Como ya te estuvimos comentando en anteriores artículos, la hernia inguinal aparece cuando un órgano próximo al abdomen se va desplazando debido al debilitamiento del músculo o tejido de la zona inguinal.

Este tipo de hernia se caracteriza por la aparición de un pequeño bulto que impide una correcta circulación sanguínea hacia cierto tramo del intestino o la bolsa escrotal, provocando que este se bloquee originando así la hernia.

Como calmar los dolores de la hernia inguinal

Entre los síntomas más característicos de la hernia inguinal, cabe destacar una fibrosis alta, dolor abdominal o estomacal, un estreñimiento considerable acompañado en la mayoría de ocasiones de vómitos, náuseas y malestar general.

Publicidad

También es muy común que este tipo de hernias aparezcan cuando se realiza una fuerte carga física o al sufrir una tos crónica. Ante esta situación, habrá que consultar a nuestro médico de confianza con el objetivo de que pueda identificarla y así poner un tratamiento en la mayor brevedad posible.

Tres remedios naturales para tratar la hernia inguinal

En la mayoría de ocasiones se recomienda al paciente en cuestión someterse a una leve intervención quirúrgica que permitirá eliminar la hernia para después cerrar y cicatrizar toda  la zona afectada.

Aunque la medicina ha avanzado notablemente en este aspecto, son muchas las personas que prefieren deshacerse de la hernia inguinal de una forma completamente natural. ¿Os gustaría saber cómo? Pues a través de las siguientes líneas os vamos a proponer una serie remedios que resultan muy fáciles de preparar.

Remedio nº1. Pomada de Xiang Fu

La medicina china nos lleva ofreciendo desde hace milenios todo tipo de remedios naturales para tratar o al menos mitigar los síntomas de la hernia inguinal.

Para este en particular, vamos a necesitar 80 gramos de Xiang Fu (la que se conoce como hierba del rizoma de la nuez) que mezclaremos con 20 gramos de sal de roca. Freímos ambos ingredientes y cuando estén calientes las envolvemos en estopa.

Tras esto, solo quedará usar este remedio a modo de tópico durante 20 minutos de forma diaria.

Aloe vera contra la hernia inguinal

Remedio nº2. Pomada de aloe vera

El aloe vera se ha postulado también como un gran remedio natural para tratar la hernia inguinal y sin que suponga un proceso doloroso para el paciente.

Para hacerlo realidad, necesitaremos un par de hojas de aloe vera a la que extraeremos todo su gel interior. Una vez lo hagamos, lo aplicaremos directamente sobre la zona afectada, realizando leves masaje cada 6-8 horas al día.

Remedio nº3. Pomada de miel y arcilla

Por último, os propondremos un remedio que es poco conocido pero la verdad que resulta sumamente efectivo. Consiste en utilizar media taza con arcilla y mezclarla después con un par de cucharadas de miel hasta conseguir una pasta bien consistente.

La aplicaremos directamente sobre el bulto de la hernia y dejaremos que actúe durante un par de horas para después limpiar la zona con un poco de agua tibia.

Otras formas de evitar la hernia inguinal. Consejos útiles

Estamos muy seguros que todos estos consejos os van a ser de mucha utilidad a la hora de tratar este tipo de hernias. Sin embargo, puede ocurrir que a veces no sea del todo suficiente.

¿Y qué podemos hacer ante esto? Seguro que muchos de vosotros os preguntaréis. Siempre es posible llevar una serie de hábitos diarios que al menos os ayudarán a reducir las posibilidades de sufrir una hernia inguinal.

Consejos contra la hernia inguinal

Y a través del siguiente punto haremos un breve repaso por alguno de ellos.

  • Evitar un esfuerzo desmesurado a la hora de ir al baño. Es normal que cuando queramos defecar hagamos presión o fuerza con nuestro abdomen. Sin embargo, se recomienda no hacer demasiado esfuerzo en el proceso para evitar así la aparición de hernias.
  • Llevar una dieta baja en grasas. Se antoja también muy importante llevar una dieta de lo más sana y saludable posible. Para ello, habrá que reducir de forma considerable la ingesta de grasas saturadas, azúcares y aumentar los alimentos ricos en fibra. También se deben evitar las comidas copiosas o demasiado picantes.
  • Reducir el consumo de tabaco y alcohol. Tanto el alcoholismo como tabaquismo están íntimamente relacionados con la aparición de hernias inguinales debido a que son dos sustancias que impiden una correcta oxigenación de venas y arterias.
  • Comer lentamente masticando bien los alimentos. De esta forma, nos aseguraremos que los alimentos lleguen mejor procesados al estómago, evitando así la formación de cálculos o bloqueos en el intestino que se pueden traducir después en hernias inguinales.
Publicidad
Cómo aliviar los dolores asociados a la hernia inguinal: consejos naturales
Valoración