El análisis de sangre de la amilasa y la lipasa es sumamente útil para descubrir el estado del páncreas. Descubre sus valores normales y las causas de los valores anormales, y para qué sirve realmente.

Como de buen seguro sabrás, una analítica sanguínea y de orina rutinaria nos ayuda a conocer un poco más acerca de nuestro estado de salud, y sobre todo, nos alertará sobre la posible existencia o no de alguna patología.

Lo realmente positivo de ello es que se trata de una metodología en realidad muy poco invasiva, casi indolora y sin riesgo para el paciente, que brinda al médico una valiosa información.

Amilasa y lipasa

De forma básica en el análisis de sangre o de orina nos encontramos con una serie de parámetros que se analizan y se incluyen siempre. Es el caso de elementos como la creatinina, la glucosa o las transaminasas.

Sin embargo, también existen otros parámetros que aunque nos aportan igualmente una importante información no son analizados ni incluidos en el análisis hasta que el médico los solicita, ya sea porque tiene la sospecha de la existencia de alguna patología en función de los síntomas que tenga el paciente, o cuando ya ha sido diagnosticado de ella y se sigue un control.

Es el caso de la amilasa y de la lipasa, dos elementos que tienen una especial relación con el páncreas, y que no se analizan hasta que no existe la sospecha de que puede haber un problema en el páncreas.

¿Qué es la amilasa?

La amilasa es una enzima pancreática que ayuda a digerir los hidratos de carbono. Es producido tanto en el páncreas como en las glándulas salivales, aunque también es producida en menor medida por el hígado y las trompas de Falopio (en el caso de la mujer).

Amilasa

Aunque encontramos amilasa en la sangre (amilasemia), y cuando no existe ningún problema pancreático sus valores tienden a ser normales, es eliminada por medio de la orina (amilasuria).

¿Y la lipasa?

La lipasa también es una enzima (proteína) que se produce especialmente en el páncreas, y que se segrega en el interior del intestino delgado. Es en este lugar donde ayuda a la descomposición de las grasas ingeridos a través de la comida, para finalmente convertirlas tanto en ácidos grasos como en glicerol.

Al igual que ocurre con la amilasa, en la sangre también encontramos lipasa, aunque en cantidades reducidas. Por ello, el análisis de la lipasa es útil para descubrir si existen niveles elevados de esta enzima.

Lipasa

Para qué sirve el análisis de amilasa y lipasa

Tanto el análisis de la amilasa como de la lipasa en sangre es muy útil para descubrir si existe alguna disfunción en el páncreas. Y es que estas dos enzimas tienden a elevarse en la sangre cuando la persona padece una afección pancreática.

Por ejemplo, la elevación de la amilasa y la lipasa, sobre todo de manera conjunta, pueden indicar la presencia de una lesión en el páncreas, una pancreatitis (inflamación del páncreas), cálculos o piedras en el páncreas, o una obstrucción del conducto pancreático.

También ambos análisis son útiles para supervisar y controlar la evolución de personas afectadas por fibrosis quística, una enfermedad genética que produce mucosidad espesa y densa en los pulmones y el páncreas, obstruyendo los distintos conductos y causando infecciones pulmonares repetidas y problemas para absorber los nutrientes en el intestino delgado.

En el caso particular de la lipasa, también tiende a elevarse en caso de enfermedad celíaca (afección autoinmune en la que el intestino se daña a sí mismo cuando se expone al trigo y a otros cereales), o por la presencia de una enfermedad inflamatoria intestinal.

Valores normales de lipasa y amilasa

Cuáles son los valores normales de amilasa y lipasa

Los rangos de los valores normales de los distintos parámetros analizados en una analítica de sangre o de orina pueden variar ligeramente entre distintos laboratorios. No obstante, sí se pueden establecer unos valores normales para ambos parámetros:

  • Valores normales de amilasa: de 23 a 85 unidades por litro (U/L). En algunos laboratorios el rango normal oscila entre 40 a 140 U/L.
  • Valores normales de lipasa: de 0 a 160 unidades por litro (U/L).

Causas principales de los valores anormales de amilasa y lipasa

  • Causas de la amilasa alta: pancreatitis aguda, colecistitis, paperas, obstrucción de las glándulas salivales, oclusión intestinal, obstrucción de las vías biliares o del páncreas, úlcera perforada, embarazo ectópico, macroamilasemia y gastroenteritis grave.
  • Causas de la amilasa baja: daño en el páncreas, nefropatía, toxemia del embarazo y cáncer pancreático.
  • Causas de la lipasa alta: obstrucción o bloqueo del intestino, celiaquía, úlcera duodenal, pancreatitis aguda o crónica, cáncer pancreático o fibrosis quística.
  • Causas de la lipasa baja: deficiencia familiar de lipasa lipoproteica.

Como vemos, el análisis de la lipasa y la amilasa solo se realiza ante la petición del médico, por lo que no son parámetros que se incluyan de forma rutinaria o básica. En cualquier caso, se convierten en dos elementos útiles que aportan una información muy valiosa.

Síguenos en Facebook

Pin It on Pinterest