5 escenas de Forrest Gump que quedarán grabadas en tu retina para siempre

Forrest Gump es probablemente una de las películas más maravillosas e inspiradoras que existen. Te proponemos 5 escenas únicas que posiblemente te gustaron cuando la viste.

Forrest Gump es una de esas películas que te marcan para toda la vida. Esta cinta protagonizada por un grandísimo Tom Hanks en el 1998 ha servido como lección de vida para millones de personas en todo el mundo.

Publicidad

Y la verdad que no es para menos. A lo largo de sus casi tres horas de metraje hay escenas y diálogos de lo más emotivos y que son capaces de hacernos saltar una lagrimita.

Forrest Gump

Y por ello, desde Natursan nos ha parecido de lo más interesante  hacer una selección de cinco de ellas.

“La vida es como una caja de bombones. Nunca sabes cuál te va a tocar” 

Esta es una de las escenas más míticas de Forrest Gump. Y de hecho, todavía sigue muy viva a pesar de que ya han pasado más de veinte años. En esta, nuestro carismático Forrest empieza a hablar con una señora mientras espera el bus. Esta le ofrece un simple bombón para hacer más amena la situación. Tras aceptar, nuestro querido protagonista cierra la escena con “La vida es como una caja de bombones. Nunca sabes cuál te va a tocar”.  

Bombones

Esta  profunda pero sencilla frase nos enseña que la vida nos va a deparar todo tipo de sorpresas. Algunas serán buenas y malas. De una forma u otra, hay que intentar aceptarlas con una buena sonrisa en la boca como siempre hizo nuestro amigo Forrest.

“¡Corre Forrest, corre!”

Tras estas primeras escenas, se nos empieza a contar cómo fue la infancia de Forrest Gump. Y hay que decir que no fue nada fácil. A parte de su coeficiente intelectual más bajo que la media, también tuvo que soportar multitud de burlas e insultos por parte de los niños de su edad. Estos se metían con él por ser algo distinto y por el mero hecho de andar de una forma poco convencional.

Publicidad

Tanto fue así, que hubo un momento en el que los típicos matones del colegio intentaron abusar de Forrest. Sin embargo, hubo momento en el que nuestro carismático personaje pudo hacer de “tripas corazón” y echar a corres para alejarse de aquellas personas que no merecían su cariño y afecto.

Corre

“Puede que no sea muy listo. Pero si sé lo que es el amor”

En esta película también hay momentos para el amor y el romanticismo. Es el caso de Jenny, amiga de la infancia de Forrest y que con el paso de los años empieza a surgir un sentimiento mucho más profundo que una simple amistad. Sin embargo, Jenny a veces menosprecia a Forrest debido a que no lo considera una persona inteligente.

No te pierdas: 5 escenas de películas realmente emotivas

Sin embargo, como bien os hemos contando en anteriores artículos, existen multitud de tipos de inteligencia. Y desde aquí os decimos que Forrest tiene una inteligencia emocional muy desarrollada que le permite amar a otras personas sin ningún problema, algo que defendió a través de esta cariñosa cita.

“Forrest, nunca te agradecí haberme salvado la vida”

El Teniente Dan Taylor fue uno de esos personajes secundarios de esta película que marcaron la vida de nuestro personaje. Empieza a instruir a Forrest justo cuando llega al  frente de la Guerra de Vietnam, un conflicto que marcó la historia estadounidense durante la década de los 60.

Amor

El momento culmen de la película es cuando el teniente Dan se queda sin sus dos piernas debido a un bombardeo enemigo. Es aquí cuando Forrest lo salva contra todo pronóstico. Y a pesar de que su teniente no vio con buenos ojos esta acción, con el paso de los años se lo agradece enormemente. Sin duda una lección de que hay que por luchar por ese regalo llamado vida.

Publicidad

Descubre más: 5 películas que pueden servir como aprendizaje emocional

Y para terminar…

“Nunca llegué a saber por qué Jenny había vuelto, pero no me importaba, era como en los viejos tiempos, volvíamos a ser como uña y carne, cada día yo cogía flores bonitas y se las ponía en su habitación y ella me hizo el mejor regalo que nadie pueda recibir en el mundo, y hasta me enseñó a bailar, en fin… ella y yo éramos como una familia, fue la época más feliz de mi vida”.

No os vamos a contar mucho más sobre esta cita, porque la verdad que no necesita mucha más explicación. Esta tiene lugar casi al final de la película. Y nos demuestra que por amor, cualquier persona es capaz de hacer lo que sea.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

5 escenas de Forrest Gump que quedarán grabadas en tu retina para siempre
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad