Inicio Maternidad Bebés y Niños Cómo esterilizar el biberón, chupete y tetina la primera vez (y por qué no hay que hacerlo siempre)
Bebés y Niños

Cómo esterilizar el biberón, chupete y tetina la primera vez (y por qué no hay que hacerlo siempre)

A diferencia de lo que se pensaba hasta hace poco, ya no es necesario esterilizar los biberones, chupetes o tetinas del bebé tras cada uso.

Cómo esterilizar los utensilios del bebé

Hasta hace un tiempo, muchos pediatras aconsejaban esterilizar el biberón del bebé después de cada toma. O bien, limpiarlo y, antes de su próximo uso, esterilizarlo. Por ejemplo, aún recuerdo este consejo hace apenas 4 años, cuando nació mi primera hija. Entonces, es cierto que la preocupación por mantener una higiene adecuada era tal -ante el miedo a cualquier infección-, que llegaron a regalarlos un esterilizador de biberones, que utilizamos prácticamente mañana y noche.

Sin embargo, a diferencia de lo que popularmente tiende a creerse (y de lo que hecho pensaba hasta hace bien poco), lo cierto es que hoy día muchos de esos mismos pediatras coinciden en desaconsejar la esterilización de los biberones, tetinas o chupetes cada vez que el bebé los vaya a utilizar, incluso aunque aún sea menor de 3 meses.

¿Por qué este cambio de criterio? La realidad es que, en sí mismo, no se ha producido un cambio de criterio y sí se ha llegado a cierta racionalidad. ¿Por qué? Muy sencillo. Como manifiesta el pediatra Ernesto Sáez Pérez desde Ser Padres, «de nada sirve esterilizar las cosas del bebé si la persona que las manipula no se lava las manos antes». O, incluso, si recoge los utensilios del pequeño en zonas donde existe suciedad o restos de comida.

Por tanto, la clave está no en esterilizar los utensilios del bebé como chupetes, tetinas y biberones cada vez que los vaya a usar, sino mantener una higiene adecuada. Es decir, lavarse cuidadosamente las manos con agua caliente o templada y jabón, y mantener la zona de la cocina -y donde éstos vayan a ser guardados hasta un próximo uso- lo más higiénico y limpio posible.

Cómo esterilizar los utensilios del bebé si es la primera vez que los vas a utilizar

Desde el primer momento en el que el biberón, la tetina o el chupete vaya a entrar en contacto con el bebé por vez primera, sí es aconsejable esterilizarlos, hervirlos o lavarlos (por ejemplo, en el lavavajillas o lavaplatos). Es cierto que el mejor método para este primer caso es la esterilización, ya que permitirá acabar con todos los gérmenes.

Así, existen distintas opciones o métodos que te brindarán la posibilidad de esterilizar estos utensilios del bebé la primera vez. Pero antes de seguir con el proceso de esterilización, es necesario hacer hincapié en algo fundamental: debemos lavarnos bien las manos antes de proceder al esterilizado y limpieza de chupetes, tetinas y biberones.

Luego, una vez lo hayamos hecho, podemos seguir algunos de los consejos que te proponemos a continuación:

  • Si no dispones de esterilizador eléctrico: Basta con colocar los utensilios del bebé en una cacerola con agua hirviendo, entre 5 a 10 minutos. Si tienes lavavajillas o lavaplatos, lavar las tetinas, biberones y chupetes a una temperatura de más de 80 o 90º.
  • Si dispones de un esterilizador eléctrico: Basta con seguir las recomendaciones indicadas por el fabricante en el manual de instrucciones. En la mayoría de las ocasiones, tienes que llenar el envase con agua hasta alcanzar cierta cantidad, taparlo y colocar en la parte superior los utensilios a esterilizar. Estarán listos y perfectamente limpios después de 5 o 6 minutos de esterilizado.

No obstante, el hecho de que no sea necesario esterilizar los utensilios del bebé con cada uso no significa que no podamos hacerlo de vez en cuando. Siguiendo las recomendaciones de Armando Bastida desde Bebés y Más, además de esterilizarlos siempre antes del primer uso, sí es aconsejable esterilizar el chupete al menos una vez al día, teniendo siempre a mano un chupete de repuesto por si el de uso habitual se cae al suelo. De esta forma, podemos usar agua caliente y jabón el resto de veces.

Por otro lado, en el caso de tetinas y biberones, es posible esterilizarlos también una vez al día, aunque en la mayoría de las ocasiones basta con darles un fregado contundente con agua y jabón, evitando que quede leche en algún sitio del biberón, y aclararlos bien para que no queden restos de jabón en su interior.

Y luego, ¿qué podemos hacer? Mantener una higiene adecuada es la clave

Una vez realizada la primera esterilización, y después de cada uso, es de vital importancia mantener una higiene y limpieza correctas. Por ejemplo, podemos mantener los siguientes consejos de higiene en nuestro día a día:

  • Después de cada toma: En primer lugar, lávate bien las manos con agua y jabón. Luego, friega bien el biberón y la tetina con agua caliente y jabón, eliminando los restos de leche con la ayuda de un cepillo largo. Debes prestar especial atención tanto al cuello del biberón como a la rosca, lugares donde habitualmente se suelen quedar restos.
  • El secado: Aunque se podría utilizar un paño específicamente utilizado para este fin (y no usarlo absolutamente para nada más), lo más recomendable es dejar que se sequen al aire.
  • Dónde guardarlos: Por último, debemos almacenarnos y guardarlos en un recipiente perfectamente limpio y tapado. De esta manera, evitaremos que no se ensucien o se llenen de polvo y grasa (tan comunes en la zona de la cocina).

Cómo esterilizar biberones

Y como dice María Angustias Salmerón en Mi mamá ya no es pediatra, «lo importante no es esterilizar sino una buena higiene de los biberones y de las manos».

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Pediatra. Le aconsejamos consultar a su Pediatra de confianza.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos.