¿Cuáles son los síntomas de la tenia, o lombriz solitaria? Aunque en ocasiones no se producen señales hasta pasado un tiempo, te explicamos cuáles son esos síntomas y en qué consiste.

Con el nombre de Taenia Solium nos encontramos ante un temido gusano plano en forma de cinta, que habita en el intestino delgado de los seres humanos -cuando se produce la infección- y tiende a medir normalmente entre los 3 a los 4 metros de largo, aunque según va creciendo puede llegar a alcanzar los 25 metros de longitud. Te estamos hablando, efectivamente, de la lombriz solitaria, también conocida médicamente con el nombre de tenia.

Lo cierto es que aunque pueden resultar desagradables, la realidad es que en la mayoría de las ocasiones no suelen causar problemas graves. De hecho, aunque no se trata de una infección muy frecuente, cuando ocurre es muy fácil de tratar desde un punto de vista médico.

Síntomas de la tenia o lombriz solitaria

¿Qué es la tenia o lombriz solitaria?

La tenia lombriz solitaria consiste en un parásito intestinal. ¿Y qué es un parásito? Muy sencillo, un organismo que vive sobre o dentro de otros organismos, adquiriendo nutrientes de sus huéspedes e incluso, en ocasiones, privándoles de su propia nutrición.

Se trata de un parásito con forma de gusano plano, formado por segmentos, el cual se alarga según va aumentando de tamaño añadiendo nuevos segmentos (anélidos) a su cuerpo. Cada segmento es capaz de reproducir y fabricar miles de huevos, pudiendo llegar a los 3.000 segmentos, los 25 metros de longitud y vivir hasta los 30 años.

Los nuevos segmentos crecen a partir de la propia cabeza del parásito, de manera que esos nuevos segmentos tienden a desplazarse hacia el final del cuerpo, hasta desprenderse. Estos segmentos viejos junto con sus huevos salen a través de las heces del sistema digestivo del huésped, pudiendo acabar en el agua o en el suelo si no se eliminan manteniendo unas medidas higiénicas adecuadas.

Causas de la tenia

¿Cuáles son sus causas?

En muchas ocasiones la infección por tenia o lombriz solitaria se produce al ingerir un alimento contaminado, sobre todo tras consumir carne de vaca o de cerdo mal cocida o cruda. En el momento en el que se produce el ataque, el parásito es capaz de fijarse en el intestino y crecer gracias a los distintos alimentos que la persona afectada consume.

A partir de los 3 meses es capaz de reproducirse y empieza a liberar los segmentos o anillos de su cuerpo, produciendo a su vez huevos que se trasladan al ano.

No te pierdas: Cómo eliminar la tenia de la carne de cerdo

¿Y sus síntomas? ¿Cómo saber si la tengo a través de sus señales o signos?

Aunque en cierto sentido sólo es posible saber si tenemos la lombriz solitaria o tenia a partir de la observación de los anélidos o segmentos en las heces, en las sábanas de la cama o en la ropa interior, pueden aparecer determinados síntomas que alerten sobre algún problema o afección digestivo o intestinal.

solitaria

No obstante, la realidad es que los síntomas de la solitaria son poco frecuentes. De hecho, lo más común es que la persona que presente una infección por lombriz solitaria no sienta nada en absoluto ni tenga síntomas, pudiendo pasar incluso meses o años tras la infección.

En cualquier caso, de aparecer síntomas los más comunes son las náuseas y mareos, problemas en el tránsito intestinal con la aparición de diarreas, dolor abdominal y calambres leves, pérdida de peso y cambios en el apetito.

El tratamiento médico de elección y más habitual es la prescripción de fármacos desparasitantes o vermicidas, como por ejemplo podría ser el caso de la niclosamida o el praziquantel.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest