Cuatro consejos nutricionales para combatir el frío

Con cada cambio de estación, las necesidades varían, sobre todo en otoño y en invierno. Descubre consejos nutritivos que te ayudarán a proteger tu salud del frío.

Tras esa ola incesante ola de calor durante el verano, ahora empieza a asomarse una época del año mucho más agradable en lo a que temperaturas refiere. Ahora que ya estamos en octubre, sentimos que por las mañanas hace un frío considerable y que los días no son tan largos. La verdad que esto es de agradecer, sobre todo si vivimos en ciudades de lo más calurosas donde las altas temperaturas podían acompañarnos hasta bien entrada la noche.

Sin embargo, esta tendencia va a cambiar radicalmente de aquí a las próximas semanas. Vamos a ser testigos de cómo el termómetro va a marcar temperaturas por debajo de los 4 o 5 grados en la mayoría del territorio nacional.

Consejos nutricionales para el frio

Ante esta situación, se antoja muy importante protegerse del frio sino queremos sufrir algún cuadro viral en forma de gripe o resfriado. En definitiva, como bien dice el refranero español es “mejor prevenir y curar” para así no llevarse disgustos que deterioren después nuestra salud.

¿Qué podemos tomar para que el frío no afecte a nuestra salud?

Por ello, a lo largo de este artículo te vamos a proponer hasta cuatro consejos nutricionales con el objetivo de que gocéis de una buena calidad de vida durante los meses de otoño e invierno.

La vitamina C fortalece nuestras defensas

¿Sabíais que la vitamina C se puede convertir en un poderoso aliado a la hora de reforzar todo nuestro sistema inmunológico? Puede ayudarnos a que estemos menos expuestos a cualquier gripe o resfriado, dos afecciones que serán de lo más comunes durante los meses venideros.

La verdad que esto es algo a tener muy en cuenta para los niños y las personas de tercera edad, dos colectivos que suelen estar  más expuestos a este tipo de enfermedad. Por esta razón, se aconseja encarecidamente que el consumo de vitamina C suba de forma considerable durante el otoño y el invierno. Con tomar una dosis de este nutriente en forma de un zumo natural exprimido, será más que suficiente para fortalecer todas sus defensas.

Descubre más: Vitamina C para prevenir catarros en otoño e invierno

Aumenta el consumo de vitamina D

A lo largo de la primavera y el verano, las horas del sol pueden superar perfectamente las diez. Sin embargo, esta tendencia cambia de forma considerable cuando el invierno empieza a asomarse en el horizonte. Sobre las seis de la tarde, ya vemos como el sol empieza a caer y por tanto es normal que los niveles de melanina decaigan en todo nuestro organismo.

Vitamina D y el frio

¿Y qué podemos hacer ante la ausencia de este pigmento natural que nos protege de los rayos ultravioleta? Pues simplemente aumentando la cantidad de vitamina D en nuestro cuerpo que fomentará de nuevo la producción de este componente tan necesario en los seres humanos. Para ello, podemos tomar el sol durante veinte minutos en las horas más altas del día. O también tenemos la posibilidad de tomar vitamina D de forma oral, muy presente por ejemplo en algunos frutos secos.

Elimina las bacterias con la cebolla y el ajo

También existen algunas verduras como la cebolla y el ajo que nos pueden ayudar de forma considerable a la hora de combatir cualquier gripe y resfriado. Esto se debe a que estos dos alimentos son muy ricos en vitaminas del tipo E, C y B y por tanto van a reforzar todo nuestro sistema inmunológico desde que empecemos a consumirlos de forma diaria.

También cabe destacar que el ajo tiene propiedades antiinflamatorias. Esto significa que reducirá la hinchazón de cualquier órgano. Por otro lado, este alimento también limpia todas nuestras fosas nasales gracias a su gran efecto expectorante.

No te pierdas: Cómo hacer un caldo vegetal para la gripe y el resfriado

El hierro también combate el frío

Por último, tampoco debemos olvidarnos del hierro, un componente natural que también fortalece todas nuestras defensas y nos puede ayudar a combatir algunas afecciones más graves como la anemia.

Lentejas para invierno

También tiene un efecto de lo más positivo en nuestras vías respiratorias y por tanto nos ayudará a respirar mejor cuando suframos de una severa mucosidad.

¿Y dónde podemos encontrar un alto contenido en este mineral? Pues sobre todo hortalizas como las lentejas, alubias, espinacas, calabazas y en frutas como la uva o la papaya. 

Cuatro consejos nutricionales para combatir el frío
Valoración

Descubre más sobre Consejos sanos