Cómo prevenir una insolación

Trucos para la prevención de la insolación

Prevenir una insolación es sencillo a partir de una serie de consejos y trucos útiles en su prevención. Un trastorno que aparece sobretodo en verano, en los días de mayor calor.

Y es que teniendo en cuenta que una insolación, si no se trata rápidamente, puede llegar a producir la muerte de la persona que la padece, no hay duda que su prevención es algo sumamente importante, a la par que fundamental cuando pasamos días de vacaciones al sol.

Prevención de la insolaciónCuando el verano llega es habitual que también hagan acto de presencia los días más calurosos del año. Aunque es cierto que ya desde la primavera tiende a empezar a hacer calor, es cuando el verano se asienta cuando aprieta de verdad.

Publicidad

En días como estos, lo más adecuado es seguir una alimentación ligera pero equilibrada, rica en frutas y verduras frescas que nos ayudan a aportar a nuestro organismo nutrientes esenciales y además una buena dosis de hidratación, y además beber mucha agua.

Pero cuando hace muchísimo calor, o sobretodo cuando cometemos el riesgo de pasar muchas horas al sol en un día de piscina o de playa, es probable que aparezcan algunos trastornos relacionados, como es el caso de la insolación (también conocida como hipertermia).

Explicado de forma sencilla, podemos indicar que la insolación aparece cuando se produce un aumento de la temperatura por encima del valor hipotalámico normal producido sobretodo por un fallo de los sistemas de evacuación de calor de nuestro organismo. Esto significa que tiende a aparecer cuando, al producirse un golpe de calor, nuestro cuerpo es incapaz de auto-enfriarse manteniéndose a una temperatura baja.

Teniendo en cuenta que una insolación, en caso de no ponerse remedio rápidamente, puede llevar a la muerte de la persona que lo sufre, es conveniente conocer cómo se debe prevenir la insolación.

¿Cómo prevenir la insolación?

Dado que la insolación se produce cuando nuestro cuerpo se calienta demasiado, la clave en su prevención está en evitar una exposición excesiva al sol en aquellas jornadas en que exista muchísimo calor y humedad (no hay que olvidar que el calor húmedo es muchísimo más peligroso para nuestro organismo que el seco).

Para ello, se debe evitar tomar el sol cuando el calor aprieta mucho, así como la práctica de ejercicio físico, que en especial exigen esfuerzo físico.

En caso de que acudas a la playa o a la piscina, además de echarte crema protectora para evitar las quemaduras solares (conoce más sobre cómo debe ser un bronceado seguro), utiliza siempre un sombrero y una sombrilla.

Publicidad

Bebe mucha agua, de forma que te mantengas hidratado en todo momento. También pueden serte útiles zumos fríos de fruta, o infusiones o tés helados.

Imagen | RLHyde

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Cómo prevenir una insolación
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad