Inicio Recetas Cómo rehidratar algas para usarlas en la cocina
Recetas

Cómo rehidratar algas para usarlas en la cocina

¿Has probado las algas en muchos platos japoneses y no sabes cómo usarlas en la cocina? Al principio es necesario rehidratarlas. ¿Sabes cómo? Te lo explicamos en esta receta.

La comida japonesa no para de ganar millones de adeptos alrededor del mundo. Se trata de una gastronomía muy sana y saludable gracias a que basa su alimentación en productos naturales y sin grasas que se preparan sin ningún tipo de aceite o salsa precocinada.

Todo ello sin mencionar que el arroz es uno de los pilares básicos de la gastronomía nipona, un alimento muy asequible y sencillo de cocinar que inunda todos los hogares del país del sol naciente.

Asimismo, las algas (concretamente las algas japonesas) también se han convertido en uno de alimentos que uno no se puede perder si se considera un fan incondicional de la comida asiática. En primer lugar, porque ofrecen una serie de ventajas para nuestra salud que no debemos pasar por alto. Entre ellas, cabe destacar su bajo índice calórico y su alto contenido en vitaminas y minerales como fósforo y calcio, muy presentes por ejemplo en el alga wakame.

Una vez sabido esto, seguro que a muchos de vosotros os han entrado unas irremediables ganas de tomar algas. Sin embargo, como ocurre con cualquier plato, hay que saber cocinarlas a conciencia para que el resultado sea siempre satisfactorio. Sobre todo si tenemos visita dentro de poco y queremos sorprender con un plato tan exótico como original.

Por esta razón, a través de las siguientes líneas os vamos a relatar cómo deshidratar las algas para que así las podáis tomar en una simple guarnición o ensalada. ¿Estáis preparados? De ser así, os pedimos que le prestéis mucha atención a las siguientes líneas.

Consejos para rehidratar algas

¿Cómo podemos preparar algas hidratadas?

En primer lugar, hay que tener en cuenta, que a la hora de deshidratar las algas, están aumentarán su tamaño de forma considerable, un aspecto a tener en cuenta a la hora de emplatarlas. A partir de ahí, tendremos que hacer lo siguiente:

  1. Cogemos una cantidad de 10 gramos para aproximadamente seis u ocho comensales.
  2. Las introducimos dentro de un bol de agua tibia.
  3. Esperamos que pasen diez minutos, para que así queden completamente hidratadas.

Una vez hecho, ya tendremos nuestras algas preparadas para así cocinarlas a nuestro antojo. El proceso variará un poco dependiendo del tipo que utilicemos. De una forma u otra, el resultado siempre será de lo más delicioso. ¿Os apetece conocer algunas ideas? Pues aquí os dejamos algunas:

Algas Arame

Esta alga se caracteriza por ser una fuente inagotable de yodo, magnesio, hierro y vitamina A. Se suele servir en tiras finas y largas y se caracterizan por tener un tono rojizo y verde oscuro. Asimismo, tienen un sabor de lo más pronunciado, por lo que son perfectas para acompañarlo en cualquier ensalada o salteado de arroz.

Algas Kombu

La laminaria japonica se cultiva en grandes cantidades tanto en Japón como en toda la región de Corea. Se suelen encontrar en supermercados especializados y se caracterizan por ser anchas, gruesas y por su alto contenido en ácido glutámico. Se suelen usar sobre todo en caldos, sopas y salteados de verduras.

Algas nori

Una de las algas más relevantes dentro de la gastronomía japonesa. Son muy ricas en hierro, fibra y vitamina A. Se suelen utilizar sobre todo como envoltorio para las bolas de arroz o el más que conocido sushi. Aunque también se pueden espolvorear en cualquier plato para así darles un toque y sabor de lo más característico.

Comentar

Publicar comentario

Escrito por

Periodista, amante de las letras, el optimismo y una filosofía de vida basada en que la felicidad reside en uno mismo. Especializado en nutrición, psicología y salud. Ha trabajado en medios especializados del sector, como ‘La Mente Es Maravillosa’.

Suscríbete