Publicidad
Embarazo

Análisis beta-HCG en sangre para confirmar embarazo: valores y para qué sirve

El análisis beta-hCG en sangre mide la hormona gonadotropina coriónica humana, útil para confirmar el embarazo. Conoce sus valores, para qué sirve y cuándo hacerla.

El análisis de beta en sangre se realiza para conocer los valores reales de la que se conoce como gonadotropina coriónica humana (beta-hCG), una hormona que se produce en aquellos fetos que acaban de implantarse en el útero materno.

Cabe destacar que resulta muy relevante llevar a cabo una prueba de estas características con el objetivo de saber que el crecimiento y desarrollo del bebé es siempre el adecuado. Suele realizarse a partir del décimo día del embarazo y una cantidad superior a 5-10 mUI/ml en sangre puede demostrar con total seguridad que la mujer está embarazada ya que se trata de una prueba donde el margen de error es prácticamente inexistente.

Examen beta-hCG

Sin embargo, puede ocurrir que al hacer la prueba, los niveles de esta hormona sean todavía insuficientes para demostrar que el feto está ya “instalado” dentro del útero materno. Por tanto, se recomienda siempre realizar otro test de embarazo a partir de las 48-72 horas siguientes, momento en el cual los niveles de beta en sangre habrán aumentado de forma considerable.

Una mera muestra de sangre es más que suficiente para conocer los valores de la hormona beta en sangre. De ahí que sea un procedimiento de lo más sencillo de llevar a cabo y que no tiene ningún tipo de efecto adverso en la mujer.

Es más, también es posible realizarse una prueba de orina (la de toda la vida, que podemos comprar en la farmacia y realizarse fácilmente en casa), ya que este tipo de pruebas son capaces igualmente de medir los niveles de esta hormona, en este caso en la orina.

No te pierdas: Cuál es el mejor momento para hacerte un test de embarazo

¿Cuáles son los valores de referencia del análisis beta?

Uno de los aspectos más notorios de esta hormona es que los niveles de esta se van acrecentado con el paso de las semanas. De ahí que sea muy importante visitar el ginecólogo cada 2-3 semanas para saber en todo momento que los niveles de esta hormona son siempre los correctos.

A partir de ahí, la medicina ha establecido una serie de parámetros de referencia que tendrán que tenerse en cuenta a partir de la 3-4 semana del embarazo, momento en el que los niveles deberán oscilar entre los 9-130 mUI/ml. A partir de la quinta semana, los valores se pueden multiplicar hasta llegar hasta los 75-2600 mUI/ml.

Tras el primer mes y medio de gestación, los niveles de la hormona beta se deberán encontrar entre los 4000/100200 mUI/ml. A partir del tercer mes, estos deberán ser entre 18300/137000 mUI/ml. Y ya a partir del tercer trimestre (o a partir de la 20ª semana de embarazo) se mantendrán a partir de los 60.000 mUI/ml.

Valores normales beta-hCG

Por tanto, a continuación podemos hacer un resumen acerca de los valores normales de beta-hCG en caso de embarazo:

  • Ausencia de embarazo: Inferior a 5 UI/ml.
  • Primera semana de embarazo: Entre 15-1.000 UI/ml.
  • Segunda semana de embarazo: Entre 45-1.600 UI/ml.
  • Tercera semana de embarazo: Entre 400-15.000 UI/ml.
  • Cuarta semana de embarazo: Entre 1.500-23.000 UI/ml.
  • Segundo mes de embarazo: Entre 34.000-210.000 UI/ml.
  • Entre el segundo y tercer mes de embarazo: Entre 20.000-200.000 UI/ml.
  • Segundo trimestre de embarazo: Entre 10.000-30.000 UI/ml.
  • Tercer trimestre de embarazo: Entre 5.000-14.000 UI/ml.

Si por cualquier razón vemos que los niveles se han disparado por completo de una semana a otra, esto podría suponer la gestación de gemelos, o incluso algo peor como el cáncer de ovarios o desarrollo celular maligno. De ahí que sea muy importante consultar a nuestro médico en la mayor brevedad posible.

Por otro lado, si los niveles son demasiado bajos, esto puede traducirse después en un aborto natural o embarazo ectópico. De una forma u otra, siempre es recomendable ir a nuestro ginecólogo de confianza para que este realice un análisis más exhaustivo de la situación.

Por último, cabe destacar que los niveles de beta en sangre pueden variar de forma considerable en cada mujer. Y por tanto, los valores que os hemos detallado aquí son meramente orientativos.

Solo que hay que tener en cuenta que la cantidad de hormona beta deberá ir aumentando con el paso de las semanas ya que será una muestra de lo más fiable de que el embarazo se está desarrollando con completa normalidad.

Beta-hCG y embarazo

¿Qué es la hormona gonadotropina coriónica humana (beta-hCG)?

La conocida como gonadotropina coriónica humana es una hormona conocida también con el nombre de subunidad beta-hCG, la cual es producida únicamente por las mujeres que se encuentran embarazadas, justo desde el momento en el que el embrión comienza a evolucionar tras producirse la implantación, algo que ocurre alrededor del décimo día de embarazo.

Por ello a partir de la fecha de implantación es cuando es adecuado realizarse un análisis de sangre o de orina con el fin de confirmar o no el embarazo, dado que es habitual que al comienzo las cantidades sean muy pequeñas (esto es, menor o igual a 5 UI/ml).

Descubre: Test de ovulación, cómo funciona y cómo te ayuda a conseguir el embarazo

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad