Alergia primaveral: síntomas, causas y tratamiento

La alergia primaveral causa una serie de síntomas fácilmente identificables. Pero, ¿cuáles son sus causas y cuál es el mejor tratamiento médico?

La alergia es una reacción de nuestro organismo ante una determinada sustancia que percibe como un agente nocivo, de manera que nuestro sistema inmunológico se activa desde el momento en el que detecta agentes que considera extraños.

Nos encontramos, por tanto, ante una respuesta errónea y excesiva de nuestro sistema inmunitario, que en el caso de la primavera, actúa frente a determinadas sustancias que encontramos en el aire inhalado. Y, habitualmente, lo que se produce es en realidad una alergia al polen.

Alergia primaveral

Estas sustancias son sobretodo el polen y el polvo, aunque también nos podríamos encontrar con otras sustancias que nuestro organismo puede identificar como extrañas y potencialmente peligrosas.

En la primavera se producen la gran mayoría de las reacciones alérgicas, puesto que, como sabemos, es el periodo cuando muchas plantas producen polen, una sustancia a la que es alérgica aproximadamente un 15% de la población.

El polen tiene un aspecto de polvo amarillento, y es una sustancia realmente pequeña, que cuando se dispersa, se vuelve prácticamente invisible. Pero el problema está en que el polen es reconocido por el cuerpo como una sustancia enemiga a la que se debe destruir.

Síntomas de la alergia primaveral

Los síntomas que aparecen tras la llegada de la primavera, especialmente durante los días de mayor polinización (es decir, de mayor presencia de polen en el aire que inhalamos) son en la mayoría de las ocasiones fácilmente identificables:

  • Picor en los ojos o en la nariz.
  • Moqueo acompañado de congestión nasal.
  • Rinitis.
  • Tos, sobretodo después de haber realizado ejercicio físico.
  • Sensación de ahogo.
  • Enrojecimiento en la piel.
  • Lagrimeo.
  • Molestias a la luz.

Síntomas de la alergia en primavera

¿Cuáles son las causas de la alergia primaveral?

Evidentemente, durante la primavera la principal causa de alergia es el polen, precisamente porque nos encontramos ante una época del año durante la cual las plantas tienden a producirlo con mayor frecuencia y luego lo esparcen a la atmósfera.

Además del propio polen en sí mismo, debemos tener en cuenta que cuando el polen se combina con partículas químicas procedentes de la contaminación, se crean a su vez compuestos que podríamos considerar como más complejos, siendo incluso aún más peligroso para nuestro sistema inmunológico.

Tratamiento de la alergia primaveral

Medicamentos

  • Antihistamínicos: son medicamentos que bloquean los receptores de la histamina.
  • Esteroides tópicos nasales: ayudan a mejorar la obstrucción nasal.
  • Esteroides: son medicamentos más potentes, recomendados en caso de presencia de síntomas más intensos.

Inmunoterapia

Son vacunas que contienen extractos de proteínas de pólenes, y son aplicadas en forma de inyectables, o bien por vía oral, siempre en dosis progresivas para generar así una tolerancia del sistema inmune.

 

Causas de la alergia primaveral

Algunos consejos útiles para aliviar la alergia primaveral

  • Una buena recomendación es la de disminuir las actividades al aire libre, a ser posible durante las 5-10 de la mañana y de 7 a 10 de la noche. Y cuando salgamos a la calle, ponernos gafas de sol para proteger nuestros ojos.
  • Evitar salir en aquellos días de viento cuando la polinización es alta, y cuando por tanto la concentración de pólenes es mayor.
  • Mantener las ventanas cerradas por la noche, y utilizar por ejemplo aire acondicionado con filtros, y mantener cerradas las ventanillas de nuestro vehículo.
  • Durante los días de polinización, no secar la ropa en el exterior.
Alergia primaveral: síntomas, causas y tratamiento
Valoración

Descubre más sobre Curiosidades