sumamente interesante a la mayoría de sabores artificiales. Ayudarán, por ejemplo, a que los productos labiales contengan un sabor excelente, y además proporcionarán ciertos beneficios adicionales que harán que los labios simplemente acaben “adorándolos”. Destaca especialmente el extracto de caléndula, que proporciona además cualidades antibacterianas útiles para favorecer la curación de los labios agrietados.
  • Aceites naturales. Determinados aceites de origen natural, como el aceite de coco, el aceite de almendras dulces o el aceite de jojoba proporcionan grasas saludables y nutrientes excelentes cuando se trata de cuidar, tratar y proteger la piel seca. En definitiva, facilitan y aceleran la curación de los labios agrietados.

Consejos para la dermatitis atópica de los labios

Rutina para el cuidado de los labios con dermatitis atópica

Tanto si ya se han comenzado a formar algunas arrugas encima de la parte superior de los labios, como si no, seguir una rutina diaria para el cuidado de los labios es simplemente imprescindible, sobre todo si deseas reducirlas cuando ya han aparecido, o prevenirlas cuando esto aún no ha ocurrido. 

El proceso, en realidad, es bastante más sencillo de lo que se piensa. No necesitas dedicarle más allá de 5 o 10 minutos diarios, y es tan simple que la clave para integrarlo y así poderlo llevar a cabo cada día, o al menos con cierta regularidad, está en añadirla a tu rutina de cuidado de la piel diaria. De la misma manera que, por ejemplo, has hecho ya con otras zonas delicadas del rostro que habitualmente tienden a mostrar de manera prematura las primeras señales del envejecimiento -y del cansancio-, como es el caso de las ojeras o de las bolsas bajo los ojos.

A continuación te proponemos una rutina sencilla de cuidado de los labios, que te ayudará no solo a la hora de prevenir la formación de esas incómodas y molestas arrugas, sino que acelerará la curación de problemas habitualmente relacionados, como por ejemplo los labios secos y agrietados:

  1. Fuera maquillaje. Elimina cualquier barra de labios, delineador o brillo. Recuerda que este paso es esencial sobre todo antes de acostarte, ya que dejarte el maquillaje sobre la piel podría terminar afectándola de forma tremendamente negativa, aumentando el riesgo de tez opaca, irritación y brotes de acné. Además, es esencial para aprovechar al máximo tu rutina de cuidado de los labios. ¿Y cómo hacerlo de forma correcta? Lo cierto es que puedes optar por varias estrategias. Por ejemplo, aplicarte una pequeña cantidad de vaselina (del tamaño de una moneda de 10 céntimos) a los labios, y dejarla actuar durante unos minutos, cinco como máximo. Una vez pasado el tiempo, retíratelo con una toalla húmeda, y límpiate los labios. El agua micelar también puede convertirse en una excelente opción, ya que funciona como un limpiador útil para eliminar el maquillaje, a la vez que actúa como un hidratante, siendo ideal incluso para pieles sensibles. No obstante, en caso de que no tengas ningún removedor de maquillaje a mano, puedes ir a la cocina e improvisar con un poco de aceite de oliva. Simplemente pon un poco de este aceite sobre un algodón, y aplícalo sobre los labios.
  2. Exfoliación. Tal y como te hemos indicado, exfoliarse los labios con cierta regularidad es tan útil como recomendable. Si lo deseas, en especial si no tienes mucho tiempo como para preparar un exfoliante natural con una combinación de diferentes ingredientes naturales, puedes probar únicamente con un poco de azúcar. ¿Cómo? Muy sencillo: mezcla azúcar con miel o con aceite de almendras, y aplícate una pequeña cantidad de este exfoliante labial en los labios, masajeando con suavidad tanto el labio superior como el inferior. Luego, cuando hayas acabado, enjuágate la piel con agua tibia. Se recomienda hacerlo una o dos veces por semana. Eso sí, es fundamental evitar este paso cuando los labios están en pleno brote de dermatitis atópica, ya que acabaremos por dañarlos todavía más.
  3. Aplícate un bálsamo labial. Ya te hemos hablado acerca de la importancia de sustituir un bálsamo labial de los que podemos encontrar típicamente en los supermercados, por un bálsamo labial natural (esto es, elaborado en gran medida únicamente con ingredientes naturales). Una vez te has hecho con uno, puedes aplicártelo al menos dos veces al día, con lo que conseguirás hidratar y proteger tus labios fácilmente. Algunas mujeres, por ejemplo, optan por aplicárselo antes de maquillarse y antes de irse a la cama. Efectivamente, no hay motivo para no usarlo también a lo largo del día.

También es esencial cambiar nuestro comportamiento. Se suele decir que “es mejor prevenir que curar”, y en el caso de la piel, y sobre todo la delicada piel de los labios, es aún más importante si cabe. Y se convierte, de hecho, en la parte más importante de cualquier rutina de cuidado de los labios. ¿Por qué? Muy sencillo: es muchísimo mejor prevenir y evitar los labios agrietados y secos en primer lugar, que optar por curarlos una vez aparecen. Por tanto, recuerda la importancia de hidratarte correctamente (o hacerlo más si sueles beber poca cantidad de agua al día), cambiar tu dieta por otra más nutritiva, sana y balanceada, y usar únicamente productos con la mayoría de ingredientes naturales.

Te recomendamos: Consejos para calmar el picor en la piel atópica

Recetas de belleza útiles para los labios con dermatitis atópica

Aprende a hacer en casa una mascarilla labial hidratante

Además de optar por productos en cuya composición únicamente encuentres ingredientes naturales, lo cierto es que también es posible -a la par que sumamente aconsejable- intentar hacer nosotros mismos algunas recetas de belleza que proporcionen beneficios añadidos a tu rutina de cuidado de la piel. Por ejemplo, ya hemos aprendido a hacer exfoliantes naturales (con el azúcar como uno de los ingredientes básicos), pero ¿sabías que también puedes elaborar una excelente mascarilla labial con cualidades cien por cien hidratantes?

Qué necesitas: 1 cucharada sopera de cera de abejas rallada, 1 cucharada de aceite de coco virgen extra, una pizca de miel orgánica y 2 cápsulas de vitamina E.

Elaboración: Pon la cera de abejas rallada en una cacerola al fuego, y calienta hasta que se haya derretido a mitad. Justo en este momento (es decir, antes de que se derrita del todo), añade el aceite de coco y la miel. Pon ahora todos los ingredientes en una licuadora, y licúa todos los ingredientes juntos. Añade dos cápsulas de aceite de vitamina E, mezcla un poco y deja que se enfríe. Una vez frío, pasa esta maravillosa mascarilla labial a una lata limpia, o a un envase de un protector labial antiguo.

Cómo usarlo: Tan solo tienes que aplicarte esta mascarilla sobre los labios, cada vez que se encuentren secos o deshidratados.

Bálsamo labial de chocolate y menta

Es muy posible que justo después de aplicarte este exquisito y maravilloso bálsamo sobre los labios, tengas la irremediable tentación de comértelo. Y es que, no hay duda, el chocolate y la menta, combinados, se llevan bastante bien. Por suerte, igualmente combinados proporcionan interesantes cualidades hidratantes. 

Qué necesitas: 2 cucharaditas de pellets de cera de abejas, 1 cucharadita de cacao en polvo, 2 cucharaditas de aceite de almendras dulces y unas gotitas de aceite de menta.

Elaboración: Comenzaremos derritiendo los gránulos de cera de abejas con la ayuda de una cacerola al fuego, una caldera doble o, simplemente, al microondas. Una vez se haya derretido por completo, añade el cacao en polvo y mezcla bien, hasta que la combinación se haya suavizado. Añade ahora tanto el aceite de almendras dulces como el aceite de menta, mientras continúas removiendo para que los nuevos ingredientes se combinen con el resto. Retira del fuego (si por ejemplo has optado por derretir la cera en una cacerola). Una vez se haya enfriado, viértelo en pequeños recipientes, donde se conservará perfectamente durante varios meses.

Cómo usarlo: Simplemente tienes que aplicarte este delicioso y exquisito bálsamo labial siempre que sientas que los labios necesitan un poco de hidratación extra. Por tanto, se convierte en una opción única e ideal para labios secos y agrietados.

Bálsamo labial de cacao

La manteca de cacao es uno de esos ingredientes naturales únicos que sirven casi prácticamente para todo. Y, como probablemente sepas, se convierte de hecho en uno de los ingredientes comúnmente utilizado en la elaboración de bálsamos y protectores labiales. Con él también puedes aprender a hacer tu propio bálsamo labial de cacao completamente casero, y además de forma tremendamente fácil y sencilla.

Qué necesitas: ¼ taza de manteca de cacao, un poco de cera de abejas (también puedes sustituirla por cera de soja, ideal por ejemplo si eres vegana), varias gotas de aceite esencial de chocolate y 1 cucharadita de remolacha en polvo.

Elaboración: En una cacerola doble, o en una cacerola normal al fuego, derrite la cera de abejas o de soja. Añade ahora la manteca de cacao, y mezcla bien. Agrega el aceite esencial de chocolate (si lo deseas, y no tienes o te cuesta encontrarlo, puedes usar cualquier otro aceite esencial que tengas en casa; por ejemplo, el aceite esencia de menta o de pomelo serán ideales). Para proporcionar color a nuestro bálsamo labial casero, simplemente añade una pequeña cantidad de polvo de raíz de remolacha, y remueve bien hasta que todos los ingredientes se hayan combinado y mezclado bien, y no queden grumos. Retira del fuego y deja que se enfríe por completo. Una vez frío, viértelo cuidadosamente en recipientes donde se conservarán bien durante algunos meses.

Cómo usarlo: Tan solo tienes que aplicártelo sobre los labios siempre que lo desees, de la misma manera que hacías antes con tu bálsamo de labios favorito.

Bálsamo labial de cáñamo y miel

La miel es un ingrediente que, aplicado sobre la piel, proporciona nutrición y protección, principalmente gracias a su textura. Mientras que el aceite de cáñamo, combinado con el aceite de almendras, son de enorme utilidad a la hora de brindar cualidades hidratantes. El resto de los beneficios de este bálsamo labial vienen de la mano de la manteca de cacao, la cera de abejas y la manteca de karité (la cual aporta además muchos beneficios únicos a la hora de tratar los labios secos y agrietados).

Qué necesitas: 1 cucharadita de aceite de cáñamo, 4 cucharaditas de aceite de almendras, 2 cucharaditas de miel, 10 g de manteca de cacao, 12 g de manteca de karité y 10 g de cera de abejas.

Elaboración: Comienza derritiendo en una caldera doble la cera de abejas, la manteca de cacao y la manteca de karité. Luego, una vez se hayan derretido y combinado ligeramente, añade el aceite de almendras dulces, el aceite de cáñamo y la miel. Remueve bien hasta que adquiera una consistencia más bien líquida. Licúa los ingredientes con la ayuda de un vaporizador de leche, hasta que alcance una consistencia de grosor medio. Una vez haya adquirido esta consistencia, vierte el bálsamo en diferentes frascos. Se conservará perfectamente durante varios meses.

Cómo usarlo: Es igualmente sencillo, Tan solo tienes que aplicarte un poco de este bálsamo labial en los labios cada vez que lo necesites (por ejemplo, cuando sientas que están demasiado secos o que incluso están comenzando a agrietarse). Aún cuando no surjan estos problemas o síntomas, gracias a su contenido en manteca de karité y en aceite de almendras dulces, cualquier momento es ideal para utilizarlo.

Prueba un exfoliante labial casero

Exfoliar la piel delgada de los labios puede ayudar de forma muy positiva a la hora de conseguir que las células presentes en esta zona del rostro se renueve, eliminando y previniendo la acumulación de células muertas.

Exfoliante labial de azúcar y miel

Una opción sencilla es elaborar un exfoliante labial con azúcar y miel. Por ejemplo, mientras que el azúcar exfolia la piel en sí, el aceite de almendras y la miel ayudan a bloquear la presencia de humedad en los mismos, manteniéndolos debidamente hidratados.

¿Cómo hacerlo? Solo necesitas 2 cucharaditas de azúcar, 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de aceite de almendras. En un cuenco o tazón pon el azúcar, la miel y el aceite de almendras, y mézclalo todo muy bien hasta que obtengas una pasta. 

¿Cómo usarlo? Una vez elaborado nuestro exfoliante casero, simplemente tienes que aplicártelo sobre los labios con la ayuda de la yema de los dedos, a la vez que los masajeas para eliminar, con suavidad, tanto las células secas como las muertas que se han acumulado en la piel. Para terminar, enjuágate -con cuidado- con agua tibia, y sigue aplicándote un poco de bálsamo labial.

Exfoliante labial de fresas

Un exfoliante labial de fresas puede convertirse también en otra opción natural excelente, a la par que efectiva. Las fresas, por ejemplo, son especialmente ricas tanto en vitamina C como en antioxidantes naturales, convirtiéndose así en un ingrediente excelente a la hora de nutrir y exfoliar la piel de los labios. Y todo ello de manera totalmente natural. 

¿Cómo hacerlo? Solo necesitas 1 fresa, 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de aceite de oliva. En primer lugar lava bien la fresa, retira la parte superior, y tritúrala bien. Añade la miel y el aceite de oliva, y mezcla hasta que se forme una pasta.

¿Cómo usarlo? Es igualmente sencillo. Solo aplícatelo sobre los labios con la ayuda de la yema de los dedos, y masajea con suavidad para retirar las células que se han acumulado sobre ellos. Luego retírate el exfoliante con la ayuda de agua tibia. Acaba con tu rutina de cuidado de la piel normal, aplicándote un bálsamo labial.

Exfoliante labial de agua de rosas y vainilla

Combinando algunos de los ingredientes que te hemos mencionado anteriormente, y añadiendo otros ingredientes naturales como el agua de rosas y la esencia de vainilla puedes disfrutar de otro exfoliante labial con excelentes cualidades para la delicada piel de los labios. 

¿Cómo hacerlo? Únicamente necesitas 1 cucharadita de miel, 4 cucharaditas de azúcar, 5 ml de agua de rosas y 5 ml de esencia de vainilla. En un cuenco pon el azúcar, el agua de rosas y la esencia de vainilla. Mezcla un poco y añade la piel. Vuelve a mezclar de nuevo.

¿Cómo usarlo? Aplícate este exfoliante natural sobre los labios después de haberte limpiado la piel en profundidad, masajeando con suavidad para conseguir retirar la mayor parte de células muertas. Luego, una vez aplicado todo el exfoliante, enjuágate con agua tibia, hasta haberlo retirado por completo.

Exfoliante labial de canela

¿Existe algo más deliciosamente aromático que la canela? En postres, como probablemente habrás descubierto ya, se convierte en una opción exquisita, que proporciona una fragancia única a aquellas recetas donde es incluida. Y a la hora de elaborar un exfoliante labial casero, también destaca por ser una opción única.

¿Cómo hacerlo? Necesitas 2 cucharadas de azúcar morena, ½ cucharadita de canela molida, ½ cucharada de aceite de oliva y ½ cucharada de miel. En un cuenco o tazón de pequeño tamaño pon todos los ingredientes, y mézclalos bien hasta que se hayan integrado por completo.

¿Cómo usarlo? Solo tienes que aplicarte este aromático exfoliante en los labios con la punta de los dedos, y eliminar con suavidad las células secas de piel muerta con la ayuda de movimientos circulares. Eso sí, recuerda no frotar en exceso ni de forma muy fuerte, para evitar pequeñas grietas sobre la piel. Para terminar, enjuágate con agua tibia y continúe con un bálsamo labial.

Exfoliante labial de calabaza

¿Te apasiona el olor del pastel de calabaza? Si es así posiblemente te encante esta receta casera para hacer un exfoliante labial que podrás disfrutar durante prácticamente todo el año, y no solo durante los meses de otoño. Y lo que es aún mejor: es perfectamente comestible, por lo que es tremendamente probable que no puedas evitar la tentación.

¿Cómo hacerlo? Necesitas 2 cucharadas de aceite de coco, 1 cucharada de miel, 1 cucharada de azúcar morena y 1 cucharadita de especias (como canela molida, jengibre, cardamomo y nuez moscada). Simplemente tienes que combinar todos los ingredientes en un tazón o cuenco pequeño, y transferirlo luego a un frasco o un recipiente con tapa.

¿Cómo usarlo? Tan solo aplícate este exfoliante labial de pastel de calabaza con la ayuda de los dedos, frotando con suavidad hacia adelante y hacia atrás. Para terminar, después de unos minutos, retíratelo con agua tibia.

Lo cierto es que con estos ingredientes también puedes aprender a elaborar un bálsamo labial casero de pastel de calabaza, aunque es necesario variar ligeramente la cantidad de ingredientes, y añadir uno nuevo: el aceite de almendras dulces. Solo necesitas 2 cucharadas de aceite de almendras dulces, 1 cucharadita de cera de abejas, 1 cucharadita de miel y ¼ cucharadita de mezcla de especies. En una caldera doble pon la cera de abejas y el aceite de almendras dulces, y calienta a fuego bajo hasta que la cera se haya derretido por completo. Luego, una vez conseguido esto, retira del fuego y añade tanto la miel como la mezcla de especias. Mezcla bien. Vierte con cuidado en un recipiente de protector o bálsamo labial, y deja que se endurezca y se enfríe por completo. Para terminar, simplemente puedes aplicártelo sobre la piel de los labios siempre que lo necesites.

Relleno de labios caseros

También puedes aprender a hacer un relleno de labios casero, que ayuda a la hora de conseguir que la piel de los labios se muestre más luminosa y juvenil. Para hacerlo utilizaremos canela, que proporciona una sensación cálida llena de poderosos antioxidantes naturales y polifenoles y vitamina E que aumenta el poder hidratante del bálsamo y además brinda cualidades antioxidantes, pudiendo nutrir, calmar y proteger los labios.

Únicamente necesitas 4 cucharadas de aceite de coco, ½ cucharada de pellets de cera de abejas, entre 2 a 3 cápsulas de vitamina E, ¾ cucharada de miel, y 15 gotas de aceite esencial de canela.

Para hacerlo, en una caldera doble al fuego, combina el pellets de cera de abejas junto con el aceite de coco. A fuego lento, remueve poco a poco hasta que ambos ingredientes se hayan derretido por completo. Una vez conseguido, retira del fuego y añade la vitamina E (para ello solo tienes que pinchar las cápsulas de vitamina E, y exprimirlas para obtener todo su contenido), la miel y el aceite esencial de canela. Pasa a envases de protectores labiales vacíos, y espera entre 5 a 10 minutos para que se haya endurecido por completo. Simplemente tendrás que aplicarte este bálsamo labial cuando sientas que los labios están un poco secos, para proporcionar un poco de humedad extra.

Lee además: La alimentación más adecuada para la piel atópica

Otros consejos que te serán de gran ayuda para cuidar los labios con dermatitis atópica

Tratamientos de labios nocturno

Este tipo de tratamientos, por su facilidad de utilización y aplicación, pueden llegar a convertirse en una opción interesante para incluir en tu rutina de cuidado de la piel nocturna. Debemos tener en cuenta que, mientras dormimos, la piel se vuelve muchísimo más receptiva a la transformación, debido principalmente a que la barrera de defensa natural de la piel tiende a reducirse.

Algunos tratamientos de labios nocturnos contienen una potente e interesantísima combinación de ingredientes que trabajan de forma activa a la hora de reducir la apariencia de las arrugas y las líneas finas alrededor de la boca, mientras descansas plácida y relajadamente.

En las farmacias y tiendas de belleza y estética especializadas, por ejemplo, puedes encontrar distintas opciones de tratamiento. Aunque básicamente todas contienen una serie de ingredientes activos que trabajan conjuntamente para minimizar las líneas de expresión, mientras que otros ingredientes actúan rellenando visiblemente la piel, para proporcionar una apariencia lo más suave y juvenil posible. Si, además, contienen ingredientes como la manteca de karité, sus cualidades aumentan bastante, puesto que ayudará además a que los labios se sientan más nutridos e hidratados.

Como vemos, no todos los pacientes sienten la necesidad de someterse a un rejuvenecimiento facial con láser, independientemente del volumen y la cantidad de arrugas que tengan en la piel del rostro. Si bien es cierto que tratamientos como el láser de CO2 fraccional se caracteriza por ser mucho más permanente y efectivo a la hora de reducir las arrugas y las líneas que se forman alrededor de la boca, quienes no desean someterse a este tratamiento (mínimamente invasivo, dicho sea de paso), todavía se beneficiarán del uso de inyectables, cremas tópicas o rellenos, como única opción de terapia.

En resumidas cuentas, aunque es posible que no las notes en un principio, con el paso del tiempo, las líneas del labio superior pueden afectar a toda la apariencia del rostro, y dejar la cara con un aspecto envejecido ciertamente antiestético. Por tanto, se aconseja evitar que se formen profundamente, siempre que sea posible. Y, sobre todo, intentar ponerle solución cuando todavía no se han formado tan profundamente, y por tanto, no son demasiado evidentes.

Geles para labios

Además de los tratamientos de labios nocturnos, también puedes optar por los geles para labios, que se convierten además en una forma entretenida de reducir las arrugas alrededor de la boca. 

Básicamente consisten en productos que actúan de la misma manera que un parche de gel, los cuales suelen contener una mezcla ciertamente potente de péptidos, niacinamida y otros ingredientes activos (como el extracto de té verde), que actúan calmando e hidratando los labios secos e hidratados, actuando a su vez contra el envejecimiento. Como vemos, contienen ingredientes con cualidades humectantes y con rellenos que penetran en los labios de forma muchísimo más rápida y profunda.

Son opciones interesantes para suavizar visiblemente la apariencia de las líneas verticales de los labios, a la vez que mejoran tanto la forma como el volumen natural de los labios. Además, destacan enormemente por su facilidad de aplicación, por lo que bastará únicamente con aplicarte uno de estos geles en los labios limpios todos los días durante un mínimo de 5 minutos, para conseguir que funcionen activamente.

Utiliza siempre un protector labial

Usar con regularidad un protector o bálsamo labial proporciona excelentes beneficios para la salud de los labios. Por un lado ayuda a que la piel se cure mucho más rápido, por lo que en caso de que sufra de grietas o sequedad, utilizarlo promocionará una mejor hidratación, acelerando así el proceso de curación.

Durante el invierno, como consecuencia del frío y del mal tiempo (como por ejemplo podría ser el caso del viento), es muy común que los labios se sequen y se agrieten con mayor asiduidad. Además, si habitualmente sueles remojártelos con la saliva pensando que esto ayudará a proporcionar humead, la clave es que cuando se seque -cosa que hará muy rápido como consecuencia del clima o de las bajas temperaturas-, incrementará la sequedad. El bálsamo labial ayuda a proteger los labios en este sentido.

Además, no olvides que la mayoría de los bálsamos labiales también contienen protección SPF, lo que ayudará no solo a evitar que los labios se sequen y se agrieten, sino que los protegerá contra los dañinos rayos ultravioleta.

También puedes optar por bálsamos labiales naturales como:

  • Manteca de karité. Obtenida a partir de las semillas de la fruta del árbol de karité, su manteca es naturalmente rica en vitaminas (especialmente A, E y F), protegiendo a la piel del daño causado por los radicales libres. También actúa como un maravilloso emoliente, lo que significa que tiene la capacidad de formar una barrera natural en los labios, ayudando a retener la humedad. Al absorberse con mucha facilidad, es capaz incluso de proporcionar nutrientes adicionales, consiguiendo que la piel se vuelva más tersa y suave.
  • Aceite de coco. Uno de sus principales beneficios es su cualidad hidratante, por lo que es ideal para los labios resecos e hidratados. Al igual que la manteca de karité, el aceite de coco actúa como un emoliente natural, ayudando a mantener la piel húmeda, a la vez que la protege de forma completamente natural. Para usarlo solo tienes que aplicarte unas gotitas de aceite de coco en los labios, y frotarlos suavemente con la ayuda de los dedos hasta que el aceite se endurezca por completo. Si lo deseas, puedes repetir este proceso tantas veces al día como quieras. También puedes combinar a partes iguales un poco de aceite de coco y de manteca de karité, convirtiéndose así en un bálsamo algo más espeso, y con más cualidades hidratantes y protectoras.
  • Manteca de cacao. Extraída a partir de los granos de cacao, los cuales son bastante ricos en grasas naturales, se trata de un producto natural muy rico en vitamina E y grasas insaturadas omega-3. Aplicada sobre la piel ayuda a mantenerla hidratada, por lo que es ideal en caso de tener los labios secos y agrietados. También es muy rico en antioxidantes naturales, de ahí que sea habitualmente incluido como un ingrediente más en la mayoría de humectantes y bálsamos labiales.

