Inicio Maternidad Embarazo Cuadros vagales en el embarazo: qué son, prevención y consejos cuando aparezcan
Embarazo

Cuadros vagales en el embarazo: qué son, prevención y consejos cuando aparezcan

Más común de lo que se piensa, los cuadros vagales (o síncopes vasovagales) pueden surgir a mitad del embarazo.

Los cuadros vagales durante la gestación

Sensación de debilidad, sofoco, vértigo, palidez, sudor, visión borrosa y de repente… ¡pérdida del conocimiento! Aunque en realidad tiende a durar unos pocos segundos, en el caso de la embarazada puede ser muy peligroso, especialmente si se encuentra conduciendo, o se encuentra caminando, por la caída y el consiguiente traumatismo que éste pueda ocasionar.

Es un trastorno que se conoce habitualmente como cuadro vagal en el embarazo, aunque su nombre médico correcto sea síncope vasovagal. Básicamente consiste en una pérdida del conocimiento (y la aparición de otros síntomas como los citados anteriormente) como consecuencia de una estimulación demasiado fuerte del nervio vago, de ahí precisamente su nombre. Debido a ello, se produce una reducción de la frecuencia cardíaca, la dilatación de los vasos sanguíneos, y la tensión arterial baja muy rápidamente. Es decir, se produce una bajada brusca de la tensión arterial.

¿Por qué los cuadros vagales son más comunes en el embarazo?

Si bien es cierto que cualquier persona puede sufrir un síncope vasovagal (por ejemplo, hay individuos que lo pueden llegar a sufrir al orinar o evacuar), durante la gestación es mucho más común, de manera que las embarazadas tienden a ser más propensas.

¿Por qué? En realidad son varias las causas que pueden ocasionar que una embarazada sufra un síncope:

  • Cambios hormonales en el embarazo: es más habitual, sobre todo, durante las primeras semanas de embarazo.
  • Estasis venosa en extremidades inferiores: debido a la dificultad en el retorno sanguíneo de las piernas.

Además, determinadas situaciones parecen influir en la aparición del síncope vasovagal. Por ejemplo, cuando la futura mamá está conduciendo o se encuentra sentada trabajando en la oficina, la presión de la barriga puede ocasionar la hiperestimulación del nervio vagal. De ahí que desde el momento en el que surja el primer desmayo o vahído, especialmente si éste se repite varias veces, el especialista médico desaconseje a la embarazada continuar conduciendo.

También puede surgir cuando coges algo del suelo y te levantas muy deprisa. O incluso cuando permaneces mucho rato de pie.

Consejos útiles para evitar los cuadros vagales

Es posible establecer una serie de pautas básicas que pueden ser de gran utilidad a la hora de prevenir nuevamente la aparición del síncope o cuadro vagal:

  1. Si permaneces mucho rato de pie, o te empiezas a notar cansada, trata de realizar movimientos con las piernas, o caminar un poco.
  2. Si te encuentras muchas horas sentada, descansa un poco cada tanto, levantándote y caminando.
  3. Evita los cambios bruscos de posición. Para ello, si recoges algo del suelo incorpórate despacio. O bien siéntate en la cama siempre antes de levantarte.
  4. Airea y ventila los lugares donde te encuentres, especialmente si hace calor.
  5. Evita los ambientes cargados.
  6. No permanezcas muchas horas en ayunas.

Consejos para los cuadros vagales

¿Qué hacer si aparecen los primeros síntomas?

En muchas ocasiones, antes del desmayo o pérdida del conocimiento, suele ser común que surjan una serie de señales que pueden servir de clara advertencia para la futura mamá: sensación de mareo, vértigos, sofocos, sudores… La clave está en adelantarnos al acontecimiento y prevenir, por tanto, la caída.

Si surgen estos primeros síntomas puedes hacer lo siguiente:

  1. Túmbate con cuidado y despacio, y levanta las piernas durante algunos minutos. Esto te ayudará que la sangre suba con una mayor facilidad, y tanto el corazón como el cerebro vuelvan a tener una tensión normal.
  2. Respira profundamente, sacando despacio todo el aire de los pulmones. Después inspira profunda y lentamente, sin prisas. De esta forma, evitarás hiperventilarte.
  3. Mantén la calma, especialmente si te encuentras sola. Si lo necesitas, pide ayuda y trata de mantenerte lo más tranquila posible.

Es común que los cuadros vagales tiendan a aparecer a lo largo del segundo trimestre. En algunos casos pueden repetirse y desaparecer definitivamente, o mantenerse hasta prácticamente el final del embarazo. Tu ginecóloga o tocóloga te indicará si es necesario prescribirte la baja, en caso de que tu actividad laboral sea una causa directamente relacionada.

¿Qué es el nervio vagal?

El nervio vagal, también conocido como vago, es uno de los nervios más largos de nuestro cuerpo. Atraviesa nuestro cuerpo desde el cerebro hasta el estómago, conectándolo con distintos órganos vitales como el corazón, bronquios, esófago, intestinos, hígado, páncreas y estómago.

Es el responsable de la sensibilidad del oído, la laringe, la faringe, la parte posterior de la nariz y las amígdalas. Además, cumple importantísimas funciones en el sistema cardiovascular, gastrointestinal, respiratorio, hormonal y urinario.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Médico. Le aconsejamos consultar a su Médico de confianza.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.