Inicio Nutrición y Dieta Comer en exceso: trucos para evitar comer mucho
Nutrición y Dieta

Comer en exceso: trucos para evitar comer mucho

¿Comes mucho y no sabes cómo evitarlo? Te descubrimos algunos consejos útiles que te ayudarán a no comer en exceso, especialmente si lo vas a hacer fuera de casa.

Consejos para no comer en exceso

Cuando nos encontramos en una gran comilona con nuestros familiares o amigos, es habitual que tengamos a nuestra disposición una gran variedad de deliciosos y suculentos platos, de forma que sentimos cierta ansia por probar cada plato y nos olvidemos de no comer en exceso.

En cualquier festividad, sobre todo en la Navidad, es ciertamente común que se disfruten de suculentas, maravillosas y deliciosas comidas y cenas, es común que muchas personas tiendan a comer en exceso.

Lo cual puede, de hecho, resultarles sumamente perjudicial o molesto. Como se sabe, comer en exceso puede ocasionar algunos molestos síntomas, como pueden ser: indigestión, hinchazón abdominal, gases o flatulencias, y malestar estomacal en general.

Por ello, es adecuado conocer por qué tendemos a comer en exceso y, sobretodo, cómo evitarlo para no sufrir luego sus molestas consecuencias. Lo que se complementa a la perfección con los trucos para evitar los excesos en la mesa sobre los que te hablamos hace ya algún tiempo.

¿Por qué solemos comer en exceso?

El apetito es el deseo que cada persona siente de ingerir alimentos, el cual está regulado por diversas estructuras situadas en nuestro cerebro, conocidas como centro de apetito.

Cuando el centro de apetito se estimula, es el momento en que aparece la sensación de apetito. Por tanto, cuando el estímulo llega al centro de saciedad, el deseo que pueda sentir la persona de comer se detiene.

Es común que este sistema fisiológico tienda a actuar perfectamente cuando comemos de manera regular y, sobretodo, cuando lo hacemos lentamente, sin prisas.

Sin embargo, es más o menos habitual que, cuando nos encontramos en una reunión familiar o con amigos, tendamos a comer de manera rápida y compulsiva, por lo que nuestro centro de saciedad no recibe a tiempo la “alarma” de que ya hemos comido hasta que no es demasiado tarde.

Cómo evitar comer mucho fácilmente: algunos consejos útiles

No hay duda que una de las mejores formas de evitar comer en exceso es, precisamente, no comiendo de manera excesiva y compulsiva.

En este sentido, ayuda de manera más o menos positiva que comamos de manera lenta, lo que nos permitirá de hecho no sólo que nuestra sensación de hambre se regule correctamente, sino que nos ayudará a disfrutar  mejor de cada plato que consumamos.

Aunque no es recomendable, siempre se puede consumir algún que otro postre o dulce, aunque por lo general es mejor que sea fruta.

Además, te proponemos los siguientes consejos:

  • Come ligero los días antes: Si sabes la fecha concreta en que se va a producir tal celebración, una buenísima idea es la de comer ligero en los días anteriores, no olvidando beber líquido en abundancia.
  • Cuidado con los platos abundantes: Durante una de esas habituales comidas, suele ser normal que nos olvidemos de comer debida y justamente, y caemos en un consumo excesivo aunque no tengamos el hambre suficiente. En estos casos, lo mejor siempre es ser lo más racional posible, disfrutando –claro está- de los deliciosos platos que encontramos en la mesa, pero evitando en la medida de lo posible comer en exceso.
  • Come despacio: Come tranquila y relajadamente, sobretodo de forma pausada y masticando muy bien los alimentos. Lo primero te ayudará a disfrutar más de la comida y a no comer en exceso, mientras que lo segundo se traducirá en que tu sistema digestivo te lo agradecerá, ya que harás mejor la digestión.
  • Al terminar: Termina la comida, a ser posible, con un yogur o una infusión.

Siguiendo estos sencillos consejos conseguirás, en la mayoría de las ocasiones, evitar las comidas excesivas que no solo tienden a producir un aumento de peso cuando este hábito se mantiene regularmente en el tiempo (por ejemplo, como ocurre con el conocido como trastorno por atracón), sino que tanto pueden llegar a perjudicar nuestra salud, tanto digestiva como a nivel general.

Y es que, por ejemplo, cuando comemos en exceso no solo nuestro peso puede resentirse. También órganos tan vitales como nuestro hígado o nuestro páncreas, además del propio estómago en sí mismo.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Nutricionista. Le aconsejamos consultar a su Nutricionista de confianza.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, red de blogs editora de Natursan, y editor de contenidos en Natursan. Ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Especializado en nutrición y salud con 11 años de experiencia como editor de contenidos, ha colaborado con medios especializados como ‘Viviendo Sanos’ o ‘Innatia’.

Suscríbete