Amilasa alta y baja: qué es y por qué aumenta o disminuye

La amilasa es una enzima pancreática. Su análisis en sangre ayuda a conocer si el páncreas está enfermo, tanto si sus niveles son elevados o bajos. ¿Qué es y en qué consiste? ¿Por qué se eleva o disminuye?.

A diferencia de otros elementos que podemos encontrar dentro de una analítica sanguínea, respecto a los parámetros que se analizan de forma básica y que permiten descubrir, valorar y conocer cuál es el estado de salud de la persona que se lo realiza, lo cierto es que la amilasa se convierte en uno de esos elementos necesarios que deberían estar incluidos.

Pero, sin embargo, no ocurre así. A pesar de que se trata de un parámetro que, como veremos a lo largo de la presente nota, se convierte en un elemento útil para descubrir posibles inflamaciones o afecciones del páncreas, de la misma manera que se incluye la creatinina alta (riñones) o las transaminasas (hígado).

Amilasa

¿Qué es la amilasa?

La amilasa consiste en una enzima que se produce tanto en el páncreas como en las glándulas salivales principalmente. Entre otras importantes funciones, ayuda a la descomposición de los hidratos de carbono y almidones en azúcar.

Se trata, como es de imaginar, de un proceso importantísimo, ya que el azúcar con el tiempo termina por convertirse en glucosa, estimulando prácticamente todos los procesos de nuestro organismo.

Por qué se realiza el análisis de amilasa y para qué sirve

El análisis de la amilasa mide la cantidad de esta enzima presente en la sangre. Aunque es normal que la sangre contenga pequeñas cantidades de amilasa una cantidad elevada no es tan normal.

De hecho, una cantidad elevada de amilasa significa que el páncreas está afectado, ya sea porque presenta una inflamación, una lesión o se encuentra bloqueado.

Habitualmente este análisis se lleva a cabo cuando el especialista médico sospecha que pueda existir un problema en el páncreas, ante los síntomas que presenta la persona en el momento de la consulta, ya sea por una pancreatitis, una obstrucción en el conducto que transporta tanto la amilasa como otras sustancias desde el páncreas al intestino delgado, o por cálculos.

Amilasa alta

Por otro lado, el análisis de la amilasa también tiende a hacerse como forma de control de las personas con fibrosis quística. Se trata de una enfermedad genética en la que la mucosidad espesa tiende a obstruir las vías pulmonares y los distintos conductos del sistema digestivo, que afecta tanto a los pulmones como al páncreas.

De hecho, la amilasa tiende a elevarse cuando esta mucosidad espesa obstruye los conductos pancreáticos que transportan las enzimas que el intestino delgado necesita para la digestión correcta de la comida. Como consecuencia de ello se producen problemas para absorber nutrientes.

El análisis de la amilasa en sangre suele hacerse de manera conjunta con la lipasa, otra enzima del páncreas que ayuda a la descomposición de las grasas, y que puede ayudar a descubrir si efectivamente existe o no un problema en el páncreas.

Valores normales de amilasa en sangre

Como de buen seguro sabrás, los rangos de los valores normales de los distintos parámetros analizados en una analítica de sangre o de orina pueden variar ligeramente entre distintos laboratorios.

En el caso de la amilasa en sangre, se considera normal valores de 23 a 85 U/L (unidades por litro), aunque algunos laboratorios dan como rango normal valores que oscilan entre los 40 a 140 U/L.

Amilasa baja

Niveles elevados o disminuidos de amilasa en sangre

Amilasa alta

Como indicábamos anteriormente, los niveles elevados de amilasa en sangre pueden indicar la existencia de una enfermedad pancreática o una lesión en el páncreas, ya sea por una enfermedad que afecta directamente a este órgano (como ocurre con la fibrosis quística), por una inflamación del páncreas (pancreatitis), o por la obstrucción de los distintos conductos pancreáticos (por culpa de cálculos).

También puede ser indicativo de la existencia de la reducción de las funciones de los riñones, principalmente porque la amilasa tiende a ser filtrada por el riñón, y eliminada del cuerpo a través de la orina.

Resumidamente, la amilasa en sangre puede elevarse por:

  • Pancreatitis aguda o crónica.
  • Inflamación de la vesícula biliar (colecistitis).
  • Fibrosis quística.
  • Oclusión intestinal.
  • Cáncer de páncreas, pulmones u ovarios.
  • Obstrucción de las vías biliares o pancreáticas.
  • Infección de las glándulas salivales (paperas).
  • Gastroenteritis grave.
  • Úlcera perforada.
  • Macroamilasemia.
  • Embarazo ectópico.

Amilasa baja

Por otra parte, los niveles disminuidos de amilasa en sangre indican que el páncreas no está produciendo suficiente cantidad de esta enzima pancreática.

Puede ser debido igualmente a distintas afecciones, como: daño y lesión en el páncreas, nefropatía, toxemia del embarazo y cáncer de páncreas.

Amilasa alta y baja: qué es y por qué aumenta o disminuye
Puntuación: 5 (100%) 2 votos