Para los labios agrietados

Si además de líneas de arrugas en la parte superior de los labios, sueles tenerlos agrietados con bastante asiduidad, puedes probar a utilizar un poco de mantequilla clarificada, la cual proporciona cualidades interesantes para ayudar a curar las grietas que se han formado en los labios, a la vez que ayuda a suavizarlos. De hecho, gracias a los ácidos grasos presentes en ella ayudan a hidratar la piel en profundidad.

La mantequilla clarificada es un producto que se obtiene derritiendo la mantequilla, permitiendo que los componentes de la leche se separen. Por este motivo es extremadamente sencillo elaborarla y obtenerla en casa. 

Es también conocida con el nombre de ghee, y se obtiene muy fácilmente: solo necesitas calentar la mantequilla en una cacerola a fuego medio alto. A los pocos minutos la mantequilla comenzará a derretirse y a separarse. La clave está en ir retirando los sólidos espumosos que comenzarán a flotar en el líquido (puedes hacerlo con la ayuda de una cuchara). A medida que se va cocinando la mantequilla se separará todavía más, y empezarán a formarse sólidos de la leche que se quedarán en el fondo de la cacerola. Ahora solo tienes que bajar el fuego y remover de vez en cuando para evitar que los sólidos de la leche se quemen.

Continúa un poco más, a fuego lento, hasta que obtengas un líquido claro y amarillo. Solo tendrás que usar un colador de acero inoxidable para separar la mantequilla clarificada (o ghee) de los sólidos de la leche.

Cómo usarlo: Tan solo tienes que aplicarte una o dos gotitas de mantequilla clarificada en los labios por la noche durante un máximo de 3 o 4 días. O, al menos, hasta que observes cierta mejora.

Utiliza cera de abejas

La cera de abejas es un producto natural producido por las abejas, convirtiéndose en el bloque de construcción de la colmena. Las abejas la producen con el fin de construir el panal en forma de hexágono, donde viven, trabajan, crían a sus crías y almacenan sus suministros de alimentos.

Aplicada sobre la piel forma una barrera natural en la superficie, lo que ayuda a mantener la humedad en el interior, y la suciedad y otros contaminantes fuera. Proporciona excelentes beneficios a la hora de aliviar la picazón y proteger los labios, a la vez que no causa irritación ni obstruye los poros.

¿Se puede prevenir?

A la hora de intentar mantener a raya la dermatitis atópica de los labios es fundamental llevar a cabo algunos cambios en el estilo de vida que seguimos diariamente. A continuación te ofrecemos consejos útiles que te podrían ser de bastante ayuda:

  • La hidratación es la clave. Como ocurre con la dermatitis atópica que afecta al resto de la piel del cuerpo, es fundamental mantener una adecuada humectación para evitar que los brotes puedan surgir, y que la sequedad y la deshidratación empeoren el problema. Por tanto, es conveniente hidratar los labios con bastante frecuencia, tanto por la mañana como por la noche. En estos casos, lo más recomendable es tener siempre a mano un bálsamo labial que podamos aplicarnos siempre que lo necesitamos. Y a diferencia de lo que posiblemente pienses, no es adecuado lamerte los labios con la intención de remojarlos, puesto que cuando se sequen podrían aumentar la sequedad.
  • Intenta reducir el estrés. Se ha demostrado que el estrés puede llegar a aumentar la respuesta alérgica del cuerpo. De ahí que sea adecuado intentar reducir los niveles tanto de estrés como de ansiedad al máximo. Las prácticas de meditación, el yoga y la práctica de meditación consciente pueden ser de muchísima ayuda en este sentido.
  • Evita los climas más extremos. El frío excesivo en invierno y el calor en verano pueden ser los mayores enemigos del eccema labial, mientras que la sudoración puede aumentar el riesgo de brotes.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete