Tanto durante una gripe como después de pasarla, es muy común que nos sintamos agotados, cansados y tengamos lo que médicamente se conoce como astenia. Te descubrimos algunos consejos que te ayudarán a mitigarla mejor.

Entre los síntomas que se asocian a la gripe se encuentra la astenia. Consiste básicamente en la sensación de cansancio o agotamiento que no solo padecemos cuando estamos atravesando la gripe, sino que puede o tiende a alargarse incluso algunas semanas después de haber pasado la enfermedad.

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda que afecta al aparato respiratorio, que se produce por virus. Estos virus son popularmente conocidos como los virus de la gripe o de la influenza, de los que existen tres tipos, A, B y C.

Esta enfermedad por lo general suele cursar de forma leve, salvo en los casos en que los pacientes pertenezcan al grupo denominado de alto riesgo. Este grupo de personas son más vulnerables a la hora de que la enfermedad curse con complicaciones que pudieran llegar a ser graves.

De hecho, la gripe puede llegar a complicarse cuando afecta a  personas con enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades del corazón, enfermos renales crónicos, u otras enfermedades de consideración también crónica.

Por otra parte, no debemos olvidarnos que la gripe se contagia de persona a persona a través de las secreciones respiratorias, como el estornudo, la tos. Por ello, para prevenir el contagio de la gripe estacional es aconsejable vacunarse, una vez al año, vacunarse disminuye el riesgo de contagio hasta en un 80%.

Además de la vacuna, mantener unos buenos hábitos de higiene nos ayudan a reducir también el riesgo de contagio.

Es bueno también preparar nuestro organismo reforzando las defensas inmunológicas, el sistema inmunológico, para que la gripe nos pille fuertes y seguramente la pasaremos con los síntomas algo más leves.

Los síntomas de la gripe suelen durar en torno a los 7 días, uno de los mejores remedios es el reposo, reposo que el cuerpo nos demandará ya que el mal estado general y el dolor corporal son de los primeros síntomas en notar.

Otros síntomas que pueden cursar con la gripe y que no a todas las personas les asoma por igual son:

  • Mal estado general.
  • Fatiga, cansancio.
  • Goteo nasal.
  • Tos.
  • Estornudos.
  • Escalofríos. Febrícula o fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta.
  • Dolores en las articulaciones.

No te pierdas: La vacuna de la gripe estacional, todo lo que necesitas saber

El tratamiento para la gripe cuando es una gripe leve y siempre que no surjan complicaciones suele ser el reposo, una buena hidratación, recurrir a los antigripales, para ayudar a calmar los síntomas leves como el dolor de cabeza, dolor corporal, el goteo nasal, bajar la fiebre.

En caso de que notáramos que la fiebre es alta o que la gripe se complica con mucha tos, problemas respiratorios, dolor de garganta dolor de oídos, debemos acudir al médico para que nos haga la oportuna revisión y nos indique el tratamiento adecuado, en estos casos no debemos automedicarnos.

Algunos consejos nutricionales para pasar mejor la gripe y mejorar la astenia

Mientras estemos pasando la gripe debemos mantenernos bien hidratados, bebiendo al menos 2 litros de agua al día que podemos alternar con jugos naturales de todas las frutas sobre todo las ricas vitamina C y vitamina A, e infusiones.

La dieta que sigamos estos días, aunque es posible que hayamos perdido algo de apetito deberá estar reforzada con alimentos que nos ayudaran a recuperarnos:

  • Alimentos ricos en vitamina C como las frutas cítricas, naranjas, mandarinas, kiwis, frutos rojos.
  • Alimentos ricos en vitamina A: todas las verduras y frutas de color naranja, ricas en betacarotenos, zanahoria, calabaza, batata, en cremas, potajes.
  • Verduras de hojas verdes: en cremas, sopas, caldos o potajes.
  • Legumbres.
  • Pescado azul, rico en aceites esenciales omega 3.
  • Carnes blancas: pollo, pavo, conejo, que podremos cocinar bien en sopas, cremas, caldos o a la plancha con unas verduras cocidas.

Después de pasar la gripe es normal que aún unas semanas después pudiera durarnos el cansancio o la astenia posgripal.

Mientras estamos en  la primera semana de la gripe debemos descansar y dormir todo lo que el cuerpo nos pida, es contraproducente luchar contra corriente, haciendo esfuerzos innecesarios, poco a poco irá remitiendo.

Descubre más: Remedio de ajo, cebolla y miel para curar gripes y resfriados

Es aconsejable en ese momento además del descanso, fortalecer nuestro organismo recurriendo a la ayuda de los reconstituyentes naturales, los cuales nos ayudaran a recobrar fuerzas una vez que la gripe haya pasado:

  • La jalea real la cual nos aporta salud, energía natural, y también ayuda a estimular el sistema inmune aumentando las defensas de nuestro organismo.
  • Recurre a la miel en lugar del azúcar, la miel es rica en minerales y vitaminas,
  • Yogures y alimentos probióticos.
  • Frutos secos son energéticos saludables ricos en vitaminas, minerales, aceite esencial omega 3.
  • Levadura de cerveza, es rica en oligoelementos, aminoácidos, vitaminas y minerales.
  • Alfalfa, bien en brotes como en grageas, es rica en nutrientes.

También destaca otro alimento sumamente maravilloso, como por ejemplo es el caso de la avena, un cereal rico en fibra, beta-glucano, esta fibra es beneficiosa para evitar las infecciones respiratorias, entre otros beneficios.

Temas:

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